Caronte: ¿ficción, realidad o mitología?

¿Alguna vez habéis visto una serie que trate la ficción, la realidad y la mitología en trece capítulos de una forma tan entretenida que no puedas despegarte de la pantalla durante horas? Pues "Caronte" tiene todo eso.

 

.

Vamos a ser sinceros: todo proyecto español me parece mal. No me gustan ni las series ni las películas españolas, a excepción de alguna que haya conseguido destacar todo el talento que tenemos y que ignoramos porque creemos que lo de fuera es mucho mejor.

Mi watchlist está llena de series americanas, algunas mejores que otras, pero americanas al fin y al cabo; quizá tengáis suerte y consigáis leer algún título nacional como Veneno (de la que ya hablé hace unos meses), Águila Roja (aunque llegase a un punto de declive en el que habían ocurrido tantas cosas que ya no sabíamos en qué historia estábamos), LHDP por su ingenioso humor o FoQ (de la que también hablé) porque necesitamos desconectar de nuestros dramas y la mejor forma de hacerlo es conectando con otros, ficticios, claro.

No tenía pensado ver Caronte en ningún momento, recuerdo cuando se estrenó en Amazon y la ignoré, lo único que me resultaba familiar era el actor: Roberto Álamo. Eso cambió hace unos días, cuando comenzó a emitirse en Cuatro y mis padres comenzaron a verla; empecé a ver escenas, a escuchar diálogos y me llamó la atención.

No solamente la trama me parecía interesante, sino también el nombre de la serie, del protagonista: Caronte. "¿No es ese un personaje de la mitología griega?", pensé, "después de todo lo que he leído y escrito sobre mitología debería estar segura."

Pero, antes de comenzar con ese análisis tan amplio, empecemos por el principio: ¿qué es Caronte y qué cuenta?

1. La ficción de Caronte.

Se narra la historia de Samuel Caronte, ex policía y ex adicto que, tras pasar diez años de su vida en la cárcel por un crimen que no cometió y aprovechar ese tiempo en estudiar Derecho, ejerce como abogado penalista. Pero no es un abogado cualquiera, y aquí donde se diferencia del resto.

¿Alguna vez habéis escuchado la típica frase de "abogado de las causas perdidas"? Pues si la habéis escuchado, ya tenéis la mitad del trabajo hecho, porque eso es lo que él hace: defender a los indefendibles, a aquellos a los que la sociedad les da la espalda.

La serie es un drama judicial, policial y familiar: vemos procesos judiciales, policiales y cómo eso y su pasado (que vuelve en forma de flashbacks) afecta a su vida actual. 

Cabe destacar que Caronte no es un "abogado al uso", puede que eso sea lo más ficticio de toda la serie; es el típico "tipo duro", con una vida difícil y un pasado oscuro, que se encuentra atormentado. Y, sinceramente, es un prototipo de personaje que encaja perfectamente con Roberto Álamo, del cual no tengo ninguna queja o crítica hacia su actuación: me parece increíblemente buena. 

Del mismo modo sucede con su socia, Marta. Marta es interpretada por Miriam Giovanelli, una actriz que recuerdo haber visto en Velvet y que aquí hace de "niña de papá" que siempre ha gozado de las mejores oportunidades y ayudas. Aunque lo que más me gusta es su inconformismo y como rompe el estereotipo de niña bien, pija, que no es capaz de romperse una uña.

Como es de esperar, se habla de juicios, leyes y jueces y a veces, conseguimos ver un Caronte agresivo que sabemos que en circunstancias reales hubiese sido despedido mucho antes y juicios con un tono dramático que habitualmente no ocurre ya que son procesos tan formales que resultan aburridos. 

Todos hemos visto los típicos dramas judiciales y policiales: Suits, Cómo defender a un asesino, CSI... Siempre con juicios tremendamente exagerados e irreales o equipamiento y situaciones que resultan tan improbables que parece ridículo. Con Caronte eso no sucede.

Es cierto que no se salvan del drama, pero lo tratan de forma natural, no exageran los hechos más allá de lo que se debe para darle sentido a la serie; hacen de la ficción algo disfrutable y creo que es algo que, sin duda, les beneficia.

2. La realidad de Caronte.

Podríamos decir que Caronte es una serie polifacética: tiene varias caras, varios temas, de los que habla y a los que hace justicia.

Principalmente, esta historia es una historia de reinserción. Mentiría si digo que cada vez que he visto o leído algo similar a esta serie no me ha asaltado la duda: ¿sería capaz de estar con alguien que ha tenido problemas tan graves en el pasado? ¿La gente puede verdaderamente cambiar?

Me imagino que por eso es tan necesaria una serie que te dé una respuesta positiva y demuestre que las segundas oportunidades no siempre son una mala elección. Todos somos humanos, nos equivocamos y no por ello tenemos derechos y opciones que aquellos que se consideran perfectos: básicamente, porque la perfección no existe.

No solo se habla de las segundas oportunidades en la sociedad actual, sino también de temas que son muy cercanos y vemos todos los días en televisión.

Desde violencia de género a racismo, representación LGTB, drogadicción o salud mental; en cada episodio, en cada caso nuevo, se trata un problema social que está muy latente, por ello siempre me gusta alabar de más a todas esas cosas que dan una visibilidad clara y sin excesos. Y lo más importante, lo retratan desde el punto de vista de la sociedad y justicia española.

En las películas y series extranjeras, sobre todo en las americanas, siempre se acaba adornando o mostrando lo mejor que el país y la sociedad puede dar: un buen sistema judicial, una gran moral y un amor incondicional por la patria. En cabio, nosotros hablamos de un amor a la patria tóxica en varias ocasiones, una justica algo rota en casos concretos y una mentalidad que busca más la rebeldía a cualquier precio y que no consigo entender.

Tener la presencia de temas tan importantes a un alcance tan próximo y de una forma tan visual y creativa, que nos haga pensar de vez en cuando, me parece algo tan arriesgado que se hace respetar.

3. La mitología de Caronte.

Como ya habréis leído antes, Caronte también es parte de la mitología griega, y esta es la guinda del pastel; aquello que ha conseguido que acabe de enamorarme de la serie.

En la mitología griega Caronte era el responsable de transportar las almas de la orilla del río Aqueronte a la orilla del Hades. Para poder viajar con Caronte, debías pagarle, por ello se solían enterrar a los difuntos con dos monedas en los ojos y otra bajo la lengua.

Las coincidencias con la serie son brutales y, la verdad, me molesta no haberme dado cuenta de todas ellas antes.

En primer lugar, la coincidencia más obvia es el nombre y la función de Caronte. Tanto en la serie como en el mito, Caronte se encarga de llevar a las almas perdidas a su juicio justo, al destino que merecen, y lo hace cobrando.

Aunque también podemos ver que, en la serie, muchas veces ejerce como abogado de oficio y no cobra por ello; del mismo modo, en el mito, si Caronte no recibía su pago dejaba que las almas vagasen por la ribera del río durante cien años para después ofrecerse a llevarles sin cobrar.

Otra de las coincidencias que me pareció bastante explícita fue la imagen del personaje, ya que creo que coincide mucho con la del mito.

En el mito, vemos a un Caronte de comportamiento agrio, con rostro sombrío y robusto, como una persona solitaria y misteriosa; se considera el personaje más enigmático de la mitología griega En la serie, podemos percibir a Caronte como una persona de pocos amigos, como alguien que tienen un lado oculto que no te gustaría ver si le enfadas (aunque no siempre sea así).

Como no, debemos hablar del río Aqueronte y de lo que significa el nombre de Caronte.

En primer lugar, el río Aqueronte también es conocido como el "río del dolor" y es, como se ha mencionado antes, el río por que Caronte navegaba, aunque también tenía permiso para navegar por otros ríos, como el río Cocito, el río de los lamentos; Lete, el río del olvido; y Estigia, el río del odio.

Todo esto lo podemos relacionar con el personaje de la serie: claramente, Caronte se encuentra en un estado de dolor y arrepentimiento constante y lo único que le "ayuda" a salir de esa monotonía es ayudar a probar la inocencia de las personas que le necesitan (como ocurre en el mito). También podemos comprobar los lamentos que tiene hacia como sus decisiones pasadas le han llevado a perderlo todo, como quiere olvidar su pasado y no puede y eso le frustra, y como el odio muchas veces puede con él y quiere que todos caigan y paguen por lo que han hecho (din importar quienes sean)

Por último, tenemos el significado de su nombre. Caronte, en el mito, se traduce como "brillo intenso" o "el de la mirada de fuego".

Teniendo en cuenta su comportamiento, "el de la mirada de fuego" es un nombre que le viene como anillo al dedo, por toda la rabia y tristeza que guarda. Igualmente, podemos comentar el "brillo intenso", ya que considero que hay que poseer una luz interior muy bonita y fuerte para sacar de algo tan malo algo positivo y bueno como puede ser ayudar a los demás.

En definitiva, Caronte es una serie que no quiere perderse en terminología jurídica e historias complicadas, sino que quiere lanzar un mensaje y una demostración de como la sociedad se está desarrollando actualmente y como nos trata. De que las personas sí pueden cambiar y ser la mejor versión de sí mismos, y eso no se debe juzgar o poner en duda. 

El personaje de Caronte me parece un personaje creado con mucha inteligencia y paciencia, con muchos matices y detalles, sobre todo por la fusión que tiene con el mito; la creatividad de los guionistas me sorprende y me encanta a la vez.

Es una serie para disfrutar, pensar, escribir y volver a ver; algo que nos hace preguntarnos si es más importante la moral y la ética que cualquier norma o procedimiento y que nos hace querer ser, inevitablemente, como Caronte: una persona que vive con la verdad por delante.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales