¿Chile es un país democrático? ¡NO!

Lo que escribiré a continuación, es una opinión personal, no me siento ni voz de un grupo ni nada, es meramente una conclusión a la que llegué después de la suma de sucesos que ocurren en Chile. A diario me convenzo de que somos un país que deja mucho que desear en el sentido democrático. Hace pocos días, un medio de comunicación dio a conocer los resultados de una encuesta en la que se señalaba que más del 70% de la gente se opone a Hidroaysén y cada vez que la voz de ese grupo opositor intenta expresarse, son reprimidos.

 

. A diario me convenzo de que somos un país que deja mucho que desear en el sentido democrático. Hace pocos días, un medio de comunicación dio a conocer los resultados de una encuesta en la que se señalaba que más del 70% de la gente se opone a Hidroaysén y cada vez que la voz de ese grupo opositor intenta expresarse, son reprimidos.
Otro ejemplo,  los estudiantes que tienen un conflicto que se arrastra por años, cada vez que salen a expresar su rechazo a las condiciones mercantilistas que impone ser “profesional” en Chile, son reprimidos. Con esto no me estoy refiriendo a los encapuchados que por lo general son los que inician los disturbios,  no conozco bien cuáles son sus motivaciones y ni siquiera en mis días de universitaria los pude comprender. Sí me quiero referir a que lo que piden los universitarios lleva años, reuniones, soluciones transitorias  y ninguna reforma que favorezca que favorezca a los estudiantes. 

El Estado no tiene un compromiso absoluto con la educación desde el nivel escolar hasta el universitario, es inconcebible que la brecha educacional sea tan escandalosa y que familias de clase media deban escoger cuál de sus hijos puede ir a la universidad. Lo que es peor aún, tener que cancelar mensualidades altísimas por algunas carreras y que sus hijos no puedan estudiar lo que realmente quieren porque los aranceles son inaccesibles para el presupuesto familiar. Sí, es una vergüenza que eso pase en un país que se jacta de su desarrollo y crecimiento, que exista un Estado que tenga tan poco compromiso con la Educación, determinando la escasa (o nula)  movilidad social. Algo que no ocurre en muchos países de Latinoamérica, el Estado tiene un compromiso irrestricto con la Educación de sus ciudadanos y valora lo que es que todos los jóvenes tengan acceso a la educación -  escolar y  superior - de forma gratuita, pues asumen que es una inversión para su propio país.

Hoy me entero que se aprobó el proyecto de ley de ampliar el post natal, con las correcciones para hacerlo más accesible a todas las mujeres. El primer proyecto presentado por el Gobierno era una burla, sinceramente. A mí y a muchas mujeres no las beneficiaba para nada.  Es inconcebible pensar que las mujeres profesionales no puedan tener el mismo derecho a estar con sus hijos, otra forma de discriminación. Las  mujeres de clase media, trabajadoras, muchas de las cuales siguen pagando su crédito universitario obtenido años atrás para poder tener una profesión.  Una vez más la democracia se vio invisible. Hoy por lo menos, permite que todas las mujeres que trabajan tengan el mismo derecho a estar con sus hijos durante los primeros meses y que algunos ministros, se den por enterado que no todas las mujeres tienen posibilidad de dejar a sus hijos recién nacidos con "nanas" y que sí quieren darle de amamantar el tiempo que sea necesario y esto no quiere decir dejar de lado su desarrollo profesional.

Entonces, entendiendo la Democracia que  permite que las decisiones sean tomadas respondiendo a lo que opina la mayoría, con los ejemplos que acabo de dar, avala mi idea de que en Chile no existe una democracia como tal y espero que las cosas poco a poco vayan cambiando en la medida que exista expresión popular, lo que creo que se ha ido generando gracias a la irrupción de las redes sociales. 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales