'Palabras que derriban fonteras'. El idioma, la principal frontera para los social media



Paradójicamente, las palabras -elemento fundamental en la génesis de la conversación- son la principal barrera para la comunicación.

 

-- El idioma, seña indisoluble que aglutina a las sociedades, que fundamenta los valores comunes entre personas y que arma el discurso identificador de comunidades, es hoy la principal barrera para la universalización del diálogo.

EF - Live The Language - Barcelona from Albin Holmqvist on Vimeo.

EF - Live The Language - London from Albin Holmqvist on Vimeo.

EF - Live The Language - Beijing from Albin Holmqvist on Vimeo.

Las redes sociales son una plataforma social abierta pero, a pesar de su infinita capacidad para establecer contactos y relaciones, la barrera idiomática las limita. Cabe pensar que en un futuro no demasiado lejano, dicha barrera podrá ser superada por herramientas tecnológicas, que permitan la traducción simultánea y automática de los mensajes de los usuarios.

 

Cabe pensar que el futuro de la humanidad pase por la normalización de un idioma común -el esperanto es una muestra de esa necesidad- que permita la eliminación de barreras y abra las fronteras a una relación entre persona mucho más amplia y diversa.

 

El potencial que tiene el diálogo, a la hora de enriquecer el bagage cultural e intelectual de los individuos no puede verse limitado por el idioma. Simplemente, basta con comprobar cómo las redes sociales han servido para abrir las fronteras sociales y culturales entre personas que hablan el mismo idioma. El intercambio de opiniones, de información, de ideas, de proyectos y, cómo no, de emociones, es una muestra del enorme camino que se abre para el enriquecimiento social a escala global.

 

Hacerse entender, supone a día de hoy, un doble esfuerzo para muchos de nosotros.

 

Doble esfuerzo, porque a la necesidad de aprender e interiorizar el manejo de las nuevas herramientas de comunicación social, se suma la importancia de conocer nuevos idiomas que nos permitan abrir nuestros límites, e interactuar con personas más allá de nuestras propias fronteras idiomáticas.

 

De nada sirve disponer de herramientas sofisticadas que nos permitan contactar, si a la hora de la verdad las palabras se convierten en nuestro principal lastre para la conversación.

 

Vivir los idiomas -tal y como muestra la magnífica campaña que hoy adjunto a este post- se ha convertido en la asignatura pendiente imprescindible para la conversación del futuro. Posiblemente, a muchos de nosotros se nos haya hecho tarde para empezar, pero tiene que ser nuestra responsabilidad hacer que las generaciones que vienen dispongan de los conocimientos necesarios para hacer que las palabras no creen fronteras, sino que las derriben.

 

Sólo así, podremos decir que las redes sociales son una herramienta de comunicación global.



  • Comentarios
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE











'Palabras que derriban fonteras'. El idioma, la principal frontera para los social media


Paradójicamente, las palabras -elemento fundamental en la génesis de la conversación- son la principal barrera para la comunicación.

 

-- El idioma, seña indisoluble que aglutina a las sociedades, que fundamenta los valores comunes entre personas y que arma el discurso identificador de comunidades, es hoy la principal barrera para la universalización del diálogo.

EF - Live The Language - Barcelona from Albin Holmqvist on Vimeo.

EF - Live The Language - London from Albin Holmqvist on Vimeo.

EF - Live The Language - Beijing from Albin Holmqvist on Vimeo.

Las redes sociales son una plataforma social abierta pero, a pesar de su infinita capacidad para establecer contactos y relaciones, la barrera idiomática las limita. Cabe pensar que en un futuro no demasiado lejano, dicha barrera podrá ser superada por herramientas tecnológicas, que permitan la traducción simultánea y automática de los mensajes de los usuarios.

 

Cabe pensar que el futuro de la humanidad pase por la normalización de un idioma común -el esperanto es una muestra de esa necesidad- que permita la eliminación de barreras y abra las fronteras a una relación entre persona mucho más amplia y diversa.

 

El potencial que tiene el diálogo, a la hora de enriquecer el bagage cultural e intelectual de los individuos no puede verse limitado por el idioma. Simplemente, basta con comprobar cómo las redes sociales han servido para abrir las fronteras sociales y culturales entre personas que hablan el mismo idioma. El intercambio de opiniones, de información, de ideas, de proyectos y, cómo no, de emociones, es una muestra del enorme camino que se abre para el enriquecimiento social a escala global.

 

Hacerse entender, supone a día de hoy, un doble esfuerzo para muchos de nosotros.

 

Doble esfuerzo, porque a la necesidad de aprender e interiorizar el manejo de las nuevas herramientas de comunicación social, se suma la importancia de conocer nuevos idiomas que nos permitan abrir nuestros límites, e interactuar con personas más allá de nuestras propias fronteras idiomáticas.

 

De nada sirve disponer de herramientas sofisticadas que nos permitan contactar, si a la hora de la verdad las palabras se convierten en nuestro principal lastre para la conversación.

 

Vivir los idiomas -tal y como muestra la magnífica campaña que hoy adjunto a este post- se ha convertido en la asignatura pendiente imprescindible para la conversación del futuro. Posiblemente, a muchos de nosotros se nos haya hecho tarde para empezar, pero tiene que ser nuestra responsabilidad hacer que las generaciones que vienen dispongan de los conocimientos necesarios para hacer que las palabras no creen fronteras, sino que las derriben.

 

Sólo así, podremos decir que las redes sociales son una herramienta de comunicación global.



  • Comentarios

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE