Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Sociedad   ·   Trabajo   ·   Innovación   ·   Vida   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Salud Pública



Levantarse


Inicio > Política Nacional
12/06/2013

886 Visitas



En España, efectivamente, se pasa hambre. Cada día los periódicos reflejan las necesidades y la  deficiente alimentación que desafortunadamente padecen algunos niños de nuestro país. Es cierto. Negarlo sería caer en el cinismo. Pero también es cierto que en España la gente sigue consumiendo, sigue con su vida, quizás más austera sí, pero seguimos intentando disfrutar de la vida. No hay más que salir un sábado noche a cenar para comprobar que los restaurantes siguen llenos, que algunas joyerías apenas notan la crisis y que ciertos servicios se mantienen como si nuestros datos de deuda y prima de riesgo fueran los de hace 10 años. Por ello,  se hace necesario tomar perspectiva y quitarnos esa imagen, que como país, no nos benéfica. Desde fuera perciben una situación surrealista de España, que no ayudan propuestas como las aportadas por Merkel y Alemania de trasladar a su país estudiantes de formación profesional para que tengan un trabajo. No. Nuestro país, siempre de luchadores incansables y de emprendedores natos,  tiene que demostrar que somos muy capaces de levantarnos. De luchar con todas nuestras fuerzas por salir adelante, por reciclarnos, por aprovechar el  capital humano que poseemos y su inestimable experiencia. Y para ello, nuestro Gobierno debe acompañarnos. La nueva ley de emprendimiento empresarial es una muestra de ello. El pacto entre Gobierno y oposición para trasladar una política común ante Europa que nos sitúe como obedientes pero  no sumisos ante una política que instituciones como el FMI ya han reprobado. Ahora resulta que se han equivocado. Ahora.  Esta semana, de visita oficial por nuestro país, se ha puesto de relieve las medidas que ha tomado el Gobierno japonés para salir de la profunda depresión y deflación que llevan sufriendo años. Su legislación laboral estricta así como su propia cultura ha dificultado quizás los pasos que ahora sus dirigentes – entre ellos el avezado y valiente Kuroda  (dirigente del Banco Central  de Japón) – se han atrevido a dar. Porque está claro que hay que promover aquello que es la verdadera riqueza de un país: su capital humano, sus trabajadores, el empleo. Yo creo que vamos por el buen camino. Pero aún queda mucho por recorrer. Y para recorrerlo, sólo un consejo: la comunicación y la explicación de las medidas que se toman es fundamental. La gente debe entender qué se hace y  porqué se hace.




Etiquetas:   Política   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19546 publicaciones
4885 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora