Vulnerabilidad financiera en los hogares

La vulnerabilidad financiera debe constituir una variable critica de observación y atención en los hogares, marcado por las dificultades, las enseñanzas construidas y aquellas reforzadas, antes por la pandemia, y hoy por la dificultades económicas que se sienten en la economía global. 

 


Durante el año 2021 surgió un interesante documento emitido por el conocido banco español BBVA en el cual el foco de atención se encontraba ligado con la vulnerabilidad financiera de los hogares en España.

En tal sentido, la vulnerabilidad financiera se relaciona con la capacidad que tienen las personas u hogares para hacer frente a alteraciones financieras, dependiendo únicamente de sus recursos propios reunidos para vivir.

Así, una forma de cuantificarla dice relación con el tiempo que es posible soportar los costo de vida al no disponer de ingresos, sin recurrir al crédito ni cambiar de vivienda. Al respecto, los costos de vida corresponden a aquellos gastos cotidianos o regulares como son la alimentación, los gastos básicos por agua, luz, gas, pago de prestamos (de cualquier tipo), locomoción, gastos comunitarios (de existir), colegio, universidad, y otros.

Cabe señalar que del reporte revisado se distinguen tres grandes categorías de vulnerabilidad; a saber: a) Muy vulnerable; b) Vulnerable; y c) Seguro.

Al respecto, cada una de las categorías anteriores brindan una subcategorías. De este modo:

1° En el escenario Muy vulnerable se distinguen tres subcategorías:

a) Menos de una semana;

b) Por lo menos una semana, pero menos de un mes; y

c) Por lo menos un mes, pero menos de tres meses.

2° Es el escenario Vulnerable se distinguen dos categorías:

a) Por lo menos tres meses, pero menos de seis meses; y

b) Por lo menos seis meses, pero menos de nueve meses.

3° En el escenario Seguro se identifican dos categorías:

a) Por lo menos nueve meses, pero menos de un año; y

b) Un año o más.

De los resultados obtenidos, los siguientes escenarios los destaco por constituir y responder por alrededor del 65% del total de encuestados:

·      34,52% son considerados seguros, con un periodo de tiempo de cobertura de un año o más.

·      16,78% son considerados muy vulnerable, con un periodo de tiempo de cobertura de por lo menos un mes, pero menos de tres meses

·      13,03% son considerados vulnerable, con un periodo de tiempo de cobertura de por los menos tres meses, pero menos de seis meses

Al respecto, si realizamos una cuantificación y análisis de lo que está aconteciendo en la realidad de cada uno de nuestros hogares, surgen algunas preguntas que sería saludable responder: ¿en qué escenario de vulnerabilidad nos encontramos? ¿ muy vulnerable? ¿vulnerable? ¿seguro? ¿qué subcategoría? ¿desearíamos estar en otro? ¿en cuál? ¿qué ajustes podemos hacer en nuestras finanzas personales habituales, conforme la realidad que nos ampara, para lograrlo?

La tranquilidad y responsabilidad, tanto monetaria como mental de nuestros hogares, amerita el esfuerzo involucrado en la tarea sugerida. Yo creo que sí, ¿y usted?

Mauricio Andrés Burgos Navarrete, Director de la carrera Auditoria e Ingeniería en Control de Gestión, Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile (Sede Temuco)

Los últimos tres artículos de opinión que he publicado son los siguientes (para revisar sólo presione sobre el título del artículo):

  • El lado complicado del borronazo de deudas
  • Alcances de la tasa máxima convencional
  • Métodos actuales de pago esenciales
  • UNETE



    Compartir
    Tu nombre:

    E-mail amigo:
    Enviar
    PDF

    • linkedin facebook twitter
    • ©reeditor.com
    • Todos los derechos reservados
    • Avisos Legales