Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Sociedad   ·   Emigración   ·   Utopias   ·   Valores   ·   Política



El pragmatismo presidencial en contra de Granier.


Inicio > Política Nacional
27/05/2013

851 Visitas



Confesiones.


 

Hasta ahora el Presidente de la Republica Enrique Peña Nieto, ha demostrado ser congruente con una línea definida en sus decisiones políticas,  evidentemente inspirado en un pragmatismo funcional.

Hay un importante número de ejemplos que sustentan su teoría del ejercicio político del poder, en ninguno de esos casos ha prevalecido una relación de tipo personal, por encima del interés superior del régimen.

Escogió a Eruviel Ávila como su sucesor en la gubernatura del Estado de México, porque era este quien le garantizaba el triunfo, no porque fuera su incondicional, en vez de optar por su primo Alfredo del Mazo, con quien tenía un añejo compromiso familiar.

Removió a un muy cercano Humberto Moreira de la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del Revolucionario Institucional, a raíz del escándalo correspondiente al sobre endeudamiento de las finanzas del gobierno de Coahuila.

Envió a Ivonne Ortega a la Secretaria General del partido y no a una secretaria de estado, a pesar del enorme afecto que le profesa, por la forma tan cuestionada en que Ortega Pacheco culmino su administración gubernamental en Yucatán.

Recientemente removió a Humberto Benítez Treviño de la Profeco, como resultado del escándalo mediático, producto de los actos de prepotencia de su hija, al clausurar un restaurante porque no le asignaban la mesa que quería.

Para el Presidente Peña Nieto, Humberto Benítez había sido un mentor a quien respetuosamente se refiere como maestro, aun así no quedo más remedio que separarlo del cargo, precisamente en un ejercicio de congruencia.

En campaña por la presidencia, Peña Nieto acoto que como presidente no tendría amigos, por supuesto que la afirmación se refiere a un comportamiento político que prevalece sobre el tema personal.

Usando estos antecedentes como referencia, necesariamente habrá que esperar una conducta similar en torno de la situación del ex Gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo.

Independientemente de que el actual mandatario tabasqueño Arturo Núñez Jiménez, desde que tomo posesión del cargo, señalo los millonarios desfalcos efectuados por Granier y ordeno una investigación al respecto, dos sucesos que nada tienen que ver con esa indagatoria, pusieron esta circunstancia en la mayor exposición posible, que rebasan y por mucho el ámbito de esa entidad.

Por supuesto nos referimos a la grabación en la que el ex Gobernador, pasado de copas como el mismo lo reconoció posteriormente, presumía de sus viajes al extranjero, gastos y caprichos por adquirir ropa muy costosa.

Y adicionalmente el cateo a una propiedad de su ex tesorero, José Manuel Sainz Pineda, mediante el cual se encontraron ochenta y ocho millones y medio de pesos en efectivo.

Ambas situaciones provocaron que los actos de corrupción de la administración de Granier, dejaran de ser como decíamos anteriormente, un asunto local de Tabasco, para convertirse en un tema de interés nacional.

Más aun cuando hay elecciones próximas en catorce entidades federativas, lo que además pone las cosas en otra perspectiva, porque no se puede negar que estos hechos tengan influencia eventualmente, en el sentido del voto en esos comicios.

Porque independientemente del curso que sigan las investigaciones y lo que se determine como resultado de las mismas, este ya es un asunto de percepciones y reacciones en consecuencia de las mismas.

Es decir, si Granier no es encontrado culpable de nada y no es castigado, naturalmente habrá una sensación de impunidad, por otro lado si lo es, eso según algunos puntos de vista es negativo para la imagen del Revolucionario Institucional.

Sin embargo tampoco se puede descartar que una acción de la justicia en contra de Andrés Granier, sobre todo atendiendo a los antecedentes del comportamiento y estilo del Presidente, pueda resultar benéfica al PRI.

Porque si se actúa contra Granier, no necesariamente desde el punto de vista de la investigación judicial, sino de la percepción colectiva en cuanto al desfalco en contra de las finanzas estatales y su comportamiento personal, se descarta la sensación de impunidad.

El mensaje sería muy claro y contundente en ese sentido, porque el Presidente Peña estaría estableciendo una vez más, que no va a permitir estos abusos, que en su régimen el priismo tendrá que comportarse, de acuerdo a un marco referencial muy estricto.

De tal suerte que la plataforma política se encaminara a un compromiso en contra de la corrupción y la impunidad, que no es necesariamente un mal que solo aqueje al priismo.

No olvidemos que la semana pasada se giro ya una orden de aprehensión en contra de Luis Armando Reinoso Femat, ex Gobernador panista de Aguascalientes por un desfalco mayor a los cien millones de pesos.

Desde ese punto de vista, llamar a cuentas a Granier, en vez de convertirse en un negativo, bien puede verse como un acto de congruencia, una imagen muy favorecedora en contra de la corrupción.

Hasta donde se sabe la relación personal entre el Presidente Peña Nieto y Andrés Granier, no va más allá de lo institucional, por tanto y como ha sucedido en otros casos donde si la ha habido, no habría porque pensar que el ex Gobernador tabasqueño tenga ninguna protección especial.

En ese caso, el Presidente estaría confirmando que el suyo si es un nuevo PRI, al menos en lo que respecta a la corrección de comportamientos inadecuados y eso naturalmente que puede ser muy rentable electoralmente.

Ahora bien, definitivamente en esta situación algo tendrá que hacer la justicia federal, porque lo peor sería intentar dejar pasar la oportunidad, apostar por el olvido y que con ello no hubiera influencia electoral.

Porque como mencionábamos, ya no se trata solo de procedimientos legales engorrosos, sino de percepción y esa tiene un peso mucho más grande que cualquier otra consideración o estrategia.

Siendo así, seguramente en el círculo rojo del régimen se está analizando como proceder, porque  por sus características y la exposición mediática del tema, este ya acaparo toda la atención nacional y de seguir así, se les puede salir de control.

Habrá que esperar, sin embargo parece inminente que el pragmatismo presidencial se enfile sobre Granier y todo lo que representa, por cuestión de orden e imagen y finalmente por su influencia en los procesos electorales, se trata de la capacidad de revertir una situación contraria para volverla favorable

 

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Política   ·   Gobierno

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18438 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora