Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Empresas   ·   Economía   ·   México   ·   Lectura   ·   Libertad de Expresión   ·   Censura



¿Por qué sigue siendo necesaria la lucha por los derechos LGTBIQ+?


Inicio > Cultura
03/01/2021


298 Visitas



¿Quién iba a pensar que en 2021, en el S. XXI, cuando se imaginaban coches voladores o colonias en Marte íbamos a seguir luchando por uno de los derechos más fundamentales: el amor?


Una de las preguntas que más escucho o leo formuladas en Twitter es por qué el colectivo LGTBIQ+ celebra el día del Orgullo, tiene la necesidad del salir del armario, o de reivindicar una cuestión que ya es libertad y ley y está protegida como un derecho humano: ya es legal el matrimonio entre personas del mismo sexo, es posible la adopción y se penalizan las agresiones homófobas, no solo a pie de calle o en internet, sino incluso en la publicidad. Entonces, ¿por qué seguimos defendiendo una causa que ya está más que protegida? La verdad, nunca he podido dar una respuesta acertada... Hasta que vi estos casos.

Las series con temática LGTBIQ+ están a la orden del día y no importa el género de estas: tenemos de terror, con La Maldición de Bly Manor; de ciencia ficción, con Supergirl e incluso series cuyo tema principal es el colectivo, como Looking o The L Word.

Lo mismo sucede con las películas o la literatura: es un tema que está comenzando a tener mucho poder y del que cada vez se quiere tener más representación. Y estas Navidades no ha sido menos.

Durante estas fiestas se ha estrenado una película de la que se ha hablado bastante y la cual ha tenido una gran expectación, protagonizada por Kristen Stewart y Mackenzie Davis (como pareja protagonista) y dirigida por Clea DuVall: Happiest Season. Creo que es una pérdida de tiempo preguntarse si la he visto.

Del mismo modo, he decidido comenzar Física o Química tras el pequeño reencuentro que han hecho y porque no lo pude ver en su época, y curiosamente he encontrado un modo de relacionar la serie con la película y viceversa.

CONTEXTO: ¿De qué trata Happiest Season?

Para poder explicar el mapa mental que he formado con todas las conexiones es mejor empezar por el principio: ¿de qué va Happiest Season?

Cuenta la historia de Abby y Harper, dos chicas que llevan juntas durante un año y deciden pasar las Navidades con la familia de Harper, quien no ha salido del armario aún, lo que hará interesante las formas de ocultarlo para que estos no se enteren y traerá problemas en la vida de la pareja.

CONTEXTO: ¿De qué trata Física o Química?

Fue uno de las mayores fenómenos que marcó una generación. En esta serie se trata temas tabú, ya sean embarazos adolescentes, relaciones tóxicas, uso de drogas, enfermedades o como las malas influencias nos pueden afectar. Y cómo no, la homosexualidad con uno de los personajes protagonistas: Fer (interpretado por Javier Calvo), quien comienza a salir con David (interpretado por Adrián Rodríguez) en la tercera temporada.

DESARROLLANDO: ¿Qué similitudes encuentro entre ambas?

Tanto en la película como en la serie las parejas siguen un mismo patrón: uno de la pareja vive fuera del armario (Abby en Happiest Season y Fer en FoQ) y el otro tiene dificultades para salir (Harper en Happiest Season y David en FoQ)

TRASFONDO: Fer y David (Fervid)

Se sabe que Fer es gay desde que comenzó la serie, aunque se habla de como sale del armario con sus amigos y su familia y el acoso que recibe por ciertos compañeros en el instituto por ello.

A partir del final de la tercera temporada comienza a salir con David, quien aún no ha conseguido salir del armario, y cuando lo logra, no lo hace de la mejor forma ni obtiene la respuesta que es de esperar. Sus padres no se lo toman muy bien hasta el punto de querer mandarlo a terapia o a un campamento religioso.

Del mismo modo se hablan de los diferentes modos de vivir su sexualidad: Fer lo defiende a muerte y se siente orgulloso de ello, creando incluso un espacio en el instituto de gays y lesbianas donde puedan sentirse apoyados, mientras que David no quiere reivindicarse ni limitarse con banderas; el es gay y no se siente orgulloso ni avergonzado, es lo que es.

TRASFONDO: Abby y Harper (Harby)

Abby siempre ha estado fuera del armario, tanto con sus amigos como con sus padres (todo el tiempo que estuvieron vivos), mientras que Harper solo ha estado fuera frente a sus amigos (fuera de su ciudad natal) pero nunca ante su familia ya que fue educada bajo expectativas muy altas; el amor en su familia era algo que se ganaba y no se daba por hecho, tenían que ser perfectas para conseguirlo y para ella ser lesbiana no entraba dentro de ese canon.

UN SALTO ENTRE GENERACIONES: Doce años sin mucha diferencia.

En mi casa nunca ha habido problemas para hablar sobre lo que siento o con quien me veo en un futuro, y mucho menos para exponer la variedad que existe en el colectivo, algo que ya existía en los ochenta y noventa según mis padres. 

Una cosa que siempre me ha llamado la atención respecto a esas historias es la mítica frase: "antes existía mucha más libertad que ahora", y no sé si es verdad o no, pero podría darles la razón.

Física o Química comienza en 2008, cuando aún existían terapias de conversión y campamentos religiosos clandestinos en España (puedes leer un artículo sobre eso aquí) y sobre todo, cuando aún no había pasado ni cuatro años de la legalización del matrimonio gay aquí (que ocurrió el dos de Julio de 2005).

Cuando leí estos artículos o vi la escena en la serie donde un psicólogo estaba convencido de poder curar la homosexualidad, me escandalicé: ¿cómo era posible un comportamiento así? Supuestamente una actitud de este calibre corresponde a tiempos del pasado.

Al pasar doce años desde el estreno de la serie, y en pleno 2020, se estrena Happiest Season, algo que debería mostrar una evolución entre la generación que vivió FoQ y la que vive esta película. Sin embargo, nos encontramos con la misma historia y los mismos miedos, ¿en qué punto esa libertad que me cuentan mis padres se perdió? ¿Existió alguna vez o es una perspectiva a la que están tan acostumbrados que no la recuerdan de otra manera?

CONCLUSIONES.

Después de todo este análisis, innecesario quizá porque me gusta pensar más de lo debido, me hace creer que la lucha sigue por referencias como estas, porque son las dos caras de la moneda del colectivo gay y lésbico: los que defienden la bandera y el orgullo de ser, y los que no quieren las etiquetas o las celebraciones. Y ambos son igual de válidos.

En redes sociales hay mucho temor sobre aquellas personas que no sienten que deban ir al centro de Madrid en Junio y Julio para celebrar algo, ya que aquellos que lo hacen creen que siguen dentro del armario o avergonzados de ser lo que son; si nuestra lucha se basa en promover el respeto, ¿por qué no empezar entre nosotros?

Se lucha no por lo que ya está aprobado, sino por los partidos políticos y personas que no quieren mantener esas leyes o cortar unas libertades tan fundamentales.

Se lucha porque los niños crezcan en una educación mejor y un espacio seguro donde puedan contar sus inquietudes sin vergüenza o con rechazo: tanto en la serie como en la película vemos la presión social y familiar en la que Harper y David se encuentran.

Se lucha también por los colectivos más afectados, como la comunidad trans, que convierte en España al segundo país europeo con más asesinatos trans.

Se lucha por olvidar los clichés y por normalizar el maquillaje en hombres o el vello en las mujeres, por defender que la sexualidad no influye en tu forma de ser o de trabajar.

Se lucha porque hasta 2015 no se había legalizado el matrimonio gay en los cincuenta estados de Estados Unidos y porque en otros países es pena de muerte o cárcel.

Se lucha porque en las películas o series de televisión se dé una visibilidad normal y no forzada; necesitamos una imagen sana, no todos los personajes deben ser LGTB si la historia no lo requiere.

Y sobre todo, se lucha por la seguridad y comodidad en cualquier lugar y situación, por una libertad que debería darse por hecho y por el amor que merecemos dar y recibir. Por más contenido que nos haga llegar a reflexiones como estas, que nos haga investigar y conocer más de lo que vemos y sabemos.

Por concienciar, informar y ayudar a otros a entender la situación por la que un ser querido puede estar pasando. Para que existan más finales felices, aunque suene distópico.

Si quieres ver Física o Química puedes hacerlo en Prime Video, del mismo modo que puedes alquilar o comprar Happiest Season en Amazon.





Si necesitas ayuda o quieres colaborar puedes ponerte en contacto con asociaciones como Arcópoli o FELGTB.



Etiquetas:   Reflexión   ·   Derechos Humanos   ·   Amor   ·   Cultura   ·   Reseña   ·   Serie de Televisión   ·   LGTBI

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22506 publicaciones
5322 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora