Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Pobreza   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Quintana Roo   ·   MORENA   ·   PRI   ·   Andrés Manuel López Obrador



¿El fin de los personalismos?


Inicio > Política Nacional
15/07/2018


397 Visitas



En las elecciones de esta última democracia, los candidatos ganaron más por votos en contra de, que por votos a favor. Lograron torcer más los electorados, por miedo a volver al pasado, que por el futuro que prometían.




El caso de Alfonsín fue el más claro en lo institucional y en el que no se priorizó lo económico al momento de votar. La situación económica pos dictadura era grave, los desequilibrios eran enormes, al quebranto financiero se sumaba un déficit muy alto, casi sin reservas y los gastos de una guerra y haber organizado un mundial. Sin embargo el detonante para el electorado, fue el cajón de la UCR incendiado por Herminio Iglesias, que salteando el período de facto le recordó a la gente al Peronismo anterior a la dictadura, al que se podía volver si votaban a Luder.

Menem no fue muy distinto en su comunicación, básica y entendible para todos, prometió un futuro mejor con el Siganme... pero sobre todo metíó miedo también con la economía y la hiperinflación del final de Alfonsin.

De La Rua  prometió recuperar el papel del Estado que había reducido Menem a su mínima expresión y había excluido a muchos con desempleo, con su frase publicitaria Voy a ser el médico..el maestro...el policía ...de cada argentino.. pero pese a que la Convertibilidad hacía años ya estaba agotada, no hizo foco en lo económico, al contrario prometió sostener esa irrealidad. En cambio se centró en la corrupción menemista y metió miedo con la posibilidad de que vuelva o continue todo aquello.

Después del desfile de presidentes en el crac de 2001, del que se vayan todos, de que se fueran muy pocos y volvieran muchos de los que no estaban, el Kirchnerismo prometió un modelo inédito. Un modelo del que muchas veces se habló y que nunca se había aplicado: latinoamericano, popular y nacional. Pero una vez en el poder, tanto Néstor como Cristina, metieron miedo con todos los gobiernos anteriores, incluso los que ya ni siquiera eran contemporáneos, llegando a la última dictadura, dictaduras anteriores y hasta a los Comando Civiles de los años 50'. En cuanto a futuro lo que vendieron siempre fue místico y heróico, apuntando a los valores de la Patria Grande. Y lo vendieron así, porque era más dificil discutir y rebatir algo utópico, que promesas más terrenales de las que se debía dar alguna referencia de cómo cumplirlas. El Kirchnerismo era puro presente, cooptaba cajas, emitía pesos a toda velocidad, y recibía dólares de un mundo que había puesto a los emergentes con viento de cola. Eso no iba a durar para siempre, aunque a ellos les parecía que sí o realmente no les importaba. Así se llegaron a 2015

Antes de esas elecciones, incluso en anteriores, Macri primero intentó que el Peronismo No K le ponga el aparato para llegar al poder, como estos no estaban dispuestos a hacerlo, finalmente Carrió de por medio y varios operadores Radicales,  lo consiguió con la UCR. Macri  fue elegido para terminar con todo lo anterior. Pero además de terminar  con ese modelo falaz e indiscutible que habían creado los K, con toda la larga lista de cosas que a Cristina le hicieron perder dos tercios del electorado: la corrupción, la soberbia, el autoritarismo, las persecuciones a opositores y periodistas, Nisman, el cepo, el Indec, la inflación, los impuestos excesivos, la desconexión con el mundo... y siguen las firmas.

Pocos advirtieron por escapar de ese pasado, que el entorno más íntimo de Macri, varios de los mismos grupos económicos que le son afines, algunos funcionarios y hasta sectores políticos de su armado, también habían sido parte de la Era K y su corrupción.

Había que mirar para adelante, salir del populismo, no ser Venezuela y Macri garantizaba las dos cosas. Una: no volver atrás, la otra: un futuro mejor. Futuro que para lograrlo, solo pedía se lo acompañe en un presente duro y de trabajo, para poder salir.

El problema de Macri es que nunca logró salir de ese presente continuo, de las urgencias permanentes, de la crisis que sube y baja, pero que cada vez es más grave y de las inconsistencias del modelo económico. Modelo que por no cambiarlo de entrada y solo buscar financiarlo, generó un endeudamiento tan grande, que en el mejor de los casos al cumplir los cuatro años, volverá a la situación financiera de 2015, pero con un 60 por ciento del PBI de deuda tomado y sin posibilidades de mayor endeudamiento.

Cada uno tiene sus cálculos a 2020 (es increíble que ni siquiera se coincida en un cálculo) el gobierno habla de 8 a 9 mil millones de dólares, (el mío es de 20 a 25 mil millones teniendo en cuenta los compromisos del Central y el déficit cuasi fiscal) y economistas como Espert dicen 50 mil millones; ahora sea cual sea el cálculo correcto, para llegar a 2020 faltan muchos dólares. 

Para 2019 ya se habrán usado todas las balas del cargador en cuanto a endeudamiento privado. La bala de plata del FMI también está usada. Entonces la pregunta dramática sería ¿Con qué le tiramos a los velociraptor como los llama Melconian de las Lebac,  y ahora agregaría a las  Letes (en dólares) e incluso a los BOTE? ¿Cómo se sigue alimentando la caldera de la especulación financiera, mientras se caen industrias, pymes y comercios o los productores ya no pueden seguir por falta de crédito y endeudamiento, con la tasa irracional que plantean?

Esta nota no es económica sino de comunicación política y cómo se van a vender las elecciones 2019, si quieren detalle económico revisen esta nota anterior "Los mismos problemas y no problemas nuevos"   si acudí a lo económico en este tramo del análisis, es porque la resolución (o no) de ese faltante de dólares, va a definir el gobierno de Macri, los argumentos y los tiempos de la campaña 2019.

Lo que no va a cambiar, es que faltan dólares (muchos) no hay a quien pedirselos y si el escenario macroeconómico y financiero se sostiene, la opción de producir dólares comerciales de exportaciones  y que además los exportadores los rindan y los coloquen en el sistema financiero, es poco probable. (por no decir imposible)

Se justifica en parte la crisis por la caída de ingreso de dólares por la sequía,  y a la vez se abre una esperanza de una buena cosecha en el primer trimestre de 2019, y ambas de algún modo son pensamiento mágico. 

La crisis claramente no fue por la sequía, que impidió el ingreso de 7 u 8 mil millones de dólares, la diferencia para llegar a esta instancia fue mucho mayor. Esperar que los exportadores en 2019 liquiden dólares, aún teniendo cosechas record, es como menos ingenuo. Quienes logren hacerse de dólares en un año electoral, con un dólar que seguro querrá retrasar el gobierno, con tasas algo más bajas para  falsear el consumo (mentirle a la gente como hizo CFK) sería voluntarista creer que alguien los va a cambiar, nadie va a regalar sus dólares.

Por todo esto es que ningún político ni oficialista ni opositor, habla de cómo salir de esta crisis.

En este escenario del que pocos hablan, pocos analizan y del que casi ningún comunicador advierte, los candidatos deberán enfrentarse,  con sus propios mensajes electorales para que sean creíbles.

Lo bueno de este 2019 es que todos los que se especula podrían ser candidatos, en mayor o menor medida todos, son parte del pasado que la gente quiere dejar atrás (aún Macri con este desastre económico). Lo cual el miedo de volver al pasado, será un argumento ambiguo y poco válido.

Lo segundo bueno, es que más allá de confiabilidad o no en las encuestas, es claro que una de las candidatas no tiene modo de ganar, ni en primera vuelta ni en balotaje, me refiero a Cristina Kirchner. A quien además, el propio mensaje electoral que podría transmitir la complicaría mucho, porque su única posibilidad es apostar a que la gente recuerde un pasado mejor con ella, pero a la vez más de dos tercios del electorado,  no quiere volver al pasado.(por eso tampoco habla)

Macri no está tan claro aún,  la crisis lo podría afectar más, pero a esta altura también es evidente que a la única que le podría ganar, quizá incluso en primera vuelta, pero seguro en balotaje es a Cristina. Con un mensaje de no volver al pasado,  y con mucho voluntarismo insistiendo en un futuro mejor, que en cuatro años no habrá podido cumplir. 

Los otros dos o tres Peronismos No K tienen una paradoja, para salir segundos en primera vuelta necesitan del voto K, pero si CFK está en el armado de candidatos, perderían en balotaje. Sin el voto K no llegan al balotaje, pero con Cristina pierden en el balotaje.(eso los mantiene divididos también)

Cambiemos no tiene menos problemas. La UCR nunca convencida desde el principio  de ser parte de un frente con Macri, con la gestión, el paso de las medidas de las que no fueron parte y los resultados preliminares que van muy en contra de la doctrina social de los Radicales, está cada vez más enfrentada al gobierno.

Lo de Carrió no es más que una anécdota, de las tantas que tiene con los radicales. La cena de Macri con los Radicales, pese a los fondos y obras que se comprometió para sus distritos aún  con el recorte que va a haber, tampoco garantiza nada. Las bases del partido  y los electores son quienes votan y estos convalidan cada vez menos la gestión de Macri y la participación como actor de reparto y sin decisión de la UCR en el frente.

Con este cuadro de situación y con una campaña en la que no van a ser posibles promesas y hasta mentiras electorales, contando que en el mejor de los casos, a quien se siente en el Sillón de Rivadavia en 2019 le van a faltar 8 a 9 mil millones de dólares según el propio gobierno, es dificil saber quién quiere realmente ser presidente.

La UCR no sé si lo advierten sus dirigentes, pero hoy tiene el único armado nacional con intendencias, provincias y legisladores en todo el país. Es el único partido capaz de presentar candidatos en casi todas las jurisdicciones y si se valora la trayectoria, tanto como el conocimiento público de varios, también tiene candidatos presidenciables. De no seguir en Cambiemos la UCR y decidir ir en 2019  con candidatos propios con la tradicional Lista 3, se enfrentaría a su ex socio  Macri con el PRO como único candidato,(salvo que resigne la Provincia o la Ciudad y vaya con Vidal o Larreta), pero no dejaría de ser un partido acotado solo a Buenos Aires, y por otra parte con no menos de 3 Peronismos,  que también podrían llegar a ser 5 Peronismos si no se asocian entre si (CFK, Massa, Urtubey, Randazzo y el peronismo de Vidal en PRO PBA).

Frente a un Peronismo disperso como nunca antes estuvo,  y que por razones electorales, de modelos y de egos difícilmente se puedan juntar. Y frente a un partido como PRO que solo salió de Buenos Aires asociado a la UCR o al FR, la verdad que en lo político electoral, la UCR tiene enormes posibilidades de poner un presidente en 2019, con cualquier candidato que llegue un balotaje (sobre todod si no es candidata CFK).

La pregunta sería entonces ¿para qué lo haría, para enfrentarse otra vez con un escenario de déficit de divisas, todos los canales de endeudamiento utilizados o cerrados y casi a un seguro default en 2020  si no se hace un ajuste cambiario brutal o incluso con el ajuste?

Quizá no muchos lo ven, pero la UCR después de haber estado al borde de la desintegración en 2001 a casi 18 años, es el único partido nacional (sacando los expulsados) que está unido y puede cubrir todo el país. Además es el único al que el Socialismo, Progresistas y algunos sectores de Izquierda, apoyarían de modo bastante natural. Y sin duda es junto a los Peronismos más coherentes, un partido que priorizaría lo social, sobre todo después de la experiencia que casi terminó con el partido en el último default.

Si lo pensamos en perspectiva histórica, ni Alfonsín con todo lo que intentó en el comienzo de la democracia, pudo ensayar un modelo de crecimiento, ni luego Menem que directamente hizo un modelo a la medida de las multinacionales y mucho menos luego los Kirchner que más allá del discurso nacional y popular, ni siquiera intentaron cambiar las reglas de juego y llevaron la presión impositiva de paso a un nivel asfixiante.

A ese modelo histórico de dólar bajo y retrasado que con el tiempo explota, y tasas altas que nunca acá bajaron la inflación, sólo quebraron pymes y terminaron formando precios, a ese modelo que es una invitación a convertir pesos en dólares y fugarlos, mientras que históricamente nos endeudamos para conseguir los dólares que faltan, ningún presidente anterior lo cambió y  Macri lo llevó a un nivel superlativo y quizá sin retorno.

Es tan poca la previsibilidad que tenemos, que es dificil decir cómo será este año y medio.

Pero más allá del volumen que alcance esta crisis,  hay algunas certezas que aparecen.

Una seguro porque lo estamos viendo hoy, es que los candidatos casi se quedaron sin frases creíbles. 

Macri repite las mismas frases de campañas anteriores y las mismas de todo su gobierno, que ya no tienen peso porque nada se cumplió. CFK apela las pocas veces que habla, a la mística y supuesto bienestar de su gobierno, pero tampoco dejó logros reales, en todo caso dejó el antecedente de esta crisis, por lo que tampoco encuentra palabras con peso. Y los distintos opositores logran algo de atención por sus diagnósticos de la crisis, pero las propuestas de soluciones, como el escenario empeora cada semana no son creíbles, la gente misma percibe que va a ser peor de lo que dicen salir de esto.  

Todos los presidentes anteriores, no pudieron o no quisieron cambiar ese modelo, algo muy poderoso debe haber para impedirlo.

Y la última es sin duda, que difícilmente pueda cambiar el modelo solo un nombre, una persona, un presidente.

Con este gobierno que era la esperanza de cambio ¿será el fin de los personalismos y los salvadores?











Etiquetas:   Crisis Económica   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Crisis Social   ·   Dólar   ·   Mauricio Macri

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18006 publicaciones
4589 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora