Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Lectura   ·   Innovación   ·   Transporte   ·   Derechos Humanos   ·   Escritores



¿Flojera o Improductividad?


Inicio > Empresas
23/05/2011

4319 Visitas



Los mexicanos cargamos con el estigma de ser flojos y de estar constantemente buscando la forma de evitar la fatiga, para decirlo en palabras del célebre Chespirito. Afrenta que quizás sólo deberíamos verla como un estereotipo más de los muchos con los que tenemos cargar, si no fuera porque el fenómeno de la hueva endémica subyace en el subconsciente nacional como una explicación válida para muchos de los graves problemas que nos aquejan: pobreza, bajos niveles de desarrollo, crisis recurrentes, deficiencias en la educación, por mencionar sólo algunos.


 

De forma tal que para algunos la pobreza es el justo castigo para la pasividad, la decidía y la holgazanería de quienes la padecen. Sin embargo, en la vida cotidiana estos argumentos pierden fuerza al comprobar que millones de mexicanos, tanto dentro como fuera del país, se esfuerzan arduamente para obtener su sustento. Ya sea en el campo, las fábricas, el comercio o en el hogar, diariamente los mexicanos trabajamos una cantidad de horas muy superior a la que lo hacen los ciudadanos de otros países más desarrollados.

 

Según el estudio Society at a Glance 2011 elaborado recientemente por la OCDE para evaluar el grado de desarrollo social entre sus países miembros, los mexicanos son los que más trabajan, al dedicarle a esta actividad un promedio de 10 horas diarias, muy por encima de las 7 que se trabajan en Bélgica, asimismo y paradójicamente, el estudio confirma al mismo tiempo que México es el país que presenta una mayor pobreza entre su población.

 

Así es que como país debemos responder a la misma interrogante a la que se enfrentan muchos en su vida cotidiana: ¿por qué si trabajo tanto no puedo mejorar mi situación económica? La respuesta es simple, mucho del trabajo que realizamos es improductivo, es decir, no genera ningún valor.

 

La improductividad implica que debemos emplear comparativamente un mayor número de recursos que los demás para producir una misma cantidad de bienes finales. Generalmente esta deficiencia es resultado de la problemática particular presentada en varios de los factores sistémicos que configuran un ambiente propicio para la productividad, los cuales abarcan aspectos culturales, educativos, institucionales, tecnológicos, económicos y jurídicos, entre muchos otros. 

 

Dentro de los muchos cambios que se requieren para revertir esta situación, uno de los más urgentes es el abandonar la idea del trabajo sobre la que se sostiene nuestra economía —y que es más propia de una sociedad agrícola—, en donde una relación laboral se limita únicamente al pago de un salario a cambio de contar con la presencia o el esfuerzo de un individuo en un espacio y durante un tiempo determinado. En cambio, convendría insertarnos en la lógica imperante de la sociedad de la información, en donde la producción de servicios, conocimientos e innovaciones son el camino para alcanzar el verdadero desarrollo.

 

La economía del conocimiento demanda que la productividad sea el eje sobre el que se articulen las relaciones laborales, en donde la remuneración se calcule únicamente en función del valor producido y no de las horas dedicadas o el volumen de trabajo realizado. Por ejemplo, de nada sirve estar 12 horas sentado en una oficina o generar mil reportes que nadie leerá, si este esfuerzo no se traduce efectivamente en la creación de valor.

 

Tarea en la que deberíamos estar totalmente abocados si consideramos la vinculación directa que tiene el incremento en la productividad de un país con el mejoramiento de la calidad de vida de su población. Sin embargo, mientras no exista en la sociedad un consenso sobre las medidas que se deben tomar al respecto, tendremos que resignarnos a seguir manteniendo tasas de crecimiento mediocres.

 

Uno de los obstáculos más importantes es la anacrónica legislación laboral vigente que inhibe la generación de fuentes formales de empleo e imposibilita el establecimiento de nuevos mecanismos de vinculación laboral más acordes con los tiempos en que vivimos. Reforma a la que muchos sectores todavía se oponen firmemente a pesar de no haber reparado nunca en que el texto de la ley que defienden se redactó para una época, circunstancias y un país muy distintos al que vivimos en la actualidad.

 

Por ello e que esta problemática también requiere de un cambio de mentalidad importante, al dejar de valorar el trabajo en términos brutos para otorgarle un verdadero valor neto al comparar lo producido respecto a lo invertido. Debemos dejar de pensar que aquel que se esfuerza más o labora durante más tiempo es mejor trabajador y empezar a apreciar la productividad como la medida más efectiva de la labor realizada. Por ejemplo, en muchos países desarrollados el trabajar horas extras es sinónimo de ineficiencia y puede llegar a ser causal de despido del trabajador al mostrar su incapacidad para desempeñar eficazmente el puesto.







Así que si de nuevo nos preguntáramos si es qué en realidad los mexicanos somos tan flojos, mantengamos la frente en alto y digamos con toda seguridad que no, por el contrario, somos muy trabajadores, sólo que también bastante improductivos a causa de querer competir en el siglo XXI con un modelo del siglo XIX.



Milenio Hidalgo Diario

http://alonsohuerta.blogspot.com

Twitter @AlonsoHuerta



Etiquetas:   Economía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22597 publicaciones
5342 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora