Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Periodismo   ·   Filosofía   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Filosofía Social   ·   Comunicación   ·   Ciencias   ·   Género   ·   Feminismo



Rumiación : Pensamiento sin salida


Inicio > Psicología
22/05/2011


4626 Visitas



¿Para qué complicar inútilmente,


pensando,lo que impensadamente existe?

Fernando Pessoa, "Odas de Ricardo Reis"









Una vez más les hago el recordatorio de que el pensamiento no es un proceso misterioso emergiendo de las profundidades del cerebro. Por eso mismo sabemos que el pensamiento no es causa de la conducta. Es más, sabemos que el pensar es conducta en sí misma. Conducta verbal encubierta o privada. Dicho para entendernos, la persona que emite esta conducta es hablante y oyente a la vez.





Hoy les pido que fijen su atención en una parte de la historia de Alfredo S. Nuestro personaje es un hombre elegante, pulcro, de mediana edad, con un estado físico más que correcto. A ojos de cualquier observador externo, Alfredo S. dispone de todos los elementos ambientales y personales, para tener acceso a un repertorio amplio de reforzamiento positivo. Sin embargo esto no es así. Alfredo S. rumia excesivamente sobre el pasado. En una de las reiteradas ocasiones en que Alfredo manifestaba un estado de ánimo negativo, me dijo :







  • "Ahora me encaja todo. N. [su pareja en la época] se comportó de tal manera hace 20 años. Por eso no me encuentro bien".





Como se decía al inicio del artículo, el pensar como acción, y el pensamiento como resultado de esa acción no son causa de ninguna conducta. Alfredo S. llevaba tiempo pensando en sucesos negativos, reales o no, en un proceso rumiativo. En este sentido carece de importancia saber si está equivocado o no en su apreciación. En la medida en que el pensamiento es estable y firme, Alfredo S. olvida que nadie ha vivido nunca en un pasado o en un futuro. Como lo único que tenemos es el presente, el resultado en este caso es que N. [su pareja en la época] está efectivamente perdido como refuerzo positivo para Alfredo S.





Desde un punto de vista conductual, para el análisis de este proceso cognitivo de rumiación o preocupación no tiene especial interés centrarse en el contenido de los pensamientos, nuestro foco de atención está en las consecuencias y en la función que tiene esa conducta verbal privada para las personas amarradas al pensamiento improductivo.

Es muy importante este análisis porque ese tipo de pensamiento, esa forma de pensar llega a distanciar a la persona de su entorno presente. Como si de un juego de Pac-Man (comecocos) se tratara nuestro personaje Alfredo S. está realmente perdido en su pensamiento rumiativo buscando la forma de evitar fantasmas en un laberinto sin sentido.





Tendremos ocasión de comentar y hablar de la forma como esta conducta verbal privada (rumiación) llega a estar reforzada negativa o positivamente. Tal es el caso de Alfredo S., que puede haber experimentado su manera de pensar como un refuerzo positivo si en algún momento sirvió de solución o entendimiento de algún problema. De ese modo la rumiación reforzada positivamente se fue fortaleciendo con el paso del tiempo. Incluso aunque Alfredo S. quede atascado y pierda cualquier posibilidad de refuerzo positivo real en sus relaciones personales.





Es de gran importancia saber que el pensar puede influir sobre lo que experimentamos como refuerzo tanto positivo como negativo, puede influir sobre  lo que experimentamos como castigo, puede influir sobre lo que experimentamos como pérdida de refuerzo. Queda claro por tanto que aunque el pensamiento no es causa de la conducta, el pensar como conducta verbal sí influye en los procesos que conducen a estados disfuncionales de las personas.





Como cierre y complemento a estas reflexiones les dejo con un párrafo del Profesor  Ramón Bayés que me parece oportuno:

  • "La estrategia para conseguir la felicidad consiste no en desear lo que nos falta, sino lo que no nos falta; en aprender a disfrutar de lo que hacemos y tenemos aquí y ahora. Pegue en el espejo de su cuarto de baño esta frase procedente de la sabiduría popular: "Pasé la mitad de mi vida preocupándome por cosas que nunca sucedieron"

-------------------------

Puede leer otros artículos míos sobre Análisis de Conducta en este enlace y si le apetece ver algo de lo escrito en el blog, lo puede hacer desde este enlace.

Usted es libre de utilizar mis artículos de acuerdo con esta licencia de Creative Commons si no se indica lo contrario.







Etiquetas:   Psicología

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18572 publicaciones
4704 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora