Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Ética   ·   Inteligencia Artificial   ·   Robótica   ·   Derechos Humanos   ·   Filosofía



Movimientos Sociales y Democracia


Inicio > Política Internacional
22/06/2013


1069 Visitas



La Indignación contra el sistema político económico global es expresión de una toma visceral de conciencia masiva, lo cual, gracias a la conectividad global, alcanza coordinaciones planetarias, con tendencias  de impredecible impacto.








En la percepción del ciudadano movilizado de buena fe en Brasil, Turquía, Grecia, Egipto,  España, Buenos Aires o Santiago, la globalización ha aumentado las condiciones de explotación y abuso a los sectores medios y bajos de la sociedad, ha llevado al planeta a una profunda crisis al haber roto los ciclos naturales y depredado la naturaleza. Frente a lo cual existe un  cansancio global, un desencanto profundo que alcanza niveles de cólera e impotencia, especialmente frente a actos de corrupción que pavimentan el camino a los intereses multinacionales y que aparecen por doquier corroyendo a instituciones que se sumergen en la ilegitimidad.





En la visión de los movilizados se percibe la ocupación del Estado como máxima institución social, por parte de poderes fácticos, los que pueden ser  holding económicos, corporaciones con expreso fin de lucro; o pueden ser  organizaciones soterradas,  clandestinas, delictuales, que se organizan como mafias internacionales; o quizás pueden ser movimientos ideológicos,  religiosos o políticos que mantienen posiciones internacionales. La Democracia Representativa es la primera víctima cuando se agudizan las tensiones sociales y el sistema reacciona represivamente para mantener el orden establecido.





La pérdida de conquistas históricas de los trabajadores, las relaciones de abuso de  grandes corporaciones a los consumidores, la persecución soberbia al sindicalismo, la mercantilización de todos los espacios de la sociedad, la concentración de la riqueza, los movimientos migratorios para procurar a los grupos mano de obra barata, la desprotección social que ha generado el modelo globalizado , han producido una oleada de movilizaciones que ha ido en una escalada que ha jaqueado la democracia representativa y frente a esto  la superpotencia militar occidental  y los intereses multinacionales que funcionan en torno a ella, han comenzado a tirar líneas que podrían significar una vuelta atrás, a períodos de autoritarismo o dictaduras.





Sin embargo, se debe cuidar en el análisis la visión maniquea que plantearía una ramplona diferenciación entre bandos, atribuyendo las virtudes al propio y los defectos al adversario. Por bien intencionado que sea el discurso de los actores políticos y sociales, siempre se corre el riesgo de que puedan ensuciarse con acciones de corrupción que desprestigien la idea que defienden como daño inmediato, llegando a causar debacles políticas, como fuera la caída de los muros y de los socialismos reales que se consideraron perpetuos por 7 décadas. En tal sentido, interpretar los movimientos sociales, sin anotar que también pueden ser  objeto de penetración, infiltración o corrupción, sería pecar de ilusos. El hombre es una criatura corrompible y de allí el adagio de que cada quien tiene su precio. La única forma de contrarrestar esta tendencia negativa,  conocida y practicada por democracias más maduras, es la transparencia de los actos públicos, la fiscalización de la prensa libre, la desconcentración del poder, sacándole al centralismo sus monopolios para potenciar la soberanía popular en los espacios locales.







Un Estadista debe actuar en política con un liderazgo legitimado por el sufragio y por la sintonía fina con los desafíos de su tiempo. En los actuales escenarios se nota el agotamiento de un modelo global que ha favorecido la tesis de crecimiento primero y del reparto después “en la medida de lo posible”. Gran falacia que ha generado un consumismo irracional y depredador de unas minorías, con enormes contingentes humanos pagando el costo de ese  crecimiento cortoplacista y millones de personas marginadas, sin pertenencia alguna, observando la opulencia al otro lado del barrio, mientras la miseria profunda se apodera de sus espacios y esperanzas. Generoso  caldo de cultivo para estallidos de anarquismo y violencia irracional, para que cunda la destrucción de los símbolos, de lo que conforma el patrimonio elemental de las familias, como son sus casas, automóviles  y pertenencias. Todo queda en riesgo de calamidad, como si fuésemos empujados a la guerra y el caos.













La caldera social ha comenzado  a agitarse en forma exponencial, quizás no tanto en Chile, pero sí en el mundo y, mirando las características de nuestra posición internacional, cualquier convulsión en el planeta, de alguna forma nos impactará con mayor fuerza. Es el momento de pensar en ampliación en serio  de la plataforma productiva, en frenar el consumismo y las importaciones de consumo, de prepararnos para las vacas flacas a nivel global. De cuidar nuestra integridad territorial y de ser racionales y selectivos en materia migratoria. Abrir los espacios al cambio, deponiendo dogmatismos es lo que un Estadista con mayúsculas debe ofrecer a Chile, como decía Winston Churchill “sólo puedo ofrecerles sangre, sudor y lágrimas”.



Periodismo Independiente, 22 de junio de 2013.  @hnarbona en Twitter.scribe aquí tu artículo

Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Medios de Comunicación   ·   Política   ·   Democracia   ·   Movimientos Sociales   ·   Globalización

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17665 publicaciones
4515 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora