Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Poeta   ·   Biografía   ·   Reseña   ·   Educación   ·   Transformacion Digital   ·   Mutación Antropológica



¿Qué país dejaremos a nuestros nietos?


Inicio > Política Nacional
08/06/2013


996 Visitas



Frente al planteamiento de sustentabilidad y en el marco pragmático de ser un país con mejor calidad de vida, aparece la pregunta transversal para todos los presidenciables. ¿Cuál es su compromiso real con el Chile de mañana? ¿Qué medidas debemos tomar hoy para que no reciban las futuras generaciones una tierra arrasada?


 

 

Esta semana irrumpió en el debate Alfredo Sfeir, Economista, que declaró haber trabajado por 30 años en el tema Medio Ambiente en el Banco Mundial, candidato presidencial por el Partido Ecologista. En diferentes entrevistas Sfeir presentó claramente su visión de país, donde se combine crecimiento con sustentabilidad. Explicó la necesidad de sincerar los costos del modelo extractivo que estamos viviendo, el cual socializa los costos sociales y ambientales para vender a “precios competitivos”, hipotecando el futuro de nuestros nietos y sus futuros nietos, vale decir, agotando la naturaleza preciosa que tuvo Chile pero que está siendo depredada por el cortoplacismo codicioso que apunta a ganancias máximas y rápidas.

 

Frente al planteamiento de sustentabilidad y en el marco pragmático de ser un país con mejor calidad de vida, aparece la pregunta transversal para todos los demás presidenciables. ¿Cuál es su compromiso real con el Chile de mañana? ¿Qué medidas debemos tomar hoy para que no reciban las futuras generaciones una tierra arrasada?

 

Con la cabeza baja, calculadora en mano, mirando los escenarios inmediatos, los políticos adolecen de esta capacidad de pensar con criterio de Estado, avizorando nuestras debilidades y las amenazas que acechan desde el punto de vista político, económico, geopolítico, energético, alimentario, ambiental y social. Seguir hacia el desarrollo es mucho más que crecer, es mejorar las condiciones de vida, emparejar la cancha de las oportunidades, eliminar el uso de transgénicos, desconcentrar la riqueza, fortalecer las regiones, detener el crecimiento irracional de la megalópolis de Santiago. 

 

Es inhumano y perverso seguir matando tierras agrícolas para llenarlas de concreto, es inviable vivir en ciudades colapsadas en el tráfico, contaminadas por el smog, con las personas enfermando, con el Estado incapaz de atender la demanda de esos enfermos, en definitiva, envileciendo la ciudad con el stress y la depresión, con las drogas y el alcohol enseñoreándose de los barrios desprotegidos. Un cuadro que parece ser apocalíptico y detonante de erupciones sociales insospechadas. La caldera no resiste más presión, es preciso un Estado que sea capaz de fijar políticas públicas que reorienten al país hacia senderos de humanidad y soberanía económica.

 

La dependencia de lo global nos ha enclavado en lo extractivo, exportando materias primas que compra principalmente el imperio chino y esto es frágil. Necesariamente se debe ampliar la plataforma productiva, generar más innovación, inteligencia y emprendedores jóvenes que generen empresas nacionales, muchas pymes que agreguen valor a los productos. Países como Brasil han buscado precisamente este equilibrio entre su economía interna y los espacios globales, sin escatimar en protección y subsidios a sus empresas emergentes, colocando reglas claras a las multinacionales. Es un camino sinuoso que se debe caminar con consensos de largo plazo. Se debe reformar, corregir o reemplazar la institucionalidad, pero el sentido común marca que debe haber cordura para lograr esas reformas, sin debilitar al Estado en el contexto de sus vecinos y el mundo. Hay que desmantelar mentiras instaladas por el stablishment, como aquélla que dice que si suben los impuestos o el royalty las empresas internacionales se irían de Chile. Si se piensa en sustentabilidad, se les debe cobrar los costos ocultos que nos cargan a los chilenos actuales y las generaciones venideras.

 

Alfredo Sfeir ha provocado esta conversación transversal y nadie se ha atrevido hasta ahora a descalificarlo como talibán ambiental. Él ha invitado a escuchar qué país queremos los chilenos. Se aprecian coincidencias con Franco Parisi que en materia energética ha dicho no Hidroaysén y ha propiciado las estaciones de pasada y las energías renovables. Ideas muy parecidas en materia de cambios, pero expresadas en este caso desde la academia y  la juventud. Del mismo modo, Tomás Jocelyn Holt, Marcel Claude y Marco Enríquez Ominami, muestran coincidencias de diagnóstico y coinciden en una visión de humanismo y progreso social centrado en las personas. 

 

¿Sería posible resignar pretensiones personales o partidarias y sentarse a conversar? ¿Podría haber vasos comunicantes para construir una tercera posición para noviembre, generando gobernabilidad? ¿Habría espacio para conversar una alianza que canalice las energías hacia un único candidato presidencial tercerista que tenga opción real de pasar a segunda vuelta?

 

Lo que digo es muy difícil si entendemos que  los poderes fácticos practican el dividir para reinar. El punto, por lo mismo, puede sonar utópico, pero, si se piensa en grande, si se piensa en largo plazo, aprecio que habría voluntades dispersas que pueden mejorar la política y legitimar la institucionalidad, sin traumas, con una mayoría que se concentre en el futuro, sin lastres del pasado, y que demuele a través del sufragio el binominalismo. De esa alianza tercerista bien podría surgir una bancada parlamentaria – y para esto hay tiempo aún-  que permita realizar los cambios con un consenso básico: generar país pensando en nuestros nietos.



Periodismo Independiente, Junio, 8, 2013.

 

@hnarbona en Twitter



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Medio Ambiente   ·   Sustentabilidad   ·   Partidos Políticos

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17893 publicaciones
4573 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora