Se le acaba la carretera al modelo K en Argentina

Jorge Lanata es un reconocido periodista argentino que, entre otros, fundó el diario Página 12. En su carrera, además del medio impreso, ha sido conductor de polémicos espacios televisivos y radiales. Su especialidad es denunciar la corrupción del poder. Menem, De la Rúa, y ahora Néstor y Cristina Kichner han sido blancos de sus críticas e investigaciones. El pecado que le señalan sus críticos a este periodista radica en su pasado de denuncia hacia la Corporación Clarín, el mayor grupo de medios privado de la Argentina para el que ahora labora.

 

. En su carrera, además del medio impreso, ha sido conductor de polémicos espacios televisivos y radiales. Su especialidad es denunciar la corrupción del poder. Menem, De la Rúa, y ahora Néstor y Cristina Kichner han sido blancos de sus críticas e investigaciones. El pecado que le señalan sus críticos a este periodista radica en su pasado de denuncia hacia la Corporación Clarín, el mayor grupo de medios privado de la Argentina para el que ahora labora.
En los últimos meses, este periodista ha presentado una serie de pruebas que supuestamente vinculan al fenecido expresidente Néstor Kichner y muchos de sus colaboradores, así como de la actual mandataria Cristina Fernández, en una red de lavado de dinero que involucra operaciones financieras en Belice, Suiza, Uruguay y Panamá. Se han presentado colaboradores al nivel de su exjardinero, el cual ahora es millonario y propietario, supuestamente, de múltiples propiedades inmobiliarias. testaferros, operadores, bienes raíces, aviones, etc.

Las dimensiones de la trama descubierta por el periodista y sus colaboradores dejarían boquiabiertos a los más corruptos como Somoza y Trujillo, por ejemplo: Se habla de una bóveda en la casa principal de la familia Kichner, donde caben hasta 3,000 millones de euros. Uno de sus colaboradores más cercanos parece ser propietario de más de 240,000 hectáreas en la provincia de Santa Cruz, entre otras excentricidades.

Pero el Gobierno argentino no dice absolutamente nada del tema. Y curiosamente, la Justicia de ese país muy poco, y cuando lo hace, es tarde y mal. Esto, más el deterioro de la economía, ha llevado la popularidad de la mandataria austral a sus niveles más bajos en cualquiera de sus periodos de gobierno.

El Frente Para La Victoria es la organización política de Cristina Fernández. El mismo es parte del Partido Justicialista, mejor conocido como “Peronismo”. Esta organización política es la más grande de América Latina. Tanto, que es su

propia oposición. Está compuesta por izquierda, centro y derecha. Cubre el espectro político argentino de manera transversal. Así las cosas, las pugnas por el poder son el pan de todos los días.

La presidenta Fernández de Kichner tiene a su favor la falta de liderazgo opositor externo a su partido, que capitalice el descontento de la ciudadanía. Por eso, apela a un populismo exacerbado, y de los apoyos económicos de Venezuela, con la que la pareja presidencial había logrado una firme alianza política con el finado Hugo Chávez.

Veamos algo: Argentina, al principio del siglo XX, era uno de los diez países más industrializados del mundo. Era conocido como el granero de las Américas. Hoy no es ni la sombra de aquello.

Involucrar a Panamá en las operaciones corruptas de políticos argentinos, o ser parte de sus problemas políticos ya sea por solidaridad u otra razón, es parte de nuestra historia. Juan Domingo Perón vivió exiliado en nuestro país, donde incluso se habla que se le intentó asesinar por parte de sus enemigos coterráneos. A Carlos Menem se le juzgó por sobreprecios en la venta de armas a Croacia y Ecuador. A manera de pantalla, se habían facturado al Gobierno de Panamá, en ese entonces dirigido por Guillermo Endara.

Ahora, los Kichner se han encontrado con un periodista que los ha desnudado con valentía. La exsecretaria de Néstor. El exvicegobernador de Néstor. El arquitecto que diseñó la casa y la cripta para depositar Dios sabe qué y cuánto. Todos han hablado. Historias de testaferros que ante la empresa de mover tanto dinero, en vez de contarlo, terminaron por pesarlo para saber la cantidad. Funcionarios y colaboradores de tercera y cuarta, que viajaban en taxi y vivían hipotecados, ahora se mueven en carros deportivos europeos y se gastan una vida de fiestas exóticas, villas gigantescas, aviones, lujosos apartamentos. Y por supuesto, empresas por todas partes, muchas creadas en Panamá, según describe Lanata.

La Ruta 40 de la Pampa argentina tiene cientos de kilómetros en medio de la nada. En algún momento, usted se puede encontrar con un letrero que dice “Fin de la carretera”. Unos metros más adelante, efectivamente, termina el asfalto de la carretera hacia la nada, construida por Néstor Kichner. Más gráfica la situación moral y política de ese país, imposible.

Artículo publicado el 16 de mayo de 2013  en el Diario Panamá América

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales