Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Internet   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Política   ·   Políticas Sociales   ·   Escritores   ·   Libertad de Expresión



Emergencia social


Inicio > Ciudadanía
07/05/2013

987 Visitas



Ya era hora de que un consejero reconociera que algo se hace mal en Castilla y León. Hasta ahora casi todos se limitaban a mirarse al ombligo y a echar la culpa a los demás. La Junta de Herrera Campo nunca tenía culpa de los malos datos y siempre echaba balones fuera. En la época de los gobiernos de Rodríguez Zapatero tiraban a dar al leonés, nacido en Valladolid, pero ahora que gobierna el Partido Popular a nivel nacional, no queda otra que ser humilde.


Lo curioso del caso es que quien ha reconocido que los datos de la Encuesta de Población Activa son “malos” ha sido el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez. Pero, claro, no todo iba a ser puro y duro reconocimiento; por eso no ha sido capaz de reconocer la dramática situación a la que se enfrenta Castilla y León: con una tasa de desempleo del 22,7% no es para lanzar cohetes y mucho menos para salir diciendo bravuconadas.

Cuando una comunidad como Castilla y León es la más envejecida del Estado, la que más empleo ha destruido en los cinco últimos años, la que menos empleo nuevo crea, la que más universitarios ‘exporta’ y la que recibe población con menos formación,… entonces sí tiene esa comunidad una situación de “emergencia social”. Puede decir José Antonio lo que considere oportuno, pero a Castilla y León le llega el agua al cuello en muchos ámbitos: educación, sanidad, fomento, infraestructuras, industria y un largo etcétera.

El hecho de que España tenga una tasa de desempleo superior a Castilla y León no es motivo para mirar al tendido y mucho menos al alero. Y si esta comunidad debe estar muy preocupada por los datos de la EPA, no menos debe estarlo el Estado con ese casi 28% de tasa de desempleo. No vale jugar con datos e intentar buscar uno peor que el existente en cada momento: esa es una estrategia muy vieja de la Junta. Así le cubre el pelo.

La ciudadanía está harta de justificaciones por parte de la clase política. Esa casta ha sido quien nos ha traído la crisis por su mala cabeza y peor gestión. No hay más que echar una ojeada al Parlamento nacional para comprobar cómo se vejeta y no se mira por el bien ciudadano sino por los intereses particulares de ‘sus señorías’, aunque me sale del alma llamarlos de otra forma. Y no digamos si miramos a los parlamentos autonómicos; entonces sí que encontramos cómicos a decenas. Recuerden la última escena presenciada en el Parlamento gallego y cómo la izquierda radical y pendenciera mancha sin pudor la imagen de Galicia. ¡Ellos pasan de imagen, de futuro, de dignidad y de coherencia!

Puestos a comparar datos sobre dramatismo, incoherencia y pobreza, al consejero José Luis le ha faltado tiempo para poner como malos ‘alumnos’ y peores ejemplos a Andalucía y Extremadura. Es lo que decíamos antes: buscar un ejemplo que sea peor que el actual, incluso hacer uso de porcentajes para que la ciudadanía no se entere y no vea clara la ruina que nos han traído.

Nuestra reforma laboral no va orientada hacia la creación de empleo; ahí están las pruebas y el aumento del paro. Otra cuestión es lo que dicen los políticos para justificar su nefasta gestión y su peor organización. Estamos pendientes de una reforma estructural de calado, pero Rajoy no se atreve a coger al toro por los cuernos: parece que se conforma con los chascarrillos de Montoro, la cara de susto del ministro De Guindos, las barbaridades de Báñez y la desorientación de Gallardón, por no seguir calificando a otros ministros.

Está claro que las medidas adoptadas por el Gobierno no benefician la generación de empleo. Mariano Rajoy está en una encrucijada y no le va a resultar fácil salir de ella. También es verdad que se encontró con un socavón inimaginable. Un socavón que hizo quien se marchó de rosita tras haber demostrado una irresponsabilidad inusual: Rodríguez Zapatero.

Jesús Salamanca Alonso



Etiquetas:   Castilla y León

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21028 publicaciones
5179 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora