Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Internet   ·   Libros   ·   Tesis   ·   Educación   ·   Internet de las Cosas



¿Volvemos de la mierda?


Inicio > Economía
31/01/2020


278 Visitas



Sin querer seguramente y sin hacerse cargo de su responsabilidad, Macri dio en una reunión con Militantes PRO en el sur, la síntesis más precisa de su gestión. 




Algo que la política ni afín a él ni opositora había podido resumir y que incluso los medios no se habían atrevido a exponer



"Siempre les decía a todos, cuidado yo conozco a los mercados..un día no te dan más plata..y nos vamos a ir a la mierda.."no tranquilo.." me decían.."

Por su puesto su charla duró cerca de una hora y esta frase son solo unos segundos, de los muchos conceptos que expuso. Pero en otros fragmentos que trascendieron, tampoco asumió ninguna responsabilidad, solo puso culpas en otros.

Sin embargo no es este un momento para establecer responsabilidades, aunque sería bueno con el tiempo poder hacerlo, y si en cambio es imperioso buscar soluciones a un escenario definitorio, que puede encontrar una salida negociando con acreedores y administrando los escasos recursos de modo distributivo o puede terminar en otro default total de consecuencias impensables.

Sin comparaciones lineales ya que este escenario económico, financiero, social y hasta internacional, es distinto al de la anterior gran crisis histórica, se podría sintetizar que: Cristina le dejó a Macri un escenario similar al de 1999 pero sin convertibilidad y con planes sociales a diferencia del Menemismo, Macri llevó la situación a un escenario 2001 pero sin estallido social, ni incautación de ahorros en dólares y con fondos todavía del mayor crédito del FMI de la historia, algo que De La Rua no tuvo, y Fernández está intentando que este 2020 sea un 2003-2005 cuando aprovechando el salto cambiario Kirchner activó la economía, cerró las expectativas de nuevas alzas del dólar y reestructuró la deuda. El riesgo es que para conseguir eso, se depende de los acreedores privados y su posición frente a los planteos de Argentina, con respecto a postergar pagos, quitar intereses que se vienen acumulando por el riesgo país, recuperar el valor de los bonos y quizá hasta aceptar alguna quita de capital.

Fernández quiere saltar a un escenario 2003-2005 sin pasar antes por el quiebre traumático de 2002 cayendo en un default generalizado, que le haría imposible controlar el valor del dólar aún con cepos, por consiguiente la inflación y como resultado un derrumbe total del peso e incluso la pérdida de la moneda nacional.

De esta realidad parece no estar consciente un sector de la sociedad, que tiene cuestionamientos y críticas permanentes al gobierno de Fernández y por momentos ante los errores que se cometen en estás circunstancias, hasta festejan cualquier noticia negativa sobre la economía.

Sin recurrir a cifras exactas, la crisis 1999-2002 inició con la mitad o menos del índice de pobreza actual, una décima parte del actual índice de inflación, menos de la mitad del porcentaje sobre presupuesto del gasto social actual, sin planes sociales y sin que como pasa hoy, 22 millones de argentinos reciban algún tipo de ingreso del Estado. Los planes de asistencia, el crecimiento del empleo público sobre todo en gobiernos jurisdiccionales y la creciente dependencia del Estado, justamente comenzó posterior al 2002.

Sin duda el escenario que no resolvió Macri y empeoró gravemente con el endeudamiento, es un enorme retroceso no solo en lo económico que ya cumple 9 años el país en recesión con rebotes intermedios, sino fundamentalmente en lo social.

Volvimos mucho para atrás con el actual empobrecimiento, que más allá de discusión de indices exactos, con la actual canasta básica que da el INDEC, más los costos de servicios, salud, vestimenta y de alquileres dado que más de la mitad de la gente alquila, tiene a media sociedad en la pobreza. Esto hace que estemos mucho más lejos de incluir y reemplazar los planes sociales por trabajo formal, como demanda buena parte de la sociedad.

Aunque si bien el tema social es central para este gobierno y debe serlo si no quieren arriesgar a un estallido, lo económico, lo financiero y sobre todo lo macroeconómico de lo cual depende lo social, es de una complejidad enorme. Y lo que hace más complejo lo macroeconómico y financiero, es el tiempo que se tiene por delante en el que habrá que hacer grandes y sostenidos esfuerzos.

Si Fernández a través de Guzmán su ministro de economía, hicieran todo perfecto, consiguieran la mejor negociación posible con los acreedores privados, consiguieran un plan de facilidades extendidas con FMI, bajara el riesgo país a valores normales de emergentes y con la reasignación de recursos de este presupuesto se lograra reactivar al menos parte de la capacidad ociosa industrial, pyme y comercial, en suma: logrando todos los objetivos para este 2020, estaríamos muy lejos todavía de que la sociedad perciba algún bienestar y se vuelva a crecer sostenidamente.

Esto parece que lo ven mucho más claro los acreedores tenedores de bonos, que los propios argentinos.

Por eso exigen según trascendidos de prensa, un "programa económico" un plan de crecimiento que les garantice poder cobrar a futuro si acceden a los 2 o 3 años de postergación que pide Argentina. Saben que con menos de 3 puntos de crecimiento anual, es muy dificil que el país pueda pagar cualquier compromiso de deuda. Y la estimación más optimista para este año, sería tener cero de crecimiento a 1 punto o algo más negativo. Poder remontar a 3 puntos para 2021 sería demasiado optimista y ni hablar de lograr sostener ese nivel de actividad y ese crecimiento.

Hace 9 años que el país no crece y la pregunta que debería hacerse este gobierno y también esta oposición que son quienes deben encontrar soluciones, es ¿por qué no crece, por qué siempre faltan dólares, sobran pesos, se incentiva la inflación, se debe recurrir a endeudamiento y emisión monetaria y terminamos no pudiendo pagar el endeudamiento anterior?

Los términos de intercambio entre exportaciones e importaciones históricamente fueron malos.Siempre exportamos por mucho menos valor al que importamos. Pero a este problema sin resolver desde la destrucción de la industria que debía ser modernizada en los 70' y 80' y en su lugar fue destruida por Martinez de Hoz, luego la democracia no pudo primero con Alfonsin recuperar ese tejido industrial y modernizarlo, no quiso luego con Menem que dio prioridad a los servicios, las exportaciones de commodities y a las privatizaciones y se intentó pero nunca se logró competir después de 2002, donde se priorizó lo nacional y las pymes, pero se permitió una concentración productiva y comercial del consumo masivo, que hoy hace una demanda de divisas por ser multinacionales, que supera incluso la demanda importadora.

Si más de 70% del consumo masivo y del mercado interno lo controlan multinacionales y ese consumo interno significa más de 70% a la vez del PBI, si esas multinacionales solo dolarizan su renta para girar a casas matrices, eso significa unos cuantos puntos de PBI en dólares, si se hacen cálculos exactos, quizá bastante más de lo que se necesita para pagar deudas.

Si levantar la actividad interna significa a la vez importar más insumos industriales y bienes intermedios, eso sin duda va a volver a desnivelar el superavit actual en la cuenta corriente externa (van a sobrar menos dólares o incluso faltar) pero si además toda la renta del consumo interno, más algo del flujo de pesos que tienen estas multinacionales también se dolariza, entonces no hoy, nunca habrá dólares de exportaciones que alcancen.

Esto también lo evalúan nuestros acreedores.

En los comentarios sociales culpan a la gente común de sectores medios o altos que dolarizan sus excedentes o gastan en el exterior por la demanda de dólares. Pero es muy superior a esa demanda, la dolarización de la renta empresaria multinacional que giran a casas matrices y hoy se las liberó del impuesto al dólar solidario, y también de las empresas en general, sobre todo las que tienen grandes flujos de pesos, como las empresas de servicios, las privatizadas y las de combustibles.

Todos esos sectores con enormes y continuos flujos de pesos, presionan la demanda de dólares, los consiguen por diferentes medios y terminan inundando de pesos el mercado local aunque el gobierno no emita y no dejando subir el nivel de reservas y la capacidad de pago en dólares del país.

Si no se resuelve esto que no es problema de este gobierno, ni del anterior o el anterior, sino que es sistémico, nunca va a valorizarse el peso y nunca van a alcanzar los dólares de exportaciones y habrá que depender de endeudamiento externo.

Los últimos años de Cristina la deficiencia de dólares por esta fuga continua y naturalizada de divisas, llegaba a 15.000 a 20.000 millones de dólares. Los 4 años de Macri el promedio de faltante fue 30.000 millones porque para cubrir déficit en pesos se colocaba deuda en dólares. La proyección a estos primeros años del gobierno de Fernández es de total incertidumbre, porque todavía en estos dos meses no se recuperó un flujo de divisas ni con cepo, la actividad interna baja todavía no demanda dólares para importar, pero la dolarización de flujo de pesos del mercado interno (80% multinacionales y empresas de servicios) sigue en el mismo nivel, pese a las restricciones para la gente.

Sin abusar del lenguaje coloquial y grosero que usó Macri, hace bastante nos fuimos a la mierda, solo que se iba a sincerar la realidad, a partir de que ya no se pudiera financiar la falacia de ser productivos.

Y vamos a seguir en la mierda, mientras no se animen a los cambios de fondo, desde los gobiernos a establecer claras reglas de juego con las multinacionales que operan en el país en pesos, pero no les interesan los pesos y tanto los precios como a sus rentas las piensan en dólares. A la vez decidir si es posible que los servicios (eléctricos, gas, peajes en todos el país y otros) puedan seguir siendo privados o habría que pensar en estatizarse, no por un espíritu estatista o de izquierda, sino porque al tener tanto flujo de pesos y tan constante, si su renta la siguen pensando en dólares es inviable que sigan, al menos administrados por el Estado no se va a dolarizar ese excedente.

Se puede llegar a tener algún superavit de dólares entre exportaciones e importaciones aún con mayor actividad que demande dólares, si se evita la dolarización también, de aquellos que transan en pesos todos sus negocios locales, pero dolarizan su renta.

Y por último si la gente, la gente común de sectores con capacidad de ahorro (y que no son exportadores) le dan valor al peso, valorizan su moneda y la defienden, que después de todo es el valor en el que cobran sus ingresos.

Pero hay que reconocer que la dolarización del excedente de la gente común, es menor al lado de las multinacionales y empresas que tienen alto y constante flujo de pesos.

Volver de la mierda, no sé a donde, pero al menos salir de esta situación que ya lleva una década continua de decadencia, es responsabilidad de todos, pero más que nadie del gobierno, que debe cambiar este mdoelo perverso, en el que multinacionales extranjeras viene al país a vendernos lo que nosotros mismos producimos, ponerle una alta renta a esas marcas y productos y luego dolarizar su renta para devolverla a sus casa matrices en el exterior, lo que a nosotros nos obliga a endeudarnos, para que ellos se puedan llevar los dólares.

Si no le sirve comercia, pensar y rentar en pesos, esas empresas no le sirven al país y mucho menos a la gente, que vive pagando deuda externa, para que ellos ganen.

Es dificil verlo desde la mierda, pero si no lo vemos, no vamos a salir.









Etiquetas:   Economía   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19264 publicaciones
4834 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora