Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Novela   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Poesía   ·   Música



El rapto de Europa I


Inicio > Política Internacional
16/04/2013


1115 Visitas



El sueño de Europa se desvanece.  Atrás van quedando nuestra vocación europeísta como expectativa de una vida mejor, cuando la comunidad europea avanzaba hacia una sociedad común, con el estado de bienestar por bandera. Eran tiempos en los que creíamos en Europa con la fe del hijo pródigo, que se ha dado cuenta de que en la casa paterna, ese hogar común en el que habitan tus hermanos, se vive mejor que yendo por libre, con la familia desperdigada; pero la fe ya se sabe, acaba convirtiéndonos en seres sometidos a una voluntad ajena a la nuestra, en la que hay que creer a ciegas, sin cuestionarnos su autoridad. Algo así como lo que está sucediendo en la actualidad, que se nos pide fe ciega en la voluntad de un ente que se denomina “troika”, que tiene su sede social en Bruselas, y su centro de poder en Berlín. Estamos pagando haber dejado alienar nuestra voluntad de ser los dueños de nuestro presente y nuestro futuro, al consentir que se construyera un ente supranacional sin el debido control democrático que, de haberlo exigido, nunca nos encontraríamos en esta situación de dictablanda al servicio de los intereses de un neoliberalismo de una brutalidad casi olvidada.


            Asistimos casi impotentes al rapto de Europa, como cuando Zeus, en busca de doncellas que satisficieran su apetito sexual, se fijó en Europa, una bella doncella que se bañaba desnuda en una cálida playa; la sedujo mostrándose ante ella como un hermoso toro blanco al que Europa no pudo resistirse, y montándose a lomos de él, que era Zeus en su engaño, la condujo, atravesando el mar Mediterráneo, hasta la isla de Creta, lugar en que la confinó de por vida, para poder satisfacer sus deseos cuando él quisiera.  Nada mejor que los mitos para explicar la realidad que nos circunda, con una Europa secuestrada por Alemania, a la que después de seducir ha confinado a la pobreza, para mayor beneficio de sus intereses económicos y los de sus bancos, que se han convertido en los grandes depredadores de la riqueza de la Europa del sur, convirtiendo a sus ciudadanos, otrora dueños de su destino, en nuevos súbditos del gran capitalismo sajón.

            El sueño de Europa se desvanece, al haber sido arrinconados en el desván de la historia, los grandes políticos que creyeron en un continente unido, democrático y socialmente avanzado. Adenauer, Monnet, Schuman, Gasperi… fueron hombres visionarios que sentaron las bases para construir una sociedad común continental, que superara las viejas diferencias entre naciones, que tanto dolor y desgarro habían producido a los europeos, y mirara al futuro con la esperanza de una sociedad más justa en derechos y distribución de la riqueza. Se dieron cuenta de que una Europa unida era la opción más viable para todos los europeos, en un mundo que se polarizaba, para defender la democracia social que habían ido construyendo con tanto sudor y lágrimas. Un testigo que tomaron otros grandes en la construcción europea: Jacques Delors, Helmut Kholl, Francoise Miterrand, Felipe González, Simone Veil, Romano Prodi…, hasta que el agresivo neoliberalismo, que tiene su origen en los países anglosajones, durante la década de los 80, irrumpe en el continente, paralizando toda idea constructiva que fuera más allá de una considerar Europa como un mercado, al que la política debe rendir pleitesía.

            Estamos pues ante la claudicación de la política, ante el vaciado de la democracia, no sólo en las instituciones europeas, cada vez más inútiles, sino en lo propios estados que la forman. Sobre todo en los países del sur, a los que se está aplicando, de una manera, autoritaria y sin control democrático, los dictados económicos que marcan los mercados, al servicio de quienes se han puesto la Comisión Europea, los gobiernos, el BCE, y esa gran líder del capitalismo salvaje que es Ángela Merckel. Sorprende la docilidad con la que los gobiernos de  Portugal, España, Italia, Grecia, Chipre, e incluso Francia, se están comportando ante los intereses de Berlín y sus bancos. No hay política económica en estos países, y por tanto se está produciendo una devaluación de la democracia de tintes insoportables, convirtiendo, con la excusa del cumplimiento del déficit impuesto por Alemania, la vida de los ciudadanos en un calvario sin escapatoria. Lo estamos sufriendo desde hace meses con políticas de recortes del estado de bienestar y bajadas salarios, y la única respuesta que tenemos de nuestros gobiernos es que Alemania decida relajar el incumplimiento de déficit. Lo acabamos de ver en Portugal, que anuladas algunas medidas contra el bienestar ciudadano impuestas por su gobierno por el Tribunal Constitucional, la única respuesta de la Comisión Europea es mayor rigor en el cumplimiento del déficit y el anuncio de recortes drásticos para la ciudadanía, además de acusar al propio Tribunal de interferencias. No puede haber mayor descaro.

            Esta Europa ya no nos gusta. No es la Europa en la que habíamos soñado y por tanto hay que buscar nuevas alternativas que cumplan nuestros objetivos de europeístas, pero también de bienestar y democracia. Y a pesar de la insoportable presión alemana, no reside en este país el problema. Más bien habría que buscarlo en los dirigentes europeos, ya sean comunitarios o de los países miembros, que están consintiendo la deriva de Europa hacia capitalismo salvaje liderado por Alemania, que quiere aplicarlo fuera y resguardarse de sus dentelladas dentro.

Nos encontramos ante una encrucijada que hemos de resolver antes que no haya vuelta atrás: o nos liberamos del calvinismo moralizante, neocapitalista, y asfixiante que están imponiendo los países del norte continental al resto, para construir una Europa más democrática, más unida, más social y más solidaria; o estaremos frente a un retroceso en la historia de incalculables consecuencias. Porque en un mundo dividido en grandes áreas de influencia, la única supervivencia posible es la de una Europa fuerte y unida, en la que ningún país trate de imponer su criterio, porque existen instituciones políticas y económicas a las que los ciudadanos europeos podamos controlar democráticamente. Es decir o vamos hacia una Europa con un Parlamento que sea el verdadero poder legislativo, un gobierno que sea el auténtico poder ejecutivo, y una judicatura que sea independiente de los mercados y el poder, nada que Montesquieu no dijera hace doscientos años, o acabaremos en la insignificancia política y el empobrecimiento, y el sueño de aquellos que creyeron en una Europa de bienestar se habrá desvanecido.

            Los sueños son bonitos cuando nos producen satisfacción, pero cuando se convierten en pesadillas hay que despertar y volver a otro sueño. 



Etiquetas:   Europa   ·   Unión Europea

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18166 publicaciones
4629 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora