Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Chile   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Poesía   ·   Novela   ·   Emociones   ·   Moralidad



¿La luna de verdad es de miel?


Inicio > Medicina
22/04/2013


2073 Visitas



Si te encontraras en la calle y alguien pidiera que dijeras ¿qué es lo primero que viene a tu mente cuando te preguntan por la luna de miel? Seguramente responderías que es el dulce periodo que sigue después de una boda, donde los recién casados aprovechan para hacer un viaje.


 

Pues bien en la historia que llevamos contando, la luna de miel no es el momento perfecto, trato de explicarme: hasta ahora sabemos que cando consumimos una cierta cantidad de carbohidratos, estos son digeridos y se absorben en el intestino, una vez que se llega a una concentración umbral las células β del páncreas, secretan insulina la cual facilita la internalización de la glucosa en todas las células del organismo.

 

Una vez que la glucosa entra en la célula, su utilización puede seguir varias rutas, el punto de inflexión se conoce como glucolisis, el cual todas las células la realizan, al llegar al final de la vía puede generarse moléculas con un cierto contenido energético inherente, como el ácido láctico, el etanol, el ácido butírico, etc. Esta vía se realiza sin necesidad de oxígeno. La otra vía es usar el oxígeno para oxidar aun más la molécula de glucosa que inicialmente ingreso a la glucolisis. En este caso la glucolisis se acopla al ciclo de Krebs o  ciclo de los ácidos tricarboxílicos, generando aun más energía y teniendo como metabolito final el CO2 y H2O. Cuando hay un exceso de glucosa y por ende de energía, en los mamíferos nuestras células activan vías que tienen la finalidad de almacenar esta energía, para posteriores periodos de privación de alimento.

 

Inicialmente la energía se almacena en forma de glucógeno (el cual es un polímero de glucosa) en  hígado y musculo, la limitante radica en que el glucógeno es hibrofílico y por ende tiende a retener agua y esto incrementa su volumen, limitando la capacidad de almacenamiento. Una vez que se sobre pasa el límite de almacenamiento del glucógeno se activa la lipogénesis, la cual consiste en formar  ácidos grasos a partir de glucosa, existen dos principales ventajas, la primera es que la grasa ocupa menos espacio al ser almacenada y no tiene imite de almacenamiento y la segunda y más importante, es que un gramo de grasa produce 9 Kcal, mientras que el mismo gramo pero de carbohidratos produce 4 Kcal. Esto hace que invertir en la síntesis de grasa sea redituable, siempre que se presente un estado de balance.

 

Por el contrario cuando nuestro consumo de carbohidratos excede la capacidad de nuestro organismo para regular su adecuada concentración, se producen consecuencias que en la actualidad tienen a nuestro país vuelto de cabeza. Claramente el exceso de almacenamiento de grasa produce sobrepeso, obesidad. Pero no solo eso, cuando tenemos una sobrecarga de trabajo para nuestras células β, llega un momento en que el páncreas incrementa la síntesis de insulina para poder mantener los niveles glucémicos aceptables, a esta situación es la que se le conoce como luna de miel, es decir, una glucemia normal o normal alta, sin embargo si se cuantifican los niveles de insulina estarán elevados.

 

No tarda entonces en romperse el encanto y ya sea que el páncreas disminuya su tasa de síntesis de insulina, por atrofia y/o muerte celular o bien que los receptores para la insulina lleguen a desensibilizarse, lo cual implica que la insulina se acople de forma correcta al receptor, pero la secuencia de reacciones que deberían de seguir con normalidad  lo hagan de forma deficiente. Teniendo como consecuencia el incremento gradual de la concentración de glucosa en sangre, desencadenado una patología conocida por todos como Diabetes Mellitus tipo II.

 

Apreciados lectores agradezco el favor de su atención, me despido esperando pronto volverles a encontrar. 



Etiquetas:   Obesidad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18847 publicaciones
4744 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora