Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Pandemia   ·   Coronavirus   ·   Estados Unidos   ·   Poesía   ·   Reseña   ·   Paz Social   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Violencia



Oficialismo y Oposición a la vez.


Inicio > Política Nacional
23/02/2020


303 Visitas



El tema central de Argentina sigue siendo la economía como en los últimos cuatro años, aunque el tiempo de los medios se reparta en casos policiales conmocionantes, datos económicos aislados y de política, casi exclusivamente lo que se dice el frente de gobierno a sí mismo.




El gobierno hace a la vez de su propia oposición.

Es prematuro a poco más de 60 días que el periodismo,  aún el más crítico del kirchnerismo y peronismo, tenga críticas destructivas a la gestión del gobierno. No solo porque los hechos no muestran errores groseros, tampoco la gestión insinúa algún indicio de corrupción, sino porque realmente en este escenario no abundan las ideas superadoras o propuestas distintas.

Lo económico lo analicé la semana pasada en la nota "¿Volvemos de la mierda?"  y desde entonces, salvó detractores históricos de todo lo que se hace, no hay ni cambios, ni alguna nueva idea o aporte. La economía interna sigue dependiendo de poder negociar el pago de la deuda, que como hecho destacado ahora también el FMI sentencia que es insostenible en los plazos y montos establecidos, recomienda una quita de capital, intereses más bajos y plazos más largos, pero a los acreedores privados. En lo que respecta  a la deuda con el organismo insiste en que no se permiten quitas y que no se desvió a fuga, dos cosas que estrictamente son falsas. Pero más allá de apoyos, posiciones reales o falsas, diplomacia y apoyo o no de otros países, es claro que Argentina no solo no puede reunir la cantidad de dólares necesarias para cada vencimiento cada año, sino que hasta es dificil que en bruto pueda ingresar ese volumen de divisas, sin al menos no reactivar fuertemente la industria, agroindustria y exportaciones con valor agregado (ya que el agro y los primarios están en techos de exportaciones) sin a la vez, importar gran cantidad de insumos, tecnología y bienes intermedios que demandaría la reactivación de este sector, y se llevaría en sentido opuesto los dólares que ingresen.

La salida a tener  excedentes en dólares en la cuenta corriente externa, que el BCRA pueda absorberlos y el Tesoro disponer, sería dando la vuelta a este ciclo de reposición de esos insumos y bienes importados, para que a la vez hagan crecer exportaciones y aumenten el ingreso en dólares.

Este escenario lo simplificó bastante en su explicación en el Congreso Martín Guzmán el Ministro de Economía, dando una trayectoria de crecimiento, que recién a 2024, 25 y 26 daría los primeros índices positivos.

El Ministro mismo a continuación dijo que seguro les parecía pesimista el recorrido que planteó, pero era apegado a la realidad de la cual se parte.

Realidad que desde mi mirada no estuvo completa.

El gobierno a través de una resolución  habilitó a las Empresas Multinacionales que operan en el país, a girar utilidades a sus casas matrices en dólares a cotización oficial. O sea con esto, las multinacionales tienen una ventaja con respecto a empresas nacionales y pymes, que de querer dolarizar sus excedente o utilidades, lo deben hacer con un 30% del impuesto al Dólar Solidario. 

¿No se les pide la misma solidaridad a las Multinacionales? En realidad no pueden dolarizar todo lo que quieran, hay porcentajes y algunas normas de reinversión, pero la ventaja la tienen.

Bueno, esa dolarización que no tuvo ninguna explicación, ya que las Multinacionales que operan en el país venden sus productos o servicios en pesos en el mercado local y sus costos son en pesos; se suma a la demanda de dólares (los pocos) que ingresan vía exportaciones. Puede parecer menor pero contando que las multinacionales controlan más de 70% del consumo masivo interno, si su renta solo fuera de un 20% del volumen facturado, contando que el consumo interno a la vez es 70% de PBI,  esa renta que puede girar en dólares son varios puntos del PBI, según el nivel de ventas y rentas cada año.

Esto no lo dijo el Ministro, el gobierno Macri ni lo tuvo en cuenta con su libertad de mercado cambiario que terminó en 2019 en cepo y ningún gobierno anterior tampoco lo contempló, aún faltando dólares como en este momento.

Las exportaciones no alcanzan a traer los dólares necesarios, no importa cuanto aumenten, si además  para que suban hay que importar, el consumo interno dolariza su renta y la saca del sistema y los que tienen capacidad de ahorro también lo hacen.

Los Liberales responden que ellos con su dinero,  deben ser libres de comprar lo que quieran, incluso dólares. A la vez ven como única solución a que ingresen más dólares, reducir drásticamente los impuestos.

Respeto toda ideología pero me parece muy mala idea bajar impuestos, en medio de un escenario de volatilidad, que ni siquiera se conoce el valor real del peso y que no hay dólares, porque todos esos excedentes buscarían el modo de ir a esos valores constantes y no habría más inversión. Si cualquier excedente fuera a dólar a través de cualquier de sus formas, ampliaría mucho más la brecha con el oficial.

En este sentido el gobierno de Alberto Fernández tiene una enorme inacción con respecto a cambios,   incluso da privilegios a Multinacionales y en este escenario no se entiende.  Salvo para querer dejar sin pretextos a estas empresas,  de que  formen precios a la alza por mayor valor de la dolarización, pero que no deja de ser un retroceso.

Si los ciudadanos no ahorran en pesos y tienen seguridad para hacerlo, si el mercado interno no consume la menor cantidad de dólares posibles que se reduzca a importaciones irremplazables,  y las empresas que operan en el país no usan al peso como moneda de renta e inversión, no van a alcanzar nunca los dólares y mucho menos va a lograrse un excedente (crecimiento como dijo el Ministro) para poder pagar deudas.

Refinanciar puede ser una opción al default que se enfrenta, si además se reestructuran plazos y se consiguen quitas. Pero no puede ser un recurso permanente refinanciar o cambiar un bono por otro nuevo bono a futuro. 

El nuevo endeudamiento tampoco se ve como opción a corto y mediano plazo, por lo tanto la única solución  para poder cumplir una vez acordada una reestructuración, es que haya excedentes entre el ingreso y la salida de dólares.

Las pocas críticas opositoras que hubo este tiempo, justamente no reparan en esto, tampoco en propuestas superadoras para conseguir una negociación de deuda y excedente de dólares. Muy por el contrario solo se centran en que "el gobierno no tiene un plan económico" y en que "está ajustando con los jubilados y no cumple sus promesas de campaña.."

Con respecto a la primera crítica, es claro que cualquier plan económico que incluya crecimiento, debe tener primero cerradas las expectativas de mayor alza del dólar, una proyección inflacionaria razonable, tasas más bajas aún para reactivar con crédito y una mayor estabilidad de las variables, una vez que hayan pasado los 180 días de la emergencia. Pero para eso es fundamental saber qué se debe pagar, si se pudo o no llevar pagos de deuda privada hacia adelante  y si los montos son sustentables. 

Si no es así, cualquier presupuesto que se haga, que incluya un plan de crecimiento, sería un dibujo.

El tema jubilados por su parte, se puede contemplar la fórmula insostenible que cambió Macri atada a inflación, que no hubo sector liberal, ortodoxo y financiero que desde 2017 no la criticara por llegar a significar 70% del gasto del presupuesto. También se puede cuestionar lo que Fernández dijo en campaña y aseguró que le iban a ganar a la inflación. Como se puede contemplar los hechos, sin pertenencia y buscar soluciones.

La primera realidad que se debe tener en cuenta, es que desde la Jubilación Mínima al Salario Mínimo y todos los demás rangos superiores de aportes y haberes, deben guardar correlación. El eterno reclamo de los Jubilados fue conseguir el 82%, el último diciembre con el aumento que se dio todavía con la fórmula anterior, la jubilación mínima se acercó mucho al salario mínimo superando el 82%. Este último aumento que se aplicó por decreto con la movilidad suspendida y con porcentajes escalonados,  a penas quedó abajo  1000 pesos del salario la mínima.

Seguro todos piensan que la jubilación no alcanza  para que pueda vivir un jubilado de la mínima y es real, pero tampoco puede estar al mismo nivel de un activo. En todo caso el que está demasiado bajo es el salario, que es de donde se obtienen los aportes previsionales.

Los salarios los últimos años incluyendo los cuatro anteriores de CFK, nunca alcanzaron la inflación. Si los salarios se negocian por debajo de la inflación, de ningún modo las jubilaciones pueden subir con el nivel de inflación o van a terminar pasando al ingreso de los activos en cada rango.

Es un tema incómodo, que nadie se atreve a analizarlo desde lo financiero, que se vive manipulando desde cada gobierno y en cada campaña (incluso este gobierno) pero que nadie aporta una solución sostenible. Seguro es más fácil hablar desde lo humano, desde lo social y desde la demagogia, pero eso no soluciona el fondo y se hace insostenible el sistema todo el tiempo.

De todos estos temas que revisé, más otros como corrupción, Justicia, Presos de la Política o Políticos, Jubilaciones de Privilegio y hasta el del Aborto Legal, todos tienen al menos dos opiniones contrapuestas, dos propuestas enfrentadas y parece dificil que vayan a coincidir en algo de acuerdo y superador. 

Lo más increíble es que esas contradicciones se dan en el propio frente de gobierno, a veces  coincidiendo con la Oposición aunque no lo acepten,  Oposición que prácticamente no habla, salvo a través de su comunicación en redes sociales o en apariciones puntuales de algunos referentes de PRO por medios afines.

El gobierno de Fernández tiene sus propios críticos y en algunos casos puntuales,  hasta sus propios detractores dentro de su amplio espacio (o algunos que fueron del espacio) esto hace que los medios Anti K o mejor sería decir, que deben sostener su audiencia Anti K porque no tienen otra, festejen estas situaciones como "internas".

El espacio del gobierno critica al gobierno, a la vez el gobierno a veces responde y otras no  generando mayores suspicacias  en ese doble juego de oficialismo y oposición. Los medios críticos opositores en redes exponen esto,  dando a entender un doble comando, como si detrás de toda crítica o propuesta contradictoria estuviera CFK, pero a la vez sin dejar lugar a ningún opositor político real a que su crítica o contradicción trascienda. Así va a ser muy dificil que alguien lidere la oposición y mucho más dificil que se junte en un gran frente no peronista.

De las pocas contestaciones que tiene el gobierno a opositores, todas apuntan a culpar al Macrismo, dejando de lado a la UCR y demás socios. A la vez todas las medidas antipáticas o cuestionables, las apunta al núcleo duro del Macrismo y Anti K, para buscar su reacción. Mientras ese sector reaccione y en la mayoría de los casos sobre-reaccione como lo hace, eso le va a garantizar que los independientes no se alineen a sus cuestionamientos, porque si bien nadie está optimista, hay como una resignada expectativa a que pese a todo, se puede salir.

El PRO es hoy a la Oposición No Peronista, lo que el Kirchnerismo fue al Peronismo para dificultar su unidad.

Hasta que Cristina no dio un paso al costado, aportando sus votos pero entregando los cargos de poder a sus mayores críticos, el peronismo no se unió.

¿Serán lo suficientemente humildes e inteligentes Macri y Bullrich que son el liderazgo PRO, de dejar su lugar a la UCR para que esta pueda alinear a los demás no peronistas?

En este caso de PRO es más complejo aún y aunque algunos puedan decir que las ideologías no cuentan, toda la oposición no peronista e incluso algunos peronistas que quedaron fuera de TODOS son centroizquierda, mientras que la mayoría de los del partido de Macri son centroderecha. Veo muy dificil que PRO pueda alinear a dirigentes de partidos como Consenso 2030, GEN, MID, partidos provinciales y a hombres como Monzó por ejemplo. 

Los Macristas fanáticos y anti K no lo entienden y mucho menos lo aceptan, al menos en su interacción en redes sociales. Festejan las internas del gobierno y las contradicciones que se exponen como si hubiera un doble comando, no advirtiendo que esto a la vez invisibiliza a la oposición y no les da lugar a liderazgos políticos para exponer propuestas y críticas que los alineen.

El Macrismo perdió las elecciones y arrastró a sus socios de la oposición. Fernández rescató a muchos radicales en declaraciones, pero no causalmente a los cercanos al Macrismo. Incluso rescató al principal opositor de la UCR y quien podía llegar a alinear a otros en una oposición constructiva como Ricardo Alfonsin, a quien sacó del país--hay que ver si de la política-- con la Embajada en Madrid.

El no reconocer lo insostenible que dejó Macri, contradecir a veces sus propias teorías económicas sobre todo en soluciones que le reclamaron a Macri, Fernández las ejecuta y lo critican igual, cada vez les hace perder más credibilidad a los macristas, al menos en lo comunicacional.

Por cuestionar a Fernández es común leer en las redes "todavía tengo la heladera vacía" en distintos perfiles de macristas. No se dan cuenta, no lo ven quizá por su crítica a ultranza, que en el fondo solo están reconociendo que el kirchnerismo tenía razón, la tenían vacía  a la heladera.

Fernández está muy lejos de llenarsela a todos, ni agua a los Wichis por ahora le puede garantizar ni el gobierno provincial ni el nacional, pero ese tipo de crítica que no contempla la realidad, solo es funcional al gobierno.

Si van a poder solucionar el tema deuda, tener un programa económico y volver a crecer, se ve lejos. Lo importante sería no caer en default porque aunque no hay mucho dinero que pueda salir a esta altura, podría desequilibrar todas las variables, que el Riesgo País vuele, los bonos terminen en fondos buitres y volvamos a tener años de demandas y miseria por delante.

Es dificil no criticar porque todavía todo sigue igual de mal, solo que congelado y con los más vulnerables más asistidos, pero es mucho más dificil no apoyar,  a que se logre una salida a esta crisis terminal.

La alternativa a que este gobierno no logre estabilizar o peor aún, tenga un default explosivo que no pueda controlar, algo que sueñan algunos anti K y Macristas, no va a ser la Oposición. Si esto sale mal, lo primero que podría pasar, sería caer en un escenario anárquico como el de Chile.

El mundo y Latinoamérica miran a Argentina, que siendo la que más dificultades económicas tuvo esta última década, no estalló. Esa realidad que por ahora logramos entre todos, debería ser el punto de partida, para conseguir consenso y lograr soluciones, entre todos.







































Etiquetas:   Economía   ·   Crisis Económica   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Deuda Pública   ·   Mauricio Macri

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20150 publicaciones
5042 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora