Kirchnerismo y Macrismo, háganse cargo

La situación político- económica en Argentina que en apariencia parece tan compleja de explicar, se estigmatiza y se anticipa una explosión terminal, se podría sintetizar diciendo que: el grupo político que dejó un desastre en 2015 después de caer en déficit fiscal y externo allá por 2011, poner el cepo y congelar tarifas, y el grupo político que multiplicó el desastre recibido varias veces hasta 2019, recurrió desesperado a FMI, provocó el mayor endeudamiento de la historia con el organismo y no solucionó nada, al contrario lo empeoró, no se hacen cargo ninguno de los dos, se culpan mutuamente y le tiran la responsabilidad de resolver un acuerdo con el Fondo, a uno de sus socios políticos que es oficialismo y por otro lado, a los demás socios políticos que son oposición.

 

.

Puede parecer irresponsable, inadmisible, inexplicable, pero así es.

Kirchnerismo primero y luego Macrismo desde 2011 a 2019, llevaron al país al mayor endeudamiento externo e interno de la historia, en dólares y en pesos, el mayor empobrecimiento, la mayor inflación desde la hiper y no se hacen cargo.

Los demás frentes políticos socios de cada uno, desde los partidos nacionales como el Peronista y la UCR (que están alineados a Kirchnerismo y Macrismo por vender grieta y tener votos) es sobre los que hoy está la decisión del acuerdo con FMI, ya que la Izquierda de un lado siempre quiere patear el tablero del sistema financiero internacional y los Libertarios en el otro extremo, que no quieren nada de Estado, ni Banco Central y ni siquiera políticos (aunque son políticos) no ayudan en nada con sus ideas extremas y sus posiciones irreductibles.

Así Alberto Fernández el presidente, que desde cada micrófono que pudo desde 2011 criticó la inacción de Cristina para cambiar el rumbo de caída, pero también luego a Macri los cuatro años que gobernó, a la vez Guzmán su Ministro de economía que hizo lo propio desde el exterior y Pesce el presidente del BCRA, que pese a ser radical no convalidó a nada de lo hecho por Macri, tienen sobre sus hombros la máxima responsabilidad de este acuerdo por sus cargos.

Criticaron todo de ambos gobiernos, propusieron caminos distintos a los que se tomaron y hoy los tres deben definir cómo se paga esta deuda, que más allá de negociaciones para La Argentina en la actual situación proyectada en el tiempo, es impagable.

No importa si es a 10 años y se empieza a pagar en 4 o algo más, si es a quince años o menos. Tampoco importa si son 45 mil millones de dólares, 35 mil millones o incluso 25 mil millones si a FMI se le rompiera el corazón e hiciera una quita, toda suma es imposible cuando se tiene déficit cíclicos y permanentes en la cuenta corriente externa en dólares.

La Argentina cada vez que tiene algún espacio de estabilidad económica, mejor poder adquisitivo en la sociedad, baja inflación (que dura muy poco) y dólar accesible, además de atesorar en moneda extranjera el excedente (todos en general, no solo grupos económicos) su consumo interno y su turismo emisor, necesita más dólares de los que le ingresan por todo rubro.

Prácticamente desde el gobierno de Menem hasta hoy, sacando los grandes saltos devaluatorios (2002, 2012, 2014, 2016, 2018, 2019 y 2021) el Estado cubrió su déficit, cuando pudo con endeudamiento externo en dólares para pagar pesos y cuando no, con endeudamiento interno en pesos (en papeles) o emitiendo, lo cual desvalorizó más la moneda nacional y generó alta inflación. Y la sociedad consumió más, lo cual en una economía extranjerizada donde los grandes grupos de consumo masivo tienen más del 90% de la comercialización importan mucho y transfieren su renta al exterior, más la tecnología y el turismo emisivo, se necesitaron entre 20 mil a 30 mil millones de dólares más de los que el país generó cada año.

Si todos los años "normales" faltan dólares por mayor consumo y turismo afuera y los años de crisis faltan más dólares por caída en actividad, falta de inversión extranjera directa y menos turismo internacional receptivo, ¿Cómo se supone que se van a poder pagar mas de 5000 millones de dólares al FMI cada año, más la deuda privada restructurada?

Guzmán dice que con crecimiento, quizá tratando emular aquel repunte posterior a 2003 (que solo duró con superávit gemelos hasta la crisis internacional de 2008) Y no sería descabellado lo que propone, si el resto de las carteras del Estado, organismo como el BCRA, la inversión privada y sobre todo, el arco político total, estuvieran todos enfocados en producir más, aumentar oferta in terna y más aún la exportadora, se bajaran costos de logística, impuestos y con esto se consiguieran mejores precios para vender más.

No se trata de otra cosa que vender más.

Vender más en lo interno, pero sin que esto signifique necesitar dólares en el mismo nivel. y vender mucho más al exterior, que es lo que trae dólares.

Y no solo ver si no aceptar, que el turismo, en particular en la zonas del sur y cordillera no pueden tener los precios que tienen, se deben bajar costos para que toda la región más codiciada por extranjeros sea más accesible y poder competir mejor con Chile donde termina mucho del turismo que ve costos altos en nuestro país.

Hacer todo eso de lo que se habla y se conoce hace años, y además hacer muchísimas cosas más con tecnología, manufacturas industriales y explotaciones de commodities minerales que son altamente demandadas en tecnología (como los distintos procesos del litio y a más procesados, más dólares) es el único camino para crecer, generar mayor ingreso de divisas y poder pagar. (además de vivir mejor)

No hace falta ni citar todo esto, sin duda y no importa la posición ideológica, todos coinciden que el camino a tener más dólares es: exportar más commodities, más minerales, más manufacturas industriales, economías regionales, sacar y poder transportar gas de Vaca Muerta, recibir más turismo internacional y a mediano plazo, vender conocimiento.

Todos siendo oposición plantearon esto y los que llegaron a ser oficialismo luego no pudieron o no supieron cómo hacerlo.

Lo central es el cómo y en el cómo es donde terminan en enfrentamientos paralizantes.

Cristina en 2011 con el mayor poder político que le dio su record electoral, pudo corregir las variables desfasadas en 2009 y tener una masa política crítica para hacer esto. Para 2015 cepo mediante ante la incapacidad de generar más dólares, dejó un desastre de deuda interna en pesos y atrasos a Macri. Macri salió pésimo del cepo (lo anticipé en mi nota de enero de 2016 "El mercado ya lo adivinó" ) dejó expectativas de alza abiertas, libre ingreso y salida de divisas, tasas altas en pesos, que sin ninguna restricción, fue una invitación a la especulación (bicicleta financiera) y formación de activos externos (fuga) . Luego desesperado, descontrolado y a punto de estallar en 2018, sin pasar por el Congreso fue a FMI y le dieron el mayor crédito de la historia (de FMI y del país) que además de usar ridículamente para pagar deuda en pesos que le dejó Cristina y cubrir déficit, no fondeó reservas y la mayor parte terminó en fuga.

FMI en su estatuto tiene prohibido asistir a países con salida de capitales , sin embargo lo hizo y con una suma que hipotecaba a La Argentina por décadas quizá. ¿Esto es justificativo a no pagar? Ir contra el sistema financiero internacional, solo puede provocar menos inversión y más pobreza, pero se debió negociar semejante error.

El daño está hecho, Cristina y Macri sin duda son los mayores responsables, una por lo que no hizo y el otro por lo que hizo.

Solo tomando una variable de la macro pero interna, como fue la absorción de pesos del BCRA con Lebacs que luego mutaron a Leliq, asusta. Cristina le dejó a Macri en 2015 un endeudamiento de 330.000 millones de pesos, Macri llevó esa suma a 1,3 billones y hoy Alberto tiene al BCRA con más deuda que base monetaria, con más de 4 billones de pesos de Leliq y algo más de 3.7 billones de base, con un dinero en circulación de 2.7 billones.

De no parar acá, hacerse cargo kirchnerismo y macrismo que son los que pueden alinear a la mayoría, es dificil anticipar un escenario no solo a 4 años, si no a 2023 año electoral.

Hacerse cargo de la división social que causaron, la grieta que nos empobrece y el desastre económico que hicieron.

Y hacerse cargo también que prometieron a los que le creyeron, llevarlos a una Argentina en crecimiento y sin pobreza y dejaron un desastre.

Máximo Kirchner que renunció a la presidencia de su bloque como referente del Kirchnerismo y el bloque PRO que se paró del Inicio de Sesiones Ordinarias, no van a eludir la responsabilidad de sus frentes en esta situación por no hacerse cargo y si la sociedad es coherente, debe indicarlos como los mayores responsables.

O en 2023 van a vender otro relato, alguno de los dos va a ganar con con el candidato más lejano a Cristina y Macri, pero va a ser más de los mismo.

Kirchnerismo y Macrismo, háganse cargo.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales