El fin del Zapaterismo, no del socialismo

El pueblo ha hablado y ha decidido por una aplastante mayoría otorgarle la gestión de una gran parte de los gobiernos autonómicos y municipales al Partido Popular. Puede que muchos de aquellos que han votado al PP lo hayan hecho por pura convicción ideológica, sin embargo es bastante fácil adivinar que, aunque las elecciones tenían como objetivo renovar los ayuntamientos y los parlamentos de 13 autonomías, un porcentaje nada despreciable de los votos recibidos por el PP han sido votos de castigo al PSOE. Ahora, con estos resultados, se abre la pregunta de si tiene sentido que Zapatero siga emprendiendo cualquier tipo de iniciativa política hasta las elecciones de marzo cuando en la mayoría de las autonomías y municipios gobierna el PP.

 

. Puede que muchos de aquellos que han votado al PP lo hayan hecho por pura convicción ideológica, sin embargo es bastante fácil adivinar que, aunque las elecciones tenían como objetivo renovar los ayuntamientos y los parlamentos de 13 autonomías, un porcentaje nada despreciable de los votos recibidos por el PP han sido votos de castigo al PSOE. Ahora, con estos resultados, se abre la pregunta de si tiene sentido que Zapatero siga emprendiendo cualquier tipo de iniciativa política hasta las elecciones de marzo cuando en la mayoría de las autonomías y municipios gobierna el PP.
Es evidente que el triunfo del PP ha sido tan brutal como estrepitoso el fracaso del PSOE. Por eso, es absolutamente lógica la alegría del PP y de sus votantes. La alternancia política es algo positivo en un sistema democrático, aunque en muchas comunidades gobernadas por el PP la gestión ha sido tan nefasta como la del propio gobierno central. Sin embargo, no deberían los populares dejarse llevar por esa embriaguez de los resultados para no cometer de ese modo errores que luego critican en otros. Por ejemplo, ya he leído por ahí las palabras de algún iluminado dirigente del Partido Popular diciendo que los resultados obtenidos eran la muestra de que el socialismo había fracasado. Eso, sin lugar a dudas, es una estupidez absoluta. Y no lo digo porque el PSOE no haya fracasado escandalosamente en su política, sino porque el PSOE de hoy en día puede ser de todo menos socialista. Se podría decir, en cambio, que el “zapaterismo” –esa corriente pseudo filosófica de pequeños burgueses cuya única exigencia es la obediencia debida a su amo- ha fracasado. Y es que si al PP le queda un duro trabajo por delante para demostrar que son capaces de levantar el país y generar empleo –al tiempo de atajar la corrupción y fomentar una democracia real- , al PSOE le queda también una dura tarea para limpiar el partido de gente sin ideas y realizar una revisión ideológica de sus principios. Porque este PSOE de Zapatero ha desvirtuado por completo los principios fundamentales del socialismo. Por eso, Zapatero y los seguidores de su alocada política han sido los responsables directos del fracaso de muchos de sus representantes que sí lo estaban haciendo bien en sus respectivos ayuntamientos. Es lo malo que tiene la obediencia debida o la dictadura partidista.

Es evidente que hoy en día, donde lo verdaderamente global es el poder de los mercados financieros y el secuestro o sumisión de la ciudadanía y de los gobiernos a su poder, no se podría hacer un socialismo puro. Sin embargo, sí se pueden hacer políticas socialistas. Y esas políticas no consisten precisamente en llenar al país con prestaciones sociales absurdas, ni en palabrería barata y carente de sentido, ni tampoco en repartir la pobreza, sino en hacer un reparto justo de la riqueza generada. Tal vez por eso, muchos socialistas de pensamiento están descontentos con este nuevo PSOE de nuevos ricos y de pensamiento único que parece hundirse en su propia inmundicia ideológica, porque pueden entender que sea difícil aplicar según qué políticas, pero lo que no aceptan es a encantadores de serpientes que alaban a la escuela pública y luego llevan a sus hijos a un colegio privado que cuesta la friolera de 1200 euros al mes.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales