Propuesta europea de normativa sobre criptoactivos

Teniendo como algunos de los focos de atención la protección de los consumidores y de las actividades empresariales ligadas con criptoactivos, es preciso disponer de regulaciones pertinentes en operaciones de este tipo, y en ello, la Unión Europea avanza a paso firme. 

 


De que algo se ve veía venir, se percibía en el ambiente desde hace algún tiempo.

La falta de regulación en diversas economías ante la presencia de operaciones de diverso tipo relacionados con los criptoactivos sumado al riesgo ligado a las operaciones, así como la caída de algunas criptomonedas, el desvanecimiento de varios cientos de millones de dólares en los patrimonios de muchos individuos que a pesar de las sugerencias de cautela caso omiso realizaron, así como los ciberataques a una serie de plataformas con el robo de millonarios valores en criptomonedas, seguramente han gatillado en algo el consenso en torno a la implementación a nivel europeo de una nueva regulación sobre los criptoactivos.

Previamente, algunas declaraciones sobre las criptomonedas emitidas por connotados personajes a nivel mundial en las finanzas e inversiones, tales como el del “oráculo de Omaha”, Warren Buffet, o bien, las expresiones de Fabio Panetta, miembro ejecutivo del Banco Central Europeo en una charla en la Universidad de Columbia, el 15 de abril de 2022, refiriéndose a un salvaje oeste en torno a las cripto finanzas, son sólo una muestra de la atención existente en torno al tema.

De esta forma, hace unas pocas semanas atrás, se dio a conocer en el diario económico español Cinco Días, que ha surgido una propuesta liderada por el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo, para la regulación de mercado de criptoactivos, mencionada bajo la sigla MiCA.

Esta normativa, dentro de sus particularidades, aplica a los emisores de criptoactivos, las plataformas de intercambio (exchange), y las billeteras de criptomonedas, también conocidas como cryptowallets, o simplemente wallets.

Del mismo modo, considerará la fiscalización, autorización, impacto ambiental y los abusos relacionados con transacciones o servicios provistos por el sector, especialmente la manipulación del mercado y las operaciones sustentadas en información privilegiada.

Al respecto, algunas de las particularidades más específicas que me han parecido interesantes de compartir son las siguientes:

a) Los proveedores de servicios de cripto activos necesitarán una autorización para operar dentro de la Unión Europea.

b) Los criptoactivos en el mercado tendrán que presentar un “libro blanco” en donde se estipulen todas sus características y riesgos.

c) La legislación sobre lavado de activos también regulará a los criptoactivos. En tal sentido, la Autoridad Bancaria Europea deberá mantener un registro público de proveedores de servicios de criptodivisas que no cumplan los requisitos.

d) En lo anterior, si la matriz de un proveedor se encuentra en un país considerado de alto riesgo para actividades contra el lavado de dinero, o bien, jurisdicciones no cooperadoras para fines fiscales, tendrán que implementar controles mejorados ajustados a las regulaciones de la Unión Europea.

e) Para los emisores de stablecoins se exigirá que mantengan reservas con una proporción de 1 a 1 y parcialmente en forma de depósitos. Esto también contempla una liquidez mínima apropiada.

f) Los activos digitales que representen objetos reales como arte, música y videos se excluirán del alcance, excepto si se incluyen en las categorías de cripto activos existentes.

g) La comunicación publicitaria al público relacionada con una oferta de criptoactivos deberá ser claramente identificable, y dicha información tiene que ser “justa, clara y no engañosa”, alineada con la información contenida en el libro blanco del criptoactivo involucrado, ya señalado en un ítem anterior.

h) Se requerirá que los actores del mercado de criptoactivos declaren información sobre su huella ambiental y climática. A futuro se contempla incorporar la introducción de estándares mínimos obligatorios de sostenibilidad para los mecanismos de consenso, incluida la prueba de trabajo (proof of work).

Al releer y analizar los alcances de la propuesta, no puede uno quedar ajeno al sorprenderse y valorar el esfuerzo realizado, ya que se trata de la primera evidencia de un grupo de países, reunidos en torno a la Unión Europea, en estructurar algo de manera colegiada.

Sin duda, los aires que se mueven en Europa, son de distinta velocidad e intensidad que lo que se mueven en Latinoamérica, especialmente en algunos países, en los cuales el retraso de implementación regulatoria acorde a las nuevos modelos de negocios y tecnologías requieren salvaguardas que protejan a los consumidores, y sancionen a quienes producto de este brecha jurídica, procedimental u operativa pueden eventualmente incurrir en abusos o vulneraciones.

Es de esperar que las autoridades locales, públicas y privadas, y quienes participan de mesas de trabajo vinculadas con la articulación normativa en nuestro país, tengan la vista puesta en el viejo continente a objeto de incorporar aquello que sea pertinente en nuestra legislación.

¿Qué resultará en lo definitivo sobre la propuesta europea? Pues habrá que estar atentos a lo que surja en un futuro próximo, pues probablemente, ello también marcará de alguna forma lo que vaya a fijarse a nivel local. ¡Eso es lo que creo! Sería lo razonable.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete, Director de la carrera de Auditoria e Ingeniería en Control de Gestión, Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile (Sede Temuco)

Los últimos tres artículos de opinión que he publicado son los siguientes (para revisar sólo presione sobre el título del artículo):

  • Incremento de créditos no regulados
  • Mirar más allá de sólo consolidar las tarjetas de crédito
  • Renacer del depósito a plazo
  • UNETE



    Compartir
    Tu nombre:

    E-mail amigo:
    Enviar
    PDF

    • linkedin facebook twitter
    • ©reeditor.com
    • Todos los derechos reservados
    • Avisos Legales