Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Elecciones   ·   Filosofía



Mediciones de la democracia en América Latina


Inicio > Política Internacional
10/05/2013


1307 Visitas



La democracia, según el italiano Giovanni Sartori, es un sistema político, en donde el poder del pueblo se ejerce sobre el pueblo. Considera que la democracia representativa, con todos sus defectos, es hoy la única viable. ¿Pero cómo conocer la calidad democrática en un país? La Fundación para el desarrollo de Guatemala (FUNDESA), en su boletín número treinta y seis nos explica de manera puntual los elementos que deben ser considerados para evaluar la democracia.


Con base en el Índice de Democracia de the Economist Intelligence Unit, la evaluación se compone por cinco áreas: Pluralismo y proceso electoral, funcionamiento del gobierno, participación política, libertades civiles, y cultura política y democrática. Con estas áreas se permite ordenar jerárquicamente a los países según la fortaleza democrática de sus sociedades, previos indicadores (encuestas de opinión, y datos obtenidos de fuentes oficiales del país que se analiza).

En su estudio  reconocen cuatro tipos de regímenes democráticos.

Primero: Regímenes autoritarios: donde prevalece la voluntad de un dictador, en esta categoría se agrupan países con elecciones regulares, pero que no generan credibilidad; además, se dan abusos de poder en contra de las libertades civiles, no existe libertad de prensa, el sistema judicial no es independiente, y existe un miedo generalizado a represalias por parte de los gobernantes. Segundo: Democracias híbridas: aún con elecciones que gozan de cierto grado de legitimidad, en esta categoría se agrupan países en donde existe fuerte presión y control sobre la oposición, habiendo serios problemas de transparencia en el funcionamiento del gobierno, con un débil Estado de Derecho, con poca o nula independencia del sistema de justicia y continuo asedio y censura a los medios de comunicación. Tercero: Democracias en desarrollo: los países clasificados en esta categoría llevan a cabo elecciones libres y competitivas de forma regular, siendo respetadas las libertades civiles básicas. No obstante, existen debilidades en otros aspectos de la democracia, como inseguridad, falta de gobernabilidad, bajos niveles de participación política, y falta de una cultura de confianza en las instituciones políticas. Cuarto: Democracias plenas: los países que entran en esta categoría no solamente cuentan con las cualidades básicas de una democracia, sino que han sido capaces de generar condiciones sociales que protegen las instituciones políticas y permiten el funcionamiento satisfactorio de sus gobiernos. Este tipo de países consolidan la independencia de poderes y de los medios, con un sistema de pesos y contrapesos.

Para el caso de Latinoamérica, en la edición (2011), del Índice de Democracia que the Economist Intelligence Unit, llevó a cabo en dieciocho países en Latinoamérica, México ocupa el sexto lugar.

 

Mientras que en el área de pluralismo y proceso electoral ocupamos el noveno lugar, (se encuentran mejor posicionados países como Uruguay, Costa Rica, Chile, Brasil, Panamá, Colombia, Perú y el Salvador), en la evaluación de Funcionamiento del Gobierno ganamos tres lugares (sexto), superando a Panamá, Guatemala, El Salvador Paraguay, Argentina, Honduras, Perú, R. Dominicana, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

 

En temas de participación política ocupamos el segundo lugar (después de Costa Rica), y el séptimo en temas relativos a la Cultura Política y Democrática, estando mejor posicionados Uruguay, Costa Rica, Argentina, Chile República Dominicana y Nicaragua.

 

El lugar número décimo segundo en el área de Libertades Civiles

Recapitulando: Podemos señalar que según el Índice de Democracia de the Economist Intelligence Unit de las cinco áreas evaluadas, solamente en la relativa a las libertades civiles, México tiene mucho que trabajar, sin embargo, es importante destacar el segundo lugar en el área de la participación política (considerando púnicamente a los 17 países analizados en Latinoamérica)

Según FUNDESA, el informe hace mención a la situación que enfrenta Latinoamérica: “el grueso de Democracias en Desarrollo se concentran en América Latina y Europa oriental, y en menor medida en Asia. A pesar de los avances en la democratización de América Latina en las últimas décadas, muchos países de la región siguen siendo democracias frágiles. En esta región los niveles de participación política son generalmente bajos y la cultura democrática no ha podido institucionalizarse. Adicionalmente, también ha habido retrocesos importantes en los últimos años en algunas áreas tales como la libertad de prensa.”

De forma comparativa con el resto del mundo, hubo pocos cambios en Latinoamérica entre 2010 y 2011. La puntuación promedio de la región se redujo ligeramente en 2011, mientras que las manifestaciones criminales en algunos países, en particular la violencia y el tráfico de drogas, sigue teniendo un impacto negativo en el fortalecimiento de las democracias.

El informe del PNUD (2011) pudo evidenciar que la sostenibilidad de la democracia en Latinoamérica está en peligro por la concentración del poder en los gobernantes para la toma de decisiones, las desigualdades sociales y económicas, y la creciente inseguridad y violencia.

En consecuencia, la calidad de la democracia se ha visto mermada en la mayoría de países, siendo la libertad de prensa la que mayor deterioro ha tenido en los últimos años. En el caso de Cuba (el único estado en la región sin medios de comunicación independientes), la falta de respeto de la libertad de prensa en otros países de la región refleja una inadecuada supervisión de los síntomas de mayor debilidad institucional. El poder Ejecutivo sigue siendo excesivamente grande y corrupto, el poder Legislativo se muestra relativamente débil en muchos casos, y la mayoría de los Sistemas Judiciales sufren de algún grado de politización y falta de independencia.

En Latinoamérica, las percepciones de injusticia se asocian principalmente con las opiniones de inexistencia de garantías económicas y sociales básicas, lo cual pone en evidencia la necesidad de acciones de los Estados para implementar medidas a favor de la eficiencia en la gestión pública y con ello, avanzar en la institucionalidad de la democracia.

 

@CPEREZZ001

Fuente: http://www.fundesa.org.gt/cms/content/files/publicaciones/Boletin_de_Desarrollo_Democracy_Index.pdf



Etiquetas:   América Latina   ·   Política   ·   Democracia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


, El errror de las democracias actuales es preguntarle a todos ¿quién debe gobernar?, intencionada pregunta de los populismos para eternizarse en el poder.
La mayoría de los ciudadanos no está para eso, sino para cumplir un rol más importante, cual es producir los excedentes para el progreso de la sociedad.
Todos sabemos que las personas presentan distintos niveles espirituales, distintos resultados en su lucha individual por superar la ilusión del ego.
Eso no implica que sean mejores o peores, sino simplemente que su misión hacia la sociedad es diferente.
Quienes tienen ego alto son quienes más bienes y servicios producen para la sociedad.
Quienes tienen ego diluído guían a la sociedad en su derrotero hacia la armonía con lo trascendente.

Sería muy importante para la sociedad lograr identificar a estos últimos, para que sean ellos quienes elijan a las autoridades de cada comunidad.

Según los indicios investigados hasta el presente, en una comunidad de 10.000 personas hay al menos 10 "maestros" que están a punto de superar la ilusión del ego luego de repetidas vidas de producir excedentes.

¿Cómo encontramos a esos "maestros"?
PREGUNTANDO
Nadie sabe mejor quiénes son los maestros que sus discípulos cercanos que están a punto de alcanzarlos. Son los líderes, esas personas que trabajan cotidianamente para incrementar su prestigio para ponerlo al servicio de la sociedad.

¿Cómo los encontramos a los genuinos líderes?
PREGUNTANDO
Nadie sabe mejor quiénes son los líderes que sus discípulos cercanos que están a punto de alcanzarlos, los emprendedores, esas personas que trabajan cotidianamente para incrementar su capital para ponerlo al servicio de la sociedad.

¿Cómo encontramos a los genuinos emprendedores?
PREGUNTANDO
Nadie sabe mejor quiénes son los emprendedores que sus discípulos cercanos, los que están a punto de alcanzarlos, los asalariados,




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20437 publicaciones
5093 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora