Los días que pueden cambiarlo todo

Del 18 de abril en adelante  contando que la incubación del Covid-19 es de 14 días, vamos a conocer el saldo de la desidia de los Jubilados en los bancos.

 

.
No hay un número oficial concreto pero se calcula que entre 1 millón y millón y medio, más algunos acompañantes en cada caso, desde la madrugada previa a la apertura de los bancos el 3 y 4 de abril, hubo colas infinitas de adultos mayores, la mayoría de ellos vulnerables y que necesitaban el dinero para seguir viviendo y en algunos casos con acompañantes tan vulnerables de salud o defensas como los ancianos.

Según los expertos este virus lleva una incubación en muchos casos asintomática de hasta 14 días.

Para el 18 de abril como dije al comienzo, estaremos viendo los resultados de esta negligencia  criminal que cometieron,  desde el gobierno, a Anses, los Bancos y los Sindicatos de empleados bancarios, todos ellos, alguno de ellos o cada uno con su responsabilidad,  en no advertir esta situación, que muchos anticipamos.

Esos dos días fue el mundo del revés de la cuarentena, los jóvenes, sanos, trabajadores y altos en defensas para enfrentar un virus sin vacuna, aislados; mientras jubilados y acompañantes, en muchos casos igual de vulnerables de salud que ellos, estuvieron horas en las calles, hacinados en colas y con alto riesgo de contagio.

En las redes sociales los días previos muchos propusimos que se haga como en Brasil, se coloquen vacunatorios y puestos bancarios con sistema on line y un funcionario de banco que haga los trámites, en los peajes de autopistas y rutas y que los mayores pasen a vacunarse y hacer su trámite bancario, sin bajar de un automóvil.

Parece que para nadie fue buena idea en el gobierno o no les llegó la propuesta pese a que muchos la reprodujimos.

Algunos cuestionaron desde su pertenencia al gobierno, que no todos tienen auto, lo cual era fácil de resolver, teniendo en cuenta que la mayoría de taxis y remis no tienen trabajo, dar un voucher a cualquiera de esos autos de alquiler, que un anciano pueda utilizar hacer su vacunación y su trámite bancario y firmar ese voucher para que pague el Estado el viaje.

Era buena idea y nadie le prestó atención. Aunque de todos modos se está a tiempo contando que este contagio del virus se viene estirando en el tiempo, por no saturar hospitales y así se va a prolongando su extinción, habrá varios meses de cuarentena y aislamiento total para ancianos y vulnerables.

Lo cierto es que si tomamos los números que van dando los expertos y los cruzamos con datos oficiales, el escenario es penoso.

Pese a lo poco que se conoce el virus todos los expertos dicen que afecta de modo grave o letal a ancianos, personas con enfermedades crónicas y vulnerables de defensas, eso sería en promedio un 15% a 20% de la sociedad. Además aseguran que incuba hasta 14 días. Y que ese 5% del total de infectados en una sociedad que pueden necesitar hospitalización y terapias intensivas, son de ese 15% de riesgo. Por su lado la información pública acusa que tenemos entre estatal y privadas, unas 8800 camas de terapia intensiva en el país y que se están tratando de montar unas 2000 más.

No vamos a hacer futurología porque el periodismo es hechos y los hechos son presente y pasado, pero para solo pensar en una proyección que da miedo, si de ese 1,5 millones de personas vulnerables que salieron a las calles de todo el país, solo un 1% se contagió el virus, la demanda hospitalaria y casi segura de terapias intensivas  sería de 15.000 personas.

Contando que del 100% de las camas de terapia intensiva, más de 60% están en uso, eso daría unas 4500 camas disponibles, o sea: a más de 10.000 ancianos en el mejor escenario, no se los podría atender.

Si se cumplen las mínimas proyecciones basadas en estadísticas de este virus, el panorama sería dantesco.

Desde este espacio de opinión sostenida en datos e información, no voy a hacer una tribuna pidiendo responsables, pero estando en juego la salud y la vida de tantas personas, alguien debe ser responsable incluso penal si cabe una figura.

En notas anteriores planteé una mirada distinta con respecto a la psicosis planetaria, pero sostenida en análisis y seguimientos de cientificos alemanes y argentinos, de los cuales enlace su sitio dedicado al Covid-19 en "Ganar tiempo o sumar riesgo" en ella pregunté algo fundamental con respecto a estar en el hemisferio sur y poder elegir el momento de llegar al pico de contagios sin mirarnos en el espejo del hemisferio norte que no pudo elegir ¿La cuarentena total no debía ser mucho más adelante, con más infectados y quizá más muertes teniendo en cuenta que venimos de 32.000 muertes por influenza y neumonia en 2019, y dado que era una bala de plata en una economía como la nuestra. Al 85% de la población no le iba a ser daño contagiarse, siempre por supuesto aislando a los vulnerables, por qué no buscar la saturación de contagios en ese sector mayoritario y extinguir el virus, antes de que se superponga a estacionales?

Luego en la segunda nota con muchas más precisiones casi 14 días después de decretada la cuarentena y con muchas preguntas que ya se habían contestado solas, en "Échale la culpa al virus" sostuve los argumentos anteriores de que se equivocaron en anticipar tanto la cuarentena, que el virus realmente en la comparación estadística es mucho menos letal que la gripe estacional aún en sus peores proyecciones y que si le había hecho tanto daño a Europa sobre todo Italia y los EE.UU es porque el Covid-19 les llegó en medio de otras infecciones estacionales de gripe y neumonías. Recomiendo revisar ambas notas para comprender mis argumentos sostenidos en datos y además investigaciones científicas.

La utilización a nivel planetario de este virus sin vacuna --y que seguramente no la va a tener porque no será necesario como no lo fue con coronavirus anteriores-- que detuvo a buena parte del mundo ---no a todo-- y está causando pérdidas económicas sin precedentes, supera mi capacidad de investigar, y poder sostenerlo en fuentes y datos. Seguro debe haber enormes intereses, que querían esta caída de acciones, empresas, bonos y valores, para luego comprar mucho más barato todo. Pero asegurar cualquier teoría con respeto a esto, sería  pura especulación o plantear teorías conspirativas.

Lo cierto es que solo nuestro propio sistema de defensas y nuestro cuerpo va a vencer a este Coronavirus también.

Siendo que no hay otro modo de vencerlo y que los virus se extinguen, con aislamiento total por los días de incubación y manifestación de sintomas, lo cual casi siempre es imposible o por saturación, cuando todos los sanos y fuertes se contagiaron hicieron el anticuerpo y ya no tiene cuerpos por infectar el virus ---esto siempre aislando totalmente a los vulnerables-- la segunda opción parecía la más adecuada para un país como el nuestro.

Solo los sanos, mejor de defensas y en este caso --no en anteriores como Gripe A-- más jóvenes, pueden apagar este virus con sus propias defensas y que los ancianos y vulnerables puedan volver a salir a las calles.

Pero para que estos fuertes se enfrenten al virus y con sus anticuerpos lo extingan, necesitan concentrar sus defensas en este virus. Por eso sería fundamental una vacunación masiva contra Gripe y Neumonía de modo gratuito, dado que grandes sectores no podrían pagar, los más de $4000 pesos que cuesta aplicarse ambas

Por las estadísticas que disponemos hasta el momento, el Covid-19 que paralizó a buena parte del mundo, no va a llegar ni a la mitad en las peores proyecciones, de lo que mató la Gripe y Neumonía por neumococos la temporada anterior ---650.000 en el mundo 32.000 en Argentina-- es dificil saber por qué con una proyección de escenario de 250.000 muertes por coronavirus en el mundo, esta vez todo se paralizó.

Pero volviendo a nuestro país, antes del coronavirus casi en default, con 40% de pobres, un tercio de la población vulnerable por distintos motivos y una necesidad enorme de producir y salir de esta situación, lo que menos había que hacer era arriesgar a los más vulnerables frente a este virus.

Pasó y no tiene vuelta.

Ahora si se diera aún el escenario más optimista de contagio de esos grupos vulnerables, cambiarían por completo todos los planes.

Más allá de que el gobierno quiera levantar en parte la cuarentena y comenzar a reactivar el 15 de abril o continuar con el aislamiento total, los acontecimientos que pueden ser conmocionantes, si muchos ancianos se contagiaron y los hospitales no pueden responder, van a determinarlo todo.

El pánico que vendieron los medios y especialistas, y la verdad que desde el comienzo de esto no estaba justificado, con el error fatal de sacar vulnerables a las calles, las escenas que pueden suceder si después del 18 de abril todo colapsa, se va a materializar en una dolorosa realidad.

Para el achatamiento de la curva, el cuidado de no saturar hospitales y hasta la situación económica, todo podría desbaratarse.

Del 18 de abril en adelante, esos días pueden cambiarlo todo.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales