Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Fake News   ·   Crisis Económica   ·   Posverdad   ·   Economía   ·   Sociedad   ·   Trabajo   ·   Pandemia   ·   Salud Pública



Desprendimiento


Inicio > Ciudadanía
27/04/2013

708 Visitas



Estaba pensando cuál sería el mejor tema para escribir esta semana. Por un momento imaginé que podría ser algún evento político relevante, o bien, algún acontecimiento importante de la semana que haya sucedido en nuestro país. Y de pronto me di cuenta que empecé a extrañar varias cosas y me puse nostálgico de momentos que viví en el pasado, de personas que conocí, lugares que visité, o simplemente, de amigos que, hoy por hoy no puedo ver por razones de distancia. En ese sentido seguí pensando que muchas veces anhelamos aquello que no está en nuestras manos. Y además, cuando vivimos todo ello no nos damos cuenta de lo afortunados que somos y que, cuando no lo tengamos más, lo vamos a extrañar profundamente.




Sin embargo, cuando decidimos aferrarnos a todas esas cosas sin dejarlas ir es cuando empezamos a sufrir. A ello, los budistas le llamarían "apego". Los seres humanos tenemos muchos apegos, entre los principales: el dinero, la fama, el poder, el amor, el sexo, etc.; cada quien desde su personal óptica decide privilegiar algunos de ellos. Pero en la medida en que nos apegamos a esto es que cuesta mucho más trabajo dejarlo ir. Por ejemplo, alguien que fue el director general de una empresa y ahora está jubilado seguramente pasará un mal rato si no sabe dejar ir a tiempo su posición y todo lo que ella le representaba. O bien, alguien que tuvo mucho dinero y lo perdió de pronto, si no aprende a dejar ir su frustración - junto con su dinero - vivirá triste y molesto. O peor aún, preguntemos a quienes tuvieron un amor y ya no lo tienen, el trabajo enorme que cuesta desprenderse de esa persona y seguir adelante la vida.



Pues bien, en muchas ocasiones de nuestro tiempo hay momentos en que extrañamos todos esos apegos que tuvimos y que ya no tenemos en el presente. Pero a veces no es más que una ilusión, porque en realidad lo que extrañamos es la idea que tenemos de los apegos. Por decir algo, cuando alguien renuncia a su trabajo o termina con su pareja, casi siempre recuerda lo bueno - es decir, la idea que tiene de las cosas - pero cuesta mucho trabajo hacer un análisis racional de por qué razón nos conviene más dejarlo ir. Está en la naturaleza humana y es común hacernos a la idea de determinadas cosas.



Lo más difícil de dejar ir son las ideas que tenemos. Quizá podemos desprendernos del dinero, del poder o de un amor, pero es aún mucho más complejo desprendernos de una idea; especialmente si es una de las cosas en que hemos creído firmemente durante toda nuestra vida, por ejemplo: la religión, la política, la manera de ver y vivir la vida, la forma de relacionarnos con los demás o la idea que tenemos de nosotros mismos. Nos sentiríamos totalmente arruinados y devastados si, además de los apegos materiales, también tenemos que dejar ir a los apegos emocionales, intelectuales o espirituales.



¿Por qué pensamos que es tan difícil cambiar un país? Porque eso tiene que surgir desde las profundidades de nosotros mismos y proyectarse al exterior; porque la ideología, la religión o la cultura de una nación no es fácil de dejar ir, aunque en algunos momentos sea perjudicial para nosotros.



Pero tratando de avanzar un poco más en esto, ¿cuáles serían las consecuencias de no desprendernos de todo ello? Básicamente la frustración, el enojo y la tristeza. Si no aprendemos a olvidarnos de todo aquello que tuvimos o que alguna vez creímos, no seremos capaces de avanzar en la vida. El movimiento es el componente esencial para los seres humanos. Las personas, las sociedades y los países necesitan estar en movimiento; dejar ir y desprenderse de ideas o cosas que no le sirven y dar un paso hacia adelante es la mejor forma de moverse. Al final del día cada quien puede escoger si desea moverse sin ataduras o con ellas. La pregunta sería, ¿cómo le hacemos para que nuestra nación se mantenga en movimiento y libre de apegos inútiles?







www.federicoling.com y @fedeling



Federico Ling Sanz Cerrada: Maestro en Análisis Político y Medios de Información.







http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2938953.htm



Etiquetas:   Sociedad   ·   Vida

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19525 publicaciones
4885 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora