Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Sociedad   ·   Trabajo   ·   Innovación   ·   Vida   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Salud Pública   ·   Periodismo



Reflexion disfraz politico


Inicio > Política Nacional
08/04/2013

837 Visitas



Los escenarios políticos mexicanos son muy complejos de entender sobre todo cuando se acerca el tema del dinero público. Tenemos un congreso, también llamado cartel principal que la prole ha calificado por su comportamiento.


Esos acomplejados habitan palacios de mentiras, sobregiros, abusos, vicios, exageraciones, espejismos, transas, falsedades, chantajes y toda clase de sabidurías vanas, soberbias en beneficio propio olvidando que fueron designados por la misma prole que los reprueba por su comportamiento frívolo, miope e insensible.

Cabe aclarar que no todos son elegidos; algunos pillos-parásitos llamados senadores y diputados fueron designados por lista por los partidos con clara lógica de defender intereses muy ajenos a las causas de los más necesitados. Primero los ricos y luego ellos.

Con trajes de colores de todo tipo, corbatas de seda que parecen sogas que deberían apretar cuando la mentira florece, zapatos de marca y olor a perfume caro, se apoltronan en sillas majestuosas a discutir cosas que en el mayoría de los casos no entienden, no discuten, no debaten y sobre todo no leen.

Palabrería política que es espuma trasmisora de rabia social, descontento, desencanto, enfado de votantes inocentes engañados por esta gavilla de leperos que solo prometen lo que jamás van a cumplir. La dosis es cada 3 o 6 años con los mismos cuentos.

Todo lo anterior ya usted lo sabe bien, pero hay algo más delicado que esta pereza sabrosa, costosa, inútil, turbia, mal intencionada, considerada como mal necesario para la buena marcha del país, pues este no puede caminar sin leyes ya sean buenas o malas pero al fin leyes. Debo expresar un mal superior del que abusan sin chistar.

Esas leyes, ese cartel de senadores y diputados requiere aceite para funcionar. Ese fino aceite se llama dinero público y vaya que lo gastan. Dinero público que año con año gastan irresponsablemente.

Coordinadores, comisiones, delegaciones, comités van y vienen y todos cobran por estar en ellas. Reciben dinero público o sea suyo que gastan, según ellos muy bien con la salvedad que nunca le van a informar en qué demonios se lo gastan, mejor dicho lo malgastan.

Guaruras, fiestas, viejas ajenas, potería, drogas, excesos romanos contra buenas leyes, etc. Son la partida doble que justifica el dinero publico suyo gastado por estos irresponsables que se niegan a rendir cuentas del dinero ajeno y que por obligación ética deberían presentar como acto digno al pueblo de México.

La opacidad en este tema es la medula del robo descarado que estos bichos hacen con flamantes coordinadores huecos que no sirven para nada y si a intereses definidos. También hay que decirlo que hay verdaderas excepciones pero lamentablemente son mínimas.

Ser diputado o senador debería ser un honor. Representar al pueblo debidamente debe ser un deleite y más cuando se abre todo ante él, rindiendo cuentas de sus actos y cuentas de su dinero.

El disfraz político de caminar erguido, hablar alto con tono de mando, ordenar que se abran las puertas y limpiar el asiento, no es suficiente para ocultar la clase de bandido que se oculta tras dicha mascara. Piden cuentas a los demás pero no las dan.

Es más fácil ser honesto que deshonesto, pero la cultura arrastrada de décadas cubre, ciega, nubla las mentes de estos pasajeros funcionarios que a dos manos roban el dinero público sin delicadeza, arte, sabiduría. Robar es un arte de gente fina y culta.

Son burdos rateros, indignos de seguir representando a su pueblo pobre, jodido que come austeridad, cena sacrificio y despierta con pesadilla no con quesadilla. Apretar el cinturón por la crisis.

Párenle señores, dejen el sendero obscuro, corrijan sus actos, prendan sus conciencias, que si las tienes pero apagadas. Hagan públicas las cuentas del dinero público que malamente se les da y por una vez en su vida sean honestos con ustedes mismos o no.

El predicador económico.



Etiquetas:   Política   ·   Reflexión   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19551 publicaciones
4885 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora