Semana Santa con Papa Jesuita



Continuar con una limpieza profunda de la Iglesia, respaldado en sus fieles, parece ser la misión que se ha propuesto el Papa Francisco, jesuita, argentino, confidente de Benedicto XVI, un sacerdote de cuño conservador contrario a la Teología de la Liberación y  parte de la curia promovida por Juan Pablo II dentro de la Iglesia. Con votos de pobreza ha dado señales de cambio dentro del Vaticano, modificando de hecho tradiciones protocolares en que el oro era evidencia del poder.

 

r.
 

Usando anillos de cobre y sillón de madera, ha asumido el pontificado que pretende ir a las causas profundas del deterioro de la Iglesia: la tolerancia y encubrimiento de los abusos sexuales a menores;  encarar los escándalos de lavado de activos que se ha detectado en el Banco Vaticano y defender la posición de la Iglesia frente a las legislaciones que buscan legalizar el matrimonio homosexual.  Enfrentar la corrupción de curas pedófilos al interior de la Iglesia y sus múltiples colegios en el mundo, sumada a las redes de encubrimiento, provocaron el peor pecado que Jesús sancionara: atentar contra los niños. El Papa Francisco deberá remontar lo que su antecesor no pudo enfrentar.

 

El Banco Ambrosiano fue un banco italiano nacido en Roma, que se derrumbó estrepitosamente en 1982. Lo dirigía su presidente, Roberto Calvi,   perteneciente a la logia masónica ilegal Propaganda Dos, conocida más comúnmente como “P2”. El Banco del Vaticano era el accionista principal de Banco Ambrosiano, siendo acusado de canalizar fondos secretos de los EE.UU al sindicato polaco Solidaridad y a los Contras en Nicaragua. Las redes que Calvi creó convirtieron al llamado Banco de los Sacerdotes en una máquina financiera y de inversiones que incluía paraísos fiscales y vinculaciones con mafias, tráfico de armas y otros delitos. Sacar a la Iglesia de las vinculaciones impropias con el dinero es otra titánica tarea del nuevo Papa.

 

Finalmente, enfrentar la escalada de legislaciones permisivas que van en contra de los conceptos heterosexuales de matrimonio y de la defensa de la vida,  es un ámbito en que la Iglesia debe recuperar una voz legítima.  La debilidad que le han causado a la Iglesia  las situaciones comentadas, ha dejado espacio a corrientes seudo progresistas laicas que toleran el libertinaje en materia de sexualidad y drogas, buscan leyes feministas de aceptación del aborto como decisión de la mujer desprotegiendo al feto. En especial esto se ha dado en Argentina por las leyes anti familia que ha impulsado Cristina Fernández ,  lo que significa un conflicto en el cual el Papa Francisco ha jugado un rol de defensa de los valores cristianos.

 

La Iglesia recurre en su profunda crisis de credibilidad a su mayor reserva moral: los jesuitas, siempre díscolos, siempre críticos. Con este papado jesuítico se juega a la recuperación de la esencia cristiana y quizás en ese propósito la Iglesia llegue a eliminar el celibato, que se impuso principalmente por consideraciones económicas para que los bienes de la Iglesia no se diluyeran en la herencia de las familias de la curia. Es una luz de esperanza, recuperar el camino auténtico de Cristo y hago votos para que ello ocurra.

Periodismo Independiente, Semana Santa 2013 @hnarbona en Twitter.

 

--  Periodismo Independiente Promovamos las buenas prácticas.  La transparencia no es una utopía.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Semana Santa con Papa Jesuita


Continuar con una limpieza profunda de la Iglesia, respaldado en sus fieles, parece ser la misión que se ha propuesto el Papa Francisco, jesuita, argentino, confidente de Benedicto XVI, un sacerdote de cuño conservador contrario a la Teología de la Liberación y  parte de la curia promovida por Juan Pablo II dentro de la Iglesia. Con votos de pobreza ha dado señales de cambio dentro del Vaticano, modificando de hecho tradiciones protocolares en que el oro era evidencia del poder.

 

r.
 

Usando anillos de cobre y sillón de madera, ha asumido el pontificado que pretende ir a las causas profundas del deterioro de la Iglesia: la tolerancia y encubrimiento de los abusos sexuales a menores;  encarar los escándalos de lavado de activos que se ha detectado en el Banco Vaticano y defender la posición de la Iglesia frente a las legislaciones que buscan legalizar el matrimonio homosexual.  Enfrentar la corrupción de curas pedófilos al interior de la Iglesia y sus múltiples colegios en el mundo, sumada a las redes de encubrimiento, provocaron el peor pecado que Jesús sancionara: atentar contra los niños. El Papa Francisco deberá remontar lo que su antecesor no pudo enfrentar.

 

El Banco Ambrosiano fue un banco italiano nacido en Roma, que se derrumbó estrepitosamente en 1982. Lo dirigía su presidente, Roberto Calvi,   perteneciente a la logia masónica ilegal Propaganda Dos, conocida más comúnmente como “P2”. El Banco del Vaticano era el accionista principal de Banco Ambrosiano, siendo acusado de canalizar fondos secretos de los EE.UU al sindicato polaco Solidaridad y a los Contras en Nicaragua. Las redes que Calvi creó convirtieron al llamado Banco de los Sacerdotes en una máquina financiera y de inversiones que incluía paraísos fiscales y vinculaciones con mafias, tráfico de armas y otros delitos. Sacar a la Iglesia de las vinculaciones impropias con el dinero es otra titánica tarea del nuevo Papa.

 

Finalmente, enfrentar la escalada de legislaciones permisivas que van en contra de los conceptos heterosexuales de matrimonio y de la defensa de la vida,  es un ámbito en que la Iglesia debe recuperar una voz legítima.  La debilidad que le han causado a la Iglesia  las situaciones comentadas, ha dejado espacio a corrientes seudo progresistas laicas que toleran el libertinaje en materia de sexualidad y drogas, buscan leyes feministas de aceptación del aborto como decisión de la mujer desprotegiendo al feto. En especial esto se ha dado en Argentina por las leyes anti familia que ha impulsado Cristina Fernández ,  lo que significa un conflicto en el cual el Papa Francisco ha jugado un rol de defensa de los valores cristianos.

 

La Iglesia recurre en su profunda crisis de credibilidad a su mayor reserva moral: los jesuitas, siempre díscolos, siempre críticos. Con este papado jesuítico se juega a la recuperación de la esencia cristiana y quizás en ese propósito la Iglesia llegue a eliminar el celibato, que se impuso principalmente por consideraciones económicas para que los bienes de la Iglesia no se diluyeran en la herencia de las familias de la curia. Es una luz de esperanza, recuperar el camino auténtico de Cristo y hago votos para que ello ocurra.

Periodismo Independiente, Semana Santa 2013 @hnarbona en Twitter.

 

--  Periodismo Independiente Promovamos las buenas prácticas.  La transparencia no es una utopía.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE