Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Chile   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Libros   ·   Constitución   ·   Medio Ambiente   ·   Libre Pensamiento



Soberbia. Una reflexión


Inicio > Ciudadanía
02/04/2013


1478 Visitas



La soberbia es uno de los defectos más indignantes. Así lo dijo en una entrevista el entonces Cardenal Bergoglio, actual Papa Francisco, a poco de haber renunciado Benedicto XVI. Luego de estas semanas de pontificado, y tras algunas criticas peregrinas a su desempeño, vuelvo a pensar en su reflexión sobre este defecto tan humano como perverso. El afán de algunos de presentarse como los únicos dueños de la verdad, como aquellos que pueden decidir sobre lo que el otro haga, diga o no diga, está muy enquistado en el alma nacional.


“La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”, dice San Agustín. En efecto, la soberbia sabe pintarse de racionalidad, coherencia y buen tono. Pero no es más que cántaro vacío y esteril.

Abundan los soberbios. Y en el plano religioso son especialmente peligrosos. El creerse dueño de la verdad, no reconocer parte de ella en el otro, lleva a encerrarse, aislarse. Los soberbios buscan a sus pares, a quienes los adulen, les encuentren la razón. No porque la tengan. Al final, muchos asienten a lo que digan no porque lo valoren sino simplemente por evitarse problemas, por conveniencia.

La verdadera y auténtica fe lleva a la humildad, a reconocerse pecador, imperfecto. Nadie está libre de culpa. “Soy un gran pecador. Confiando en la misericordia y en la paciencia de Dios, en el sufrimiento, acepto” fueron las palabras del cardenal Bergoglio al momento de aceptar el cargo de sucesor de Pedro. Quien se sabe regalado por Dios, reconoce instintívamente que todo es gratuidad, que no somos dignos de los dones recibidos, que todo es pura gracia divina.

No tenemos lo que poseemos por mérito propio. Incluso el esfuerzo en lo logrado, los conocimientos adquiridos, la ciencia de que disponemos, son regalo. Podríamos no tenerla, haber nacido en las antípodas. Es bueno contemplarse en aquel otro que ignoramos, que consideramos menos dotado: el guardia del estacionamiento, el mozo, la nana de la casa, el estafeta, el obrero de la construcción. Pudimos haber sido nosotros. Misteriosamente  nuestra vida siguió un itinerario distinto ¿Lo merezco? ¿me lo gané? La verdad es que no. Somos fruto de un esfuerzo y posibilidades regaladas. Y siempre administradores, nunca dueños. Hay que caminar por la vida con la actitud del deudor, de quien da gracias y no de quien exige. Los sabios y grandes hombres – los grandes de verdad - siempre resultan particularmente humildes por lo mismo: caen en la cuenta de que todo es don inmerecido. Y de que la vida es corta y frágil. Se vive mejor cuando se la vive así.





Hugo Tagle

twitter: @hugotagle



Etiquetas:   Valores

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18861 publicaciones
4747 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora