Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Redes Sociales   ·   Comunicación   ·   Gobierno   ·   Política   ·   Teoría Crítica   ·   Derechos Humanos   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros



El fácil camino de mentir


Inicio > Política Nacional
04/04/2013

737 Visitas



La decisión final de mantener los centros públicos con la ESO en la zona rural no es de Juan Vicente Herrera y sí propuesta de Génova.


“Si la Junta acierta o no, el responsable es quien les habla”, dijo el miércoles Juan Vicente Herrera en las Cortes de Castilla y León. Con ello pretendía cargar con el malestar creado por el intento de supresión del primer ciclo de la ESO en las localidades donde estaba impartiéndose. Además, quiso ir más lejos: admitió que se permitirá a 53 localidades unirse a ese compromiso y mantener la ESO en ellos siempre que se cumplan ciertos requisitos. Esos 53 centros son los que se vieron afectados por la supresión de  la ESO al inicio del presente curso.

Independientemente de los errores cometidos por Juan José Mateos como titular de la Consejería de Educación (que ya son muchos a lo largo de la presente legislatura), Herrera quiso hacer ver a la oposición que la norma fue impulsada y aprobada por el MEC del Gobierno de Zapatero que, dicho sea de paso, aprobó la LOE, aunque habría que remontarse a la LOGSE para ver que lo que pretendía Mateos se plasma en la disposición transitoria cuarta de la misma. Desde el año 2000 las plazas del primer ciclo de la ESO no se ofertan a maestros, si bien hasta 1996 “las vacantes resultantes del concurso de traslados en el primer ciclo de la educación secundaria obligatoria se incluirán en la oferta de empleo público para el ingreso en el cuerpo de maestros”.

Juan José Mateos, todavía consejero de Educación en Castilla y León, pretendía cumplir la ley a rajatabla, desconociendo la realidad de Castilla y León. Bien claro se lo dijeron los padres de la zona de la montaña de León: “Los consejeros, los diputados y  los senadores están distantes y no debe ser así, pues deberían estar más en contacto con los alcaldes y no solo visitar las zonas en periodo electoral”.

Por regla general, los padres consideran que el consejero estaba muy mal informado y peor asesorado; además, demuestra un evidente desconocimiento de la comunidad, por eso han pedido a Herrera Campo el cese inmediato de Juanjo Mateos. Incluso han ido más lejos: “Mateos debería de preocuparse de hablar con los alcaldes, en lugar de mandar a los inspectores a hablar con los padres. En muchos casos esos inspectores casi no saben dónde está el enclave de muchos pueblos y desconocen la realidad de los mismos”.

Tomás Alonso, alcalde de Posada de Valdeón (León), insiste en que Mateos es un desinformado porque hay zonas especiales como las del corazón del Parque Nacional de los Picos de Europa, desde donde no pueden acudir los niños a diario hasta Cistierna, cuya ruta les llevaría alrededor de tres horas y eso en situaciones climatológicas buenas.

Sea como fuere, y demostrada la incompetencia del consejero de Educación, cuya dimisión y la de todo su equipo se espera en los próximos días, hemos sabido por fuentes dignas de todo crédito --dentro del propio Partido Popular-- que la decisión final de mantener los centros públicos con la ESO en la zona rural no es de Juan Vicente Herrera y sí una propuesta de Génova, para evitar más problemas a los ya sabidos de corrupción, reparto de sobres y tráfico de influencias. Doy fe de ello.

El presidente Herrera tiene que dar explicaciones de ello en las Cortes, aunque la oposición socialista suele estar fuera de juego casi siempre. ¿Por qué no acudió a la reunión de Génova ese mismo día? ¿Temía reprimenda de Mariano o de Lolita de Cospedal?

¡¡Otra vez nos ha vuelto a mentir Juan Vicente Herrera!! Seguimos esperando la dimisión o el cese de Juanjo Mateos; esperemos que no intenten hacernos comulgar con ruedas de molino loco. Ya se sabe que, cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto. Esa dimisión debe extenderse a todos los colaboradores del consejero Mateos. Decía Alfonso X El Sabio que “los que dejan al rey errar a sabiendas, merecen pena como traidores”.

Jesús Salamanca Alonso



Etiquetas:   Profesores   ·   Castilla y León

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19205 publicaciones
4807 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora