Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Lectores   ·   Liderazgo   ·   Dirección de Empresas   ·   Economía   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Perú   ·   Libros   ·   Reseña



Carta a las mamás. Día de la madre


Inicio > Ciudadanía
10/05/2013


4724 Visitas



Y me dirijo a las madres, en vísperas de su día. Primero de todo, a las que están solas, han sido abandonadas, sacan adelante a sus hijos a punta de trasnoches, cansancios, renuncias y silencios. Son muchas las mujeres madres que deben lidiar con la vida en un abandono casi total. Las hacen de padre y madre de familia, jefe de hogar, proveedor, maestro y profesor. Algunas cuentan con la ayuda de abuelas, alguna tía y de un padre semi-presente. Hay que decirlo aquí también. Muchos padres que no tienen la tuición directa de los hijos han sabido ser responsables, ordenador, proveedores. No les quepa la menor duda que sus hijos lo sabrán reconocer. Me lo han confidenciado muchas madres solas: a pesar de todo, el padre de sus hijos es un padre responsable. Otras no. Se resignan a que progenitor es un ave de paso, intermitente, de grandes promesas y alardes pero, al final del día, materia de desengaños, más peleas y frustraciones.


Pero estamos ad portas del día de la madre. Déjese regalonear. Que en Chile regalamos poco y nos hace bien gastar unos pesos en este tipo de festejos. Que sea día de familia, con el círculo íntimo: esposo e hijos. Bueno es invitar a los abuelos si están solos. Y a las viudas, esas que han perdido a buena parte de sus familiares. Pienso en las madres que han perdido a sus hijos. No hay peor dolor que perder un hijo. Indescriptible. Se sufre en silencio, se masculla con lágrimas solitarias, al término del día, en la espera eterna de encontrar algún día a quien se perdió injustamente. Porque para un padre o madre nada lo hará entender que no se respete la ley de la vida, en que los mayores parten antes que los hijos. Pero sucede. Y no cabe más que resignarse a la misteriosa voluntad de Dios, que nos conduce por sus caminos insondables. Ya tendremos tiempo en el cielo de plantearle tantos “porqué” que ahora no tienen respuesta.

El corazón de una madre es un misterio que nos acerca como nada en el mundo al corazón de Dios. Una madre es capaz de lo impensable por sus hijos. Sobrecoge tanta entrega, tanta donación de sí. La madre es la única persona que siempre está presente, aunque no lo sea físicamente, de forma incondicional. Si la rechazas, te perdona; si te equivocas, te acoge. Si los demás no pueden contigo, te abre una puerta y te escucha. Si estás feliz, comparte tu alegría aunque ella tenga cientos de motivos para estar triste. Es quien primero comparte tu tristeza y la asume como propia. Es la confidente, compañera y consejera más incondicional. En María, la madre de Jesús, tenemos un ejemplo de maternidad y entrega incondicional. En tiempos de aflicción, diríjale unas palabras de petición. No se decepcionará.

 

Hugo Tagle

Tw: @hugotagle



Etiquetas:   Familia   ·   Madre   ·   Padre

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18301 publicaciones
4646 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora