Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Psicología   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Cultura   ·   Trastorno de Personalidad   ·   Psicoterapia   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Psicopatología



Independiente; síntesis de un descalabro


Inicio > Deportes
19/06/2013


1171 Visitas



¿Cómo se analiza el descenso de Independiente? Iremos por la corriente lógica, si de 113 partidos ganaste 29, las explicaciones matemáticas resultan exiguas. Por más que apretemos con fuerza los números de la calculadora el resultado dirá lo mismo.


 En la competencia te ganaron Argentinos, Rafaela, San Martín de San Juan, Quilmes, ¿cómo fue que pasó, Independiente? ¿Hubo subestimación? Podríamos terminar la crónica de esta manera pero hay, como en todo proceso, mucha más tierra para escarbar y culpables para apuntalar y no olvidar. Esta nota persistirá en el tiempo aunque sea en la página 124 de Google, en la vorágine informativa del hoy debe haber espacio para la memoria. Independiente sufrió un período paulatino de desmantelamiento futbolístico e institucional que tienen responsables con nombres y apellidos, las Comisiones Directivas comandadas por Julio Comparada y Javier Cantero. Comparada, su impronta de empresario exitoso, cual Macri en los 90, que traería panaceas incalculables a Independiente terminó siendo un cúmulo de mentiras, un estadio no concluido, con enormes falencias y una habilitación del mismo que resulta irrisoria. Cualquiera que fue a la cancha de Independiente sabe de lo que estoy hablando. Millones y millones de dólares por las ventas de Agüero, Ustari y Denis, promesas incumplidas, una descapitalización sonante que afectó, más allá de alguna primavera como lo fue la Copa Sudamericana 2010, la estructura futbolística en toda la pirámide. Divisiones inferiores desatendidas, que supieron ser de elite, otra faceta del llamado Orgullo Nacional, mínima detección de talentos y abonar, abonar y abonar contratos onerosos de jugadores que venían y así se iban, aumentando el déficit económico y deportivo. Grupos inversores, empresarios, representantes, todos chochos con la billetera rellena mientras el club raquítico socavaba su propia fosa. Pasó en River, San Lorenzo, Independiente y seguirá ocurriendo. En Independiente existió la unión inherente con la Barra, a la cual le sirvieron en bandeja todo el poder para su uso irrestricto en las instalaciones del club, con prebendas, arreglos y dinero, mucho dinero, a cambio de respaldo en la tribuna, a cambio de callar el vaciamiento. Gente que no le interesaba Independiente, sólo era el conducto para recaudar.

 

Como el tiempo no es simultáneo, la dura herencia recibida por Cantero, una grave crisis económica e institucional de la gestión Comparada se vio implicada por la pésima política de contrataciones, avalada por el entonces entrenador Cristian Díaz, realizadas bajo el ala de Cantero. De la escasez monetaria se reduce la amplitud de opciones y las prioridades van mermando, no hay dinero para convencer figuras y uno va corriendo hacia el outlet persignándose en encontrar algo decente. En la pobreza se eligió peor. Se habló sobre la experiencia de los futbolistas como un basamento en la obtención de puntos, en una temporada que como mínimo el club tenía que sacar más de 55 puntos. Cantero dijo que si Independiente no llegaba a los 60 tenía que descender. La cifra se clavó en 38. Los apellidos que llegaron como Zapata, Santana, Rosales, Leguizamón, Vargas, Morel y Tula, éstos tres últimos con rendimientos más acordes, no superlativos, a lo que se esperaba. El resto pasó más tiempo en kinesiología que en el campo de juego. Para el verano, con dos opciones solamente se trajo a Daniel Montenegro y aun ignoto colombiano Juan Caicedo, de pobrísimo nivel. Se lo trajo de última, para ver si salía el tiro del final. Ni eso. Los futbolistas que ya estaban en la institución como Ferreyra, Battión, Farías, Tuzzio y Navarro se vieron envueltos en un bajón en su rendimiento del que no hubo escapatoria y hoy se van por la puerta de atrás, de la peor manera. Refuerzos que no funcionan, las propias fuerzas tampoco, la tercera pata significó dar pista a los chicos, los que finalmente pusieron la cara en este momento, los menos responsables pero que se llevan los flashes alarmantes, las lágrimas, el dolor interno que no se borrará así porque sí. Villalba, Trejo, Godoy, Eloy Rodríguez, Monserrat, Pizzini, Diego Rodríguez, entre otros salieron a la palestra, con equivocaciones y virtudes pero desde el rol de la entereza, valiosa sí las hay.

 

Cantero ahondó hasta lo que pudo en su lucha con los barras. Sus pares lo dejaron solo, el Gobierno también, nadie quiere erradicar nada cuando hay intereses que se tocan. Mano de obra cara, que apremia si no hay réditos pero tan necesario en tiempos eleccionarios y en lo que no. Tuvo que pactar, despedir a Florencia Arietto, decir que no quería que la cancha fuese una iglesia, negociar en la derrota, en la ignominia, en el peor tipo de negociación, tirado al piso, golpeado. ¿Cómo hacer para llevarse una migaja? Imposible, tiene que agradecer que todavía está vivo. La situación deportiva se desmadró, Garnero, Mohamed, Ramón, Díaz, Gallego y Brindisi, éste último tan cómodo desde su sillón televisivo pero que salió eyectado hacia Avellaneda cuando nadie, pero nadie quería agarrar este fierro caliente que ya transpiraba segunda categoría. La B Nacional será la travesía que deberá encauzar el actor Independiente. No sencillo, no simple pero la realidad es una sola y hay que caminarla con la sapiencia que supo gozar el Rojo en otros tiempos. No por nada llegó a ser un club modelo en Argentina, la envidia de ajenos, admirados por el caudal de fútbol que derramaba la mitad de Avellaneda.

 

Independiente es una porción ineludible del fútbol argentino. Erico, De la Mata, Bochini, Grillo, Bertoni, Marangoni, Agüero, Milito y nos pondríamos renglones y renglones manifestando la grandeza de un equipo que no mancha su historia por este traspié deportivo. La historia está escrita pero debe seguir escribiéndose a mano alzada, en comenzar el operativo retorno desde el vamos, ahora, con la participación activa de los socios que no deben esconderse ante esta adversidad y ellos, los no pagos, los que no se venden al mejor postor, los que sufrieron la pérdida de categoría en la piel, deben ser partícipes en la reconstrucción de Independiente, inmediata en tiempos. Independiente no puede despedazarse por otros. 



Etiquetas:   Fútbol

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18751 publicaciones
4729 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora