Sísifo y la Educación chilena

El debate sobre Educación está instalado en Chile. Los distintos sectores políticos lo abarcan desde su visión particular. Sin embargo, toda una nación adhiere al intercambio de planteamientos u opiniones al respecto.

 

. Los distintos sectores políticos lo abarcan desde su visión particular. Sin embargo, toda una nación adhiere al intercambio de planteamientos u opiniones al respecto.
 

Particularmente, al iniciar el análisis sobre la Educación en Chile, lo hago desde la mirada de un famoso escrito que repasé en mis años de formación académica, se trata de "El Mito de Sísifo", perteneciente al escritor, novelista y ensayista francés, Albert Camus. 

 

Sísifo, condenado por los dioses a cargar una enorme piedra hasta la cima de una montaña, debía transitar por un camino lleno de vaivenes y zigzagueante hasta finalmente alcanzar su meta. Luego de todo el esfuerzo dispuesto en la tarea, la piedra volvía al inicio y nuestro protagonista debía regresar por ella y reiterar el esfuerzo una y otra vez por toda la eternidad.

 

Espero que el problema de la Educación chilena no perdure eternamente y, más temprano que tarde, seamos capaces de solucionar una problemática que nos atañe a todos como sociedad.

 

El Estado chileno "carga" con una piedra inmensa... La brecha académica y de oportunidades sociales es amplia y muy injusta; dependiendo del paradigma que te sostenga ideológicamente hablando. Los jóvenes alzan la voz ante la frustración por no poder alcanzar las metas y los sueños que se han trazado. Las familias se endeudan por años. Los estudiantes se estresan por no encontrar trabajo una vez egresados, y la sociedad, cada vez más egoísta, protesta ante las demandas de los jóvenes desde una mirada adultocéntrica demasiado añeja para el tiempo actual.

 

Chile tiene problemas, nadie lo puede negar. La Educación es un tema importante y se debe analizar. Sin embargo, para analizar y elaborar un plan de acción, necesariamente, se debe conocer la realidad social, escolar y académica. Porque son varios los factores que están en juego.

 

Por un lado, las familias no reconocen su rol de formadores, depositando en el Colegio, todo lo que el niño o niña deberá aprender para tener éxito en la vida. Esto redunda en que los jóvenes han perdido la capacidad de ser conscientes del esfuerzo que deben realizar, la responsabilidad que tienen ante sus familias y ante ellos mismos. Por otro lado, están los profesores y los establecimientos educacionales. Está bien que se intente "medir" las habilidades que los estudiantes deben desarrollar en sus colegios, quizá el método ni los instrumentos son los adecuados. Pero son los que tenemos y debemos trabajar con ellos. Algunos docentes reclaman por los sueldos bajos, por las condiciones de trabajo; muchas veces precarias, sobre todo, en los colegios municipales. En fin. Como se pueden percatar, el debate posee extensas y diversas aristas.

 

Se deben realizar cambios profundos al sistema actual. Pero debemos ser conscientes del rol que juega cada uno de los protagonistas en Educación; los padres deben inculcar respecto hacia las demás personas y motivar la cultura del esfuerzo. Se debe premiar a los profesores con verdadera vocación para enseñar. No basta con la Evaluación Docente, aunque me parece una buena medida "parche"; se debe mirar a las entidades formadoras; ahí se debe fiscalizar. Por último, los estudiantes deben asumir sus deberes, pues, todos somos testigos de ver con la vehemencia que los jóvenes reclaman sus derechos, pero postergan cumplir con sus obligaciones escolares.

 

La roca la cargamos todos. Es nuestra tarea que esto no se transforme en una condena que perdure por la eternidad. El debate continuará...

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales