Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Alimentos   ·   Alimentación   ·   Corrupción   ·   Cultura   ·   Salud



Opinólogos en Opinolandia


Inicio > Política Nacional
08/05/2013

1133 Visitas



El sujeto de la Soberanía Nacional en el Estado español es el pueblo español.




El sujeto de la Soberanía Nacional en el Estado español no es el Estado alemán. Ni la banca alemana. Ni los dirigentes europeos neoliberales pro-Alemania. Ni siquiera lo es aún la Unión Europea, que vaya usted a saber de momento qué es eso, aparte de un cementerio de elefantes cinco estrellas.





¿Nos podemos tomar a chanza el tema de la Soberanía Nacional? Por supuesto que si, porque en España somos unos cachondos. Y muy campechanos.  Lo que no sé es qué pensará por ejemplo un inglés al respecto, y me da igual lo que opine, la verdad. Pero un inglés, que por cierto, cuenta con la City, (nido de..., ponga usted el adjetivo que quiera), un inglés, digo, no soporta el 27% de paro, y, muy inteligentemente, ha decidido no participar en este particular "business" de los alemanes. Como víctima al menos, claro.





    - Oiga, es usted un demagogo. Y un populista. Además, hace usted una lectura ingenua, "naif", de estos asuntos. ¿No entiende acaso lo que son las garantías jurídicas, etc, etc, etc? ¿No entiende usted que el dinero se lo tenemos que devolver sí o sí a los bancos alemanes?





Pues bien. Todo esto se entiende perfectamente.





Lo que no sé por qué es tan difícil de entender es que haya que esperar a que la gallina de los huevos de oro esté definitivamente muerta para empezar a pensar de verdad en soluciones que vayan más allá de no sé que cifra de déficit o de no sé qué fechas de elecciones en Alemania. ¿Hay que esperar a que caiga Alemania, por no poder vender una triste escoba a sus "socios" europeos, a los que ha contribuido  a empobrecer, con la ayuda de diversos recaderos, para empezar a buscar soluciones? ¿O sería mejor empezar a pensar en la gente, sujeto de la Soberanía Nacional, para empezar a hacer POLÍTICAS que no se limiten al TRINQUE en todas sus vertientes y variedades? 





El dinero no aporta nada. Sirve para hacer cosas. No puede ser un fin en sí mismo. No podemos estar en manos de ACUMULADORES PATOLÓGICOS. Ni de acomplejados horteras a los que sólo preocupe su propia pompa y triste circunstancia. No quiero acordarme de cierta boda. Y al que le siente mal, que se chinche, c... Tendríamos que empezar a mirar los posibles transtornos narcisistas de la personalidad de algunas "prima donnas", porque nos hacen mucho mal.





Y es que no sé por qué no se entiende que algún día habrá que poner coto a la usura y a la codicia. Bueno, esto último si se por qué es. Por intereses. Por prebendas variadas. Por MAMANDURRIAS.





Quizá haya que NEGOCIAR algunas cosas antes de que sea demasiado tarde. Quizá haya que decirle "nein" a Ángela, a determinadas condiciones, pero por su propio bien, claro. Quizá haya que tomar más en consideración  al Sujeto de la Soberanía Nacional española, no como mera CIFRA que me cuadra o no en función de NO-SE-EL-QUE. (¿Eh, Mariano? Explícanos las cosas, no te límites a decir que los datos macroeconómicos pintan super-chulos, y que no nos han intervenido gracias a ti. Explícanos como competirá un españolito, compatriota tuyo, en un mundo regido por un capital loco loco loco... Pero dinos LA VERDAD.





Y si los alemanes nos dicen que somos unos vagos y unos bienvives, cosa que no es verdad, nosotros les podemos decir a ellos que están piraos. Y cuando queráis os lo demuestro. No todos, evidentemente.





Y hasta aquí, el primer desplazamiento de la Soberanía Nacional española: hacia el exterior.





Un breve inciso. Podéis creerme por favor si os digo que es evidente que no soy Larra y que en estas condiciones, no tengo toda la semana para menearme el texto, con perdón. 





Y una última cosa. Yo no he dicho nada del Rey. Yo he aludido al Príncipe. Cuando he aludido a la Nueva Transición no he entonado el "all together now" en un campo de fresas, con resplandecientes arco iris sobre nuestras cabezas... en el mundo ideal. He aludido a la inteligencia que para esta nación supuso hace dos días el mirar más las soluciones que los problemas, por encima de venganzas y bandos.





Tampoco me he referido a PP y PSOE al hablar de Unidad. He dicho que dentro de nada los partidos serán de otro modo, a las encuestas me remito. Que la participación ciudadana será continuada y real. Que profundizaremos, vaya que sí en la democratización real de este país. Ellos ponen en marcha el rodillo de la matraca mediatica y permiten además que salgan algunos tontos útiles a decir burradas sobre que todo es terroristah o que solo abortan las iletradas, cuando todo el mundo sabe que sólo deberían abortar en Londres las de posibles. 





Pero da igual. La realidad es terca de narices. Y siempre se termina por imponer. Al margen de lo que opinemos los opinólogos en opinolandia.



Etiquetas:   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21257 publicaciones
5200 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora