El Síndrome de Alienación Parental (SAP)

Cada vez son más los padres y madres angustiados porque su separación está

 

. En los últimos años las separaciones

conflictivas han dado origen a un grave problema: el Síndrome de Alienación

 Parental (SAP).

El Síndrome de Alienación Parental o SAP se produce cuando en los procedimientos de separaciones o divorcios contenciosos, uno de los progenitores  -normalmente el custodio- transforma la conciencia de sus hijos y/o hijas, les “lava el cerebro”, para impedir, obstaculizar o destruir los vínculos con el otro progenitor. Se crea tal desorden en los hijos y/o hijas, que estos desprestigian  al otro progenitor sin justificación.

Entre los comportamientos y estrategias que se utilizan por parte de uno de los progenitores para romper los vínculos de sus hijos y/o hijas con el otro progenitor, se encuentran:

 

  • Negarse a  pasar las llamadas telefónicas a los/as hijos/as.
  • Organizar actividades con los/as niños/as durante el periodo que el otro progenitor debe ejercer su derecho de visita.
  • Presentar a un nuevo cónyuge a sus hijos/as como su nueva madre o su nuevo padre.
  • Interceptar el correo y los paquetes enviados a los/as hijos/as.
  • Desvalorizar e insultar al otro progenitor delante de los/as hijos/as.
  • No informar al otro progenitor de las actividades en las cuales están implicados los/as hijos/as (partidos deportivos, actuaciones teatrales, actividades extraescolares, etc.)
  • Hablar de manera descortés del nuevo cónyuge del otro progenitor.
  • Impedir al otro progenitor ejercer su derecho de visita.
  • “Olvidarse” de avisar al otro progenitor de citas importantes (dentista, médico, psicólogo, etc.)
  • Implicar a su entorno (su madre, su nuevo cónyuge, hermanos, etc.) en el “lavado de cerebro” de los/as hijos/as.
  • Tomar decisiones importantes a propósito de los/as hijos/as sin consultar al otro progenitor (elección de la religión, del colegio, de las actividades extraescolares, etc.)
  • Cambiar (o intentar cambiar) los apellidos o nombres de los/as hijos/as.
  • Impedir al otro progenitor el acceso a los expedientes escolares y médicos de los/as hijos/as.
  • Irse de vacaciones sin los/las hijos/as y dejarlos con otra persona, aunque el otro progenitor esté disponible y dispuesto a ocuparse de ellos/ellas.
  • Decir a los/as hijos/as que la ropa que el otro progenitor les ha comprado es fea y prohibirles ponérsela.
  • Amenazar con castigo a los/as hijos/as si se atreven a llamar, a escribir o a contactar del modo que sea con el otro progenitor.
  • Reprochar al otro progenitor el mal comportamiento de los/as hijos/as.  
rocioriverolopez@gmail.com

https://www.facebook.com/RocioRiveroLopezUnaMiradaPsicologica

https://twitter.com/rocio16rivero

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales