Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Chile   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Constitución   ·   Medio Ambiente   ·   Revolución Francesa



¿Por qué levantan la voz? Las mujeres de la revolución


Inicio > Política Nacional
23/05/2013


971 Visitas



A propósito del artículo de Roberto Aguilar ‘¿El augurio de Correa se cumplió?’, publicado el 19 de mayo en diario Hoy, cabe preguntarse: ¿Por qué levantan la voz, por qué adoptan una actitud agresiva, prepotente y están a la defensiva? Me refiero a algunas mujeres a quienes se les ha entregado ciertos espacios de poder. Da la impresión que lo hacen por imitación, para que alguien las vea, para el reconocimiento, para el comentario favorable de un determinado sector. Hacen gala de una firmeza reprimida y marcada intolerancia ante la opinión contraria o la crítica. En sus intervenciones siempre se refieren a lo que alguna vez dijo ‘el señor Presidente’, a la ‘revolución’; es como si buscaran amparo a sus expresiones. Y claro, si su interlocutor es algún entrevistador de algún medio no ‘mercantilista’, en manos del gobierno -eufemísticamente autollamados ‘públicos’- se explayan repitiendo la verbología aprendida en algún taller de inducción, en donde además, alguien les dijo que coreen -y así lo hacen hasta el cansancio- que ellos ganaron, que los demás son perdedores, que el pueblo aprobó mayoritariamente el ‘proyecto’ y la profundización de la ‘revolución’(?),ratificando que el voto mayoritario (aunque no represente a la mayoría de la población) siempre es una excusa para imponer la suprema voluntad, sin consensos y sin concurso ciudadano. Se han contagiado de esa forma de hablar a nombre del ‘pueblo’, apropiándose de su representación, y claro, al no haber espacios de expresión ciudadana en la ‘prensa corrupta’, ni en la prensa oficial, el pueblo se queda sin voz.


 

Si bien esa actitud se observa en la mayoría de quienes tienen alguna representación o designación, el punto crítico es la Asamblea. Cuando a tres jóvenes mujeres se les entrega la responsabilidad de dirigir lo que antes era la principal función del estado, lo menos que se espera es que sus actuaciones estén guiadas por la mesura, el respeto, y espíritu democrático. Muy mala señal se da cuando en la primera sesión se ordena apagar el micrófono de un legislador porque, según la novel directora, se ofende al compañero presidente, pero se permite la arenga fuera de tono de un coideario que denuesta contra la oposición. Algo que obviamente el trío de féminas y sus compañeras de partido no entienden, es que se pertenecen a un órgano independiente, que no están ahí para satisfacer los deseos de otras autoridades o de grupos hegemónicos. Su abnegada pertenencia a un movimiento en donde la última palabra la tiene el gobernante, les hace creer que todos deben rendirle cuenta y razón de sus actos; de ahí que, ni bien posesionadas, concurren a la sede del ejecutivo a presentar su saludo ‘protocolario’ dicen. La impresión más bien es que se trata de un gesto de gratitud a quien permitió sean elegidas asambleísta y luego autoridades legislativas; y de paso, determinar las siguientes acciones, reconociendo el carácter subordinado de la función que representan.

 

El tener un líder máximo, que impone la línea a seguir, que resuelve todos los conflictos internos, que decide qué espacio corresponde a cada una de ellas, sin duda, hace que las cosas sean más fáciles, pues solo tienen que ejecutar disposiciones y, en lo posible, tratar de imitar a quien constituye su referente. De ahí que no llama la atención que pese a la heterogénea composición clasista de ese movimiento todas se sientan cómodas, libres de contradicciones, y que una vez superado el recelo inicial frente a los cuestionamientos de la izquierda ortodoxa, sin excepción, se sumerjan en la anarquía conceptual declarándose revolucionarias y socialistas del siglo XXI. No entienden mucho que significa aquello, pero ¿qué importa? Si desde arriba dicen que son socialistas y revolucionarias, así ha de ser. Consecuentes con ello, están de acuerdo en la expansión y fortalecimiento de la gran empresa oligopólica como motor del desarrollo, en el estado benefactor que entrega bonos y subsidios para ‘compensar’ los desequilibrios sistémicos entre ricos y pobres, en la concesión de territorios de pueblos ancestrales a empresas transnacionales para la explotación hidrocarburífera y minera, depredadora de la naturaleza. Es el falso socialismo, el socialismo del siglo XXI, que busca sacar ‘lo mejor’ del sistema, poniéndole al estado un rostro ‘bueno y humano’, al tiempo que se deja intacta la estructura clasista que le caracteriza.

 

Entonces, si tienen todo a su favor, si cuentan con la fuerza del voto para imponerse su razón ¿por qué levantan la voz?

 



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18862 publicaciones
4747 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora