Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Poesía   ·   Sociedad   ·   Política   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Andrés Manuel López Obrador



La tierra de los muertos.


Inicio > Filosofía
17/05/2011

1305 Visitas



La tierra de los muertos


 

… muerte sin fin de

Una obstinada muerte

sueño de garza

anochecido a plomo

que cambia si de pie

más no de sueño…[1]

 

 

Xibalbá es un lugar bajo la tierra, el camino por el que hay que llagar esta plagado de accidentes geográficos  (barrancos, ríos, espinas, pendientes muy inclinadas), Xibalbá es la tierra de los muertos para los hombres de la tierra de los bosques[2]

Esta tierra tan accidentada, peligrosa, es el recinto, el hogar, la casa, una ciudad habitada por los enemigos del hombre, los señores de la muerte aquellos que planean y conspiran como destruir a los hombres [3] causadoles desgracias, enfermedades y lo propio de su oficio con el que cumplen los de Xibalbá el dar muerte.

El lugar puede aparentar estar inerte, muerto, inmóvil, si en cambio obscuro, húmedo, frío, y con una gran vitalidad “podrida” como la tierra de los muertos de W. S. Burroughs:

 

…la tierra de los muertos… tufo a drenaje

hirviendo, gas carbono y plástico ardiendo…

manchas de aceite… llantas de montaña rusas

y pangas invadidas por hiervas silvestres y

enredaderas. No puedo encontrar a Ruski, lo llamo…

¡Ruski! ¡Ruski! ¡Ruski!

Una sensación de profunda tristeza y  presentimiento.

¡No debería haberlo traído aquí!

Desperté con lágrimas rodando por mi cara.[4]

 

Al leer los dos relatos que reflejan esa vitalidad podrida de estos lugares por los que son conducidos entre accidentes y peligros, donde tendrán que maniobrar con pericia para no caer, espinarse, o ahogarse, para no morir en esta  etapa del descenso. Ya en el cruce de los cuatro caminos que es el punto de ruptura entre vivir o ser muerto por los de Xibalba[5], aquí el narrador nos indica que los padres gemelos fueron vencidos[6].

 Ya adentro[7], en la sala del consejo podrán estar donde se reúnen y hacen planes, escuchar sus carcajadas o dando ordenes a sus mensajeros que entran y salen con su comunicación algunos otros sonidos y olores son reconocibles, como los ríos que corren rápidamente, el olor del rió de podré  o el tufo a drenaje o gas carbono,  el olor y el color de las sangre de otro rió, entre otros hedores de vomito y de los alimentos en descomposición[8] así en este medio llega hasta ellos el calor de la piedra[9] en  donde serán invitados asentarse los padres gemelos, en medio de la oscuridad donde se  alumbraran con un cigarro o una  raja de ocote así pueden vislumbrar las casas donde serán hospedados y el juego de pelota, en esta tierra no podían faltar los animales  que pertenecen al Xibalbá[10].

[1] Gorostiza, José. Muerte sin fin. Ediciones R. Loera y Chávez, México, 1939, 73 p. (p.27).



[2] Puede verse en las notas del preámbulo de la traducción del Popol Vuh de Adrián Recinos sobre el significado de la palabra quiché, también utiliza un significado parecido Rene Acuña en los Temas del Popol Vuh.



[3] Aun cuando no solo la muerte corresponde a los hombres se incluye a los animales y las cosas como los mencionados cigarros, la raja de ocote o los caites aun ellos los señores de la muerte y sus familiares están expuestos a la misma muerte.



[4] Burroughs,  William S. El gato por dentro. Trad. De José Férez Kuri, Editorial Diana, México, 2000. 109 p. (pp.16).



[5] En el mito se hace referencia a un cruce de caminos dentro de la cueva de Xibalba, sabemos de la importacia dentro de cosmovisión  pero parece que aquí además del encuentro entre caminos hay  una ruptura de visiones por un lado seguir el camino de señor  (indica vida eterna)  y por el otro un camino  que deben  seguir los muertos, este problema por el momento lo abordaremos mas tarde. Al parecer había en  ese momento un concepto que tenia una especie de equivalente entre el infierno y la  cueva de los desvanecidos, el Xibalba. Otro punto de ruptura es la llegada del mandadero-mensajero, el búho del que abordaremos el tema mas tarde.



[6] Pues han escogido el camino a Xibalbá de forma  fortuita o guiados ya que  desconocen el itinerario del descenso a este lugar, en cambio sus hijos conocen partes de  este itinerario así como con engaños y trampas y ayudandose de  ciertos  animales y armas  como las cerbatanas obtienen ventajas sobre los señores de la muerte



[7] El narrador nos da  a entender que de este viaje no regresaran al seguir el camino negro, aunque muchos mitos o relatos en donde los hombres que realizan este viaje vivos y encarnados  mueren al poco tiempo de su regreso como los relatos de los chamulas en Gosen, Gary Hamilton. Los chamulas en el mundo del sol. México, 1979, 450p.



[8] Alcántara Rojas, Berenice. ‘Comer  lo que hiede: Alimentos del otro mundo según algunos relatos mayas’. En: Estudios de Cultura Maya. México: UNAM, 2003. pp.197-219. Nos  hace mención de los trastos utilizados  entre ellos los cráneos que sirven como recipientes, información  que proviene de Sahún, 1997, pagina 177, citado por la misma autora



[9] Parece que la alegría malsana es una característica de los de Xibalbá, entre otras como el  engaño, la mentira y las trampas y el enojo constante que sienten por los hombres al  no ser reconocidos y respetados y por el ruido que producen en el juego de pelota.



[10] Jaguar, zopilote, buhos, gavilanes, venados, muercielagos etc.







Etiquetas:   Historia de Edad Antigua

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21558 publicaciones
5233 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora