Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Sociedad   ·   Filosofía Social   ·   Foro Económico Mundial   ·   Planeta Tierra   ·   Economía Azul



15 seguidores

Marca España


Inicio > Política Nacional
26/05/2013

1041 Visitas



Diego Martínez Santos es un joven español que tiene un contrato de tres años con el Instituto de Física de Partículas de Holanda, una de las mejores instituciones de Europa en este campo. Sin embargo, Diego Martínez quería volver a España. Lo intentó gracias al programa Ramón y Cajal, que busca revertir la “fuga de cerebros” trayendo de vuelta a los mejores talentos científicos en el extranjero. Sin embargo, la comisión de “expertos” de este Programa le denegó su solicitud porque, al parecer, su currículum no estaba a la altura. Pero como la estupidez siempre queda al descubierto, ese mismo día, la Sociedad Europea de Física le otorgó a Diego el premio al mejor físico joven de Europa en reconocimiento a su trabajo en el experimento LHCB del Gran Colisionador de Hadrones en el CERN de Ginebra. Está claro que con decisiones tan encontradas, alguna de las instituciones ha pecado de soberana estupidez. Tras conocerse la noticia, muchos medios de comunicación lo llevaron a sus portadas y miles de personas se echaron las manos a la cabeza. Sin embargo, la sorpresa no debería ser tanta. En nuestro país, la valoración profesional poco tiene que ver con el trabajo o los estudios, ya que lo que prima es el compañerismo mal entendido y el ser un cachondo y un fiestero. Como señalaba Juan José Saborido Silvia, coordinador del Grupo de Altas Energías de la Universidad de Santiago, donde Diego realizó la tesis, “una persona con una reputación seria en Europa no se valora en España”. Y es que, a pesar de nuestra sorpresa, los datos hablan por sí solos. En España, el 45,9% de los ciudadanos mayores de 18 años que han participado en un estudio de la Fundación BBVA ha sido incapaz de nombrar a un científico. Ni vivo ni muerto. Ni español ni extranjero. En Dinamarca, la cifra sólo llegó al 14,7%, mientras que en Italia, la subcampeona del desconocimiento, la cifra alcanzó el 30,5%. En otro estudio de la misma fundación –donde España siempre queda en último lugar- que consistía en un sencillo test de veinte sentencias, el 65% de los españoles creía que los tomates que come no tienen genes, y que el efecto invernadero está causado por la energía nuclear. Hace poco más de un par de años, el programa El Intermedio de La Sexta envió a una de sus reporteras a la calle para preguntar a la gente qué sabían de España. Algunos de los encuestados aseguraron que la bandera española tenía ni más ni menos que tres colores; el rojo, el amarillo y el morado. Otros encuestados no supieron responder a la pregunta de quién era el jefe de Estado español y mucho menos cuántas comunidades autónomas forman España. En el colmo de la incultura, los encuestados tampoco supieron decir quiénes habían sido los presidentes españoles durante la democracia, y eso que son pocos. En otras muchas y diversas encuestas realizadas, también se ha comprobado que los españoles no conocen el nombre de sus premios Nobel, ni saben lo que es la Armada Invencible, ni saben el año del descubrimiento de América. Tampoco conocen a Antonio López ni a Góngora ni a Albéniz ni a Sorolla ni a Miguel Hernández ni a Joaquín Rodrigo, ni saben encuadrarlos en ninguna disciplina y mucho menos el nombre de algunas de sus obras. Sin embargo, el ciudadano español medio sí conoce a Belén Esteban, y a Miriam, y a Pipi, y a la Campa. Del mismo modo, también saben decir el nombre de todos los jugadores del Real Madrid o del F.C. Barcelona, o el nombre de alguno de los concursantes de Gandía Shore, Gran Hermano, Mira quién salta o de Hombres y mujeres y viceversa. Y es que la verdadera “Marca España” es la incultura. Pero, en el colmo de la estupidez, en vez de avergonzarnos e intentar mejorar, nos jactamos de ello.








Etiquetas:   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18838 publicaciones
4741 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora