Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Perú   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Cultura   ·   Lectores   ·   Literatura Latino Americana   ·   Muerte



El boom de la guerra informativa contra Rusia


Inicio > Política Internacional
03/04/2013

1281 Visitas



En la guerra de la información, tal como ocurre durante las hostilidades reales,  hay períodos en que  se mantiene una  activa  propaganda  y hay momentos de supuesta  “calma”. Sin embargo,  los objetivos y las tareas  de la gestión informativa,  tanto para la audiencia  externa como para la propia, se mantienen incólumes. Al primer auditorio se le requiere doblegar moralmente, mientras que al segundo, mantener  en guardia su  actitud,  frente  un oponente creíble. Ejemplifica el accionar  anterior,  la  actividad  de los medios internacionales,  durante las pasadas elecciones  presidenciales y parlamentarias en Rusia.


El papel de los medios masivos de comunicación occidentales en ese momento, sus  metas y objetivos  fueron  coherentes, con   sus acciones y publicaciones. Igualmente  el financiamiento externo  de   la oposición rusa, resultó evidente. Con todo, la  campaña de información psicológica dirigida,  en apoyo a  la oposición  rusa  no prosperó y hoy prácticamente  no existe. En razón de ello, el Departamento de Estado norteamericano, se plantea renovar la cruzada contra el "totalitarismo" mientras   exista un  demócrata ruso, al tiempo que el trabajo  paralelo de sus promotores extranjeros continúa.

De lo anterior se puede concluir,  que la guerra fría no ha terminado, sino  que se ha  trasladado y transformado en la    lucha por la conquista de las mentes humanas. Existe la  sensación por  parte de Occidente de que Rusia no ha cambiado un ápice desde los tiempos de la Unión Soviética y por su parte, Rusia es de la opinión de que Occidente no tiene autoridad moral para  darle lecciones. Occidente sostiene que es imperativo promover revoluciones liberales  en los  Estados no aliados,  entre  ellos la Federación de Rusia,  pasando por alto, que los rusos tienen varios valores un tanto diferentes.

Los países occidentales no admiten  que se produzca la restauración del imperio ruso en Europa, soslayando que en su momento  Rusia  derrotó a Napoleón,  quien pudo conquistar toda Europa, mas no a Rusia y posteriormente,  expulsó a Hitler de su territorio. Lo más determinante de todo ello, fue que  después de cada guerra,  el país  se restauró  y llegó a ser aún más fuerte. Como consecuencia de ello, en la memoria genética de muchos europeos, estos hechos permanecen imborrables.

Lo cierto  es que Rusia, no se puede equiparar con el resto de  los países europeos,  es otra realidad, un país  muy grande, con sus propias tradiciones, que ha  desarrollado un sentido de patriotismo, el cual  en gran parte, ya no existe  en Europa. Por lo tanto, a Rusia se le teme, al menos, a la  idea  de una Rusia fuerte. Es entendible entonces, que  la superación al temor  a Rusia, sea  un  asunto de generaciones y deba pasar mucho tiempo para que las  mentes superen los estereotipos y temores  de la  guerra fría.

Es evidente, que Occidente no cree que  desde la desaparición de la Unión Soviética, Rusia haya cambiado. Muchas personas están convencidas de que Rusia es un país frío y sombrío, con un régimen totalitario y de prisiones políticas. Piensan que los rusos aún hacen cola para comprar papel higiénico y salchicha, que  sueñan con un televisor japonés y alemán, pagar la inflación en monedas no convertibles y que devotamente adoran  a occidente, mismo que  por  sapiencia e ilustración, es  el único  con capacidad para dirigir al pueblo ruso por el camino correcto.

Existen  estereotipos occidentales elementales, que  ha sido  impuesto por propagandistas profesionales. Entre ellos destaca, la notoria embriaguez, pereza y criminalidad casi congénita del pueblo ruso. Muchos europeos comunes y corrientes piensan que cada ruso es  miembro de una pandilla callejera, de la  mafia o un terrorista profesional. Como se palpa, la promoción interesada  de este distorsionado modo de vida, es lo que explica, que el común de las personas, de antemano le teman a los rusos.

En consecuencia, no es de extrañar que los temas y cuestionamientos  respecto a Rusia, se sigan discutiendo en  los medios de comunicación  occidentales,  y tal discusión no se detenga. Una y otra vez, seguirán apareciendo publicaciones anti-rusas, incluso  provocadoras. En otras palabras, la guerra de la  información,  sin tregua, continúa.

 

Por: Euclides E. Tapia C. Profesor Titular de Relaciones Internacionales de la Universidad de Panamá.



Etiquetas:   Medios de Comunicación   ·   Comunismo   ·   Gobierno   ·   Occidente

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21905 publicaciones
5259 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora