Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Fake News   ·   Crisis Económica   ·   Posverdad   ·   Economía   ·   Sociedad   ·   Humanidad   ·   Pandemia   ·   Colombia



1 seguidores

Pero… ¡qué hipócritas!


Inicio > Ciudadanía
26/05/2013

1005 Visitas



“El caradura se la pasa diciendo que el otro vecino es un chanta, y viene y me propone que compartamos el cable…”. 








“Vive criticando a sus hermanos porque malcrían a sus hijos, pero al suyo no le pone ningún límite.”







“Sí, es verdad: no lo puedo ni ver. ¡Pero mirá si me iba a perder la oportunidad de ir a comer y chupar gratis a su fiesta!”







“Te quejás de que hace tiempo que no te llamo, pero vos tampoco me llamaste…”







·         Jóvenes que critican la calidad de la enseñanza, pero en vez de buscar métodos para un mejor aprendizaje para sí mismos se pierden en la mediocridad de echarle la culpa al sistema.

·         Empleadores que exigen excelencia a los empleados, pero ni siquiera les ofrecen lo más básico: un registro en blanco.

·         Individuos que condenan al estafador, pero cada vez que pueden se ausentan de su trabajo inventando un percance o presentando un certificado médico fingido.

·         Padres que lloran porque no les alcanza la plata para medicamentos, vestimenta o útiles escolares de sus hijos, pero no resignan un atado de cigarrillo ni una botella de gaseosa, vino o fernet.

·         Personas que se sorprenden de ver los casos de violencia en los noticieros, pero les pegan a sus hijos -o parejas- cuando cometen un error o se atreven a estar en desacuerdo. Ni hablar del maltrato a sus mascotas.

·         Seres humanos que repudian la discriminación a viva voz, pero insultan o descalifican con expresiones como “negro de mier” y “mogólico” -entre otras- o apoyan la explotación de extranjeros en nuestro país bajo condiciones paupérrimas de trabajo.

·         Ciudadanos que se quejan constantemente de la inoperancia y la impunidad de los funcionarios, pero eligen no ir a votar aunque sea obligatorio, y mucho menos intentan interiorizarse y participar en aquellos temas que tanto les afectan.







Decir una cosa y actuar de una manera diferente -e incluso opuesta- a lo que decimos o sentimos nos convierte en hipócritas. Replicar desde nuestros actos aquella postura que criticamos fuertemente nos convierte en hipócritas.







¿Lo opuesto a la hipocresía? La sinceridad. Y, yendo un poquito más allá, la coherencia: actuar en consecuencia a lo que profesamos, a lo que sentimos… que cada una de las acciones que llevamos a cabo sean resultado de una postura asumida frente a una situación dada. Decir una cosa -siempre y cuando la consideremos válida, y no una mentira- y que nuestros hechos sean acordes a eso que expresamos.

Las motivaciones de la hipocresía pueden ser diversas: inseguridad, que nos lleva a ocultar eso que tememos que no sea aceptado y demostrar aquello que suponemos que sí será avalado socialmente; poca autocrítica, ya que es más fácil criticar al vecino antes que al espejo; comodidad, para evitar tener desencuentros con un otro -a pesar de que internamente estamos totalmente en desacuerdo-; desconfianza hacia el otro, suponiendo que su respuesta a nuestra sinceridad puede afectar nuestros intereses familiares, laborales o particulares.

Y así, numerosas razones. Desde casos más sencillos a más complejos. Desde situaciones puntuales a cuestiones cotidianas: el nivel de hipocresía es otra característica que nos define como sociedad.

Siempre tenemos más de un camino: ser hipócritas, ser indiferentes, ser coherentes, ser cómplices... Aún más, siempre -salvo graves casos de sometimiento- tenemos la posibilidad de elegir qué camino tomar: nadie nos obliga a hacer lo que no queremos hacer. Somos 100% responsables de nuestras elecciones.

Nadie nos obliga a ser lo que no queremos ser.







 

 

Editorial de 1450 msnm - Periódico de altura (Tw: @1450msnm - Fb: 1450 msnm) 

del día 30 de abril de 2013



 



Etiquetas:   Discursos   ·   Discriminación   ·   Respeto   ·   Comportamiento Social

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19510 publicaciones
4881 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora