Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Pandemia   ·   Estados Unidos   ·   Poesía   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Reseña   ·   Escritores   ·   Paz Social   ·   Lectura



Tampón botellón


Inicio > Ciudadanía
24/05/2013

1205 Visitas



 Por muy absurdo que parezca el novedoso método para aturdir la razón, al menos se demuestra que cualquier estupidez es posible en la vida. Confieso que me gustaría poner cara e imagen a la ingeniosa mente que ha dado con la uterina fórmula de tan sorprendente gilipollez. Lo más triste de estas patéticas novedades que nos llegan del exterior es que, por muy lerdas, dañinas e insensatas que sean, siempre hay grupos de jóvenes que las adoptan y las practican como últimos recursos de diversión. Acogen la insólita novedad sin pararse ni un solo segundo a valorar las consecuencias negativas que la gilipollez puede acarrear para su salud.






Desde Estados Unidos llega a España un novedoso sistema para emborracharse de forma rápida. El método consiste en utilizar ‘tampones’ menstruales impregnados con algún tipo de bebida alcohólica de elevada graduación, como whisky, vodka, o ginebra, y acto seguido introducírselo por la vagina, caso de las jóvenes, o por vía anal, caso de los varones. El vaginal y culero sistema ya ha comenzado a practicarse en España. En fecha reciente, tres chicas asturianas fueron atendidas de intoxicación etílica debido a la práctica de esta siniestra moda.

 

Algunos médicos ya han anunciado los riesgos que conllevan estas prácticas de intoxicaciones etílicas tan anómalas, señalando que el alcohol administrado por esa vía puede dañar las paredes vaginales, provocar intoxicaciones e, incluso, causar la muerte. En un reportaje publicado en Espejo Público, el ginecólogo Iñaki Lete advertía de que la vagina “es un órgano que absorbe bien los medicamentos, por lo que las jóvenes pretenden conseguir con este sistema los mismo efectos etílicos pero con menos dosis de alcohol”.





A pesar de la gravedad y de los riesgos para la salud que tienen estas nuevas modas de embargar la mente con alcohol, la irresponsabilidad de algunos jóvenes no les va a suponer freno para evitar experimentar el gran colocón vía bajos fondos vaginales o anales. Lejos de reflexionar sobre la peligrosidad del método, se mostrarán ufanos y decididos por ser los primeros en practicar la novedosa fórmula y, así, poder presumir de las sensaciones que produce el nuevo sistema para obnubilar la mente, aturdir la razón y descompensar el equilibrio.





Es la estupidez. Es el progreso.



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Juventud

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20145 publicaciones
5042 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora