Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Ética   ·   Liderazgo   ·   Dirección de Empresas   ·   Economía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Perú   ·   Facebook   ·   Instagram



Bachelet: al ruedo y sin llorar


Inicio > Política Nacional
17/03/2013


1348 Visitas














































































De la Dedocracia a la Encuestocracia

 

A la primera mujer Presidente de Chile la designó a dedo como candidata el Presidente Ricardo Lagos, ahorrándole justo a tiempo el debate con Soledad Alvear. 

 

Se explotó al máximo su condición de mujer y se tildó de machista a quien la emplazaba con dureza.  Memorable fue la discusión con el historiador Alfredo Jocelyn-Holt, quien acusó a la abanderada de inconsistente y de ser un "producto de marketing" levantado por las encuestas. Cuando Jocelyn Holt le preguntó si era ella una carta tapada de los militares, la reacción de los asesores fue rabiosa. Bachelet lo llamó opinólogo y lo trató de payaso de circo. 

 

Así, en todos los paneles de campaña se cuidó siempre celosamente que las preguntas estuvieran pauteadas para evitarle a la candidata “el desgaste” de la confrontación de ideas. Los adjetivos acuñados como slogans fueron “gobierno ciudadano” “cercanía a la gente”, “gobierno amable” “todos y todas”.  

 

El primer encontrón real de Bachelet como Presidente fue con los secundarios de la revolución pingúina, a los que mandó a la vía muerta, creando  una enorme comisión donde todo fue quedando en nada. En su mandato realizó el lanzamiento del Trasantiago, pese a estar el mismo sin terminar, provocando un fracaso de enorme repercusión social. Fue incapaz de soltar amarras del sector  laguista que la había colocado en el poder, primando las lealtades políticas por sobre el deber de estadista. Al primer año su popularidad estuvo totalmente a la baja.

 

En su gobierno, la austeridad en las cuentas públicas estuvo a cargo de Andrés Velasco, quien reemplazó al  gran amigo de guitarreos de Michelle, Nicolás Eyzaguirre, quien cometió la imprudencia de llamarla cariñosamente la gordi. Creció en su período el descontento popular  contra las cúpulas, las corruptelas, el tráfico de influencias de las grandes corporaciones. Al cierre de su período los díscolos y descolgados marcaban el principio del fin, pero ella mantenía su popularidad en las encuestas y sus cercanos la encapsularon para mantener ese supuesto capital político. 

 

Tal como a Ricardo Lagos lo despidieron de pie los empresarios más conspicuos y poderosos del país. A Michelle Bachelet le organizó una cena de homenaje en Washington la firma Barrick Gold y el mismísimo Rockefeller. Tal como Ricardo Lagos, luego de su retiro, tuvo un cargo internacional en materia ambiental, a Michelle Bachelet  le correspondió dirigir una Agencia denominada ONU Mujer, organización de sesgo feminista a la cual Zapatero, último presidente del PSOE, donó 200 millones de euros, pese a la crisis que se venía sobre España, logrando que su Ministra de la Igualdad (sic) también tuviera un espacio donde aterrizar después de perder las elecciones.

 

El 27F ha pesado como un gran lastre e interrogante sobre la popularidad de Michelle Bachelet, pero las encuestas extrañamente no reflejan todo lo que se la ha criticado desde las redes sociales. Su responsabilidad política como Jefe de Estado es un tema pendiente de determinación por parte de la Justicia y sobre esto el gobierno ha tenido el tino de no victimizarla.

 

El debate inevitable

 

Michelle Bachelet regresa del silencio para competir por una reelección y deberá enfrentar a una ciudadanía movilizada, tal como lo señalara Giorgio Jackson, Dirigente del Movimiento Revolución Democrática. También la esperan, prestos para el debate, Andrés Allamand, Franco Parisi, Marcel Claude y Marco Enríquez, entre otros. Su silencio habrá terminado y deberá explicar su estrategia de comisiones inconducentes; deberá recoger demandas insatisfechas, principalmente de carácter político, que hablan de asamblea constituyente, nuevo trato para el pueblo mapuche, definiciones en materia energética. 

 

Con esos debates lo más seguro es que terminará el uso ramplón de las etiquetas de izquierda y derecha, y el eterno Asesor Osvaldo Andrade o el vocero Francisco Vidal, deberán cambiar la forma de hablar de la “derecha”, como si el gobierno de Bachelet hubiese sido de izquierda y ultra revolucionario.

 

Ese juego comunicacional tramposo, gracias a personas como Iván Fuentes, Camila Vallejo , Giorgio Jackson, Franco Parisi, Andrés Velasco, Marco Enríquez Ominami, Marcel Claude, se está agotando. La gente, al igual que el historiador Alfredo Jocelyn Holt tiene una profunda y fundada desconfianza y exigirá que los candidatos usen un lenguaje compromisorio, que explique programas de gobierno, y a quienes ya fueron gobierno le preguntarán donde más duele, por qué no tomaron medidas en su momento y porqué ahora sí las reclaman, ofrecen o critican, rasgando vestiduras.

 

La clase media será un gran actor en este período de campañas políticas, pues los sectores medios están alerta, tienen hoy el desplante y los medios tecnológicos para organizar movimientos y formar opinión, con funas cibernéticas que son de temer. No habrá político que soporte un Hashtag de Twitter que lo emplace masivamente. Los 5 millones de personas que se han sumado al padrón electoral son de un perfil joven que se tutean con las redes sociales y los anquilosados políticos muñequeros del siglo pasado, que firman promesas para luego borrarlas con el codo, ahora estarán fritos, porque hay millones de ojos fiscalizadores auscultándolos, denunciando sus maquinaciones y malas prácticas. 

 

Hablábamos de la prueba de la blancura que deberá pasar cada candidato y, ahora que todos se preparan, en sus marcas, es preciso entender que por más gigantografías que coloqien, por más fotoshop que apliquen a sus fotografías, la gente crítica, desconfiada, aguda e implacable, estará como un monstruo genuino detrás de ellos, sin importar su género. De esto mucho tuvo que aprender el gobierno actual, y el sobre expuesto Presidente Piñera. Pero, a esta altura del partido, en las redes sociales ha aparecido con fuerza una masa no clasificable, impredecible, cruel en sus dichos y profundamente crítica. Por lo tanto, con Bachelet en el ruedo, no esperen que por ser mujer vaya a tener un trato diferente al que se le da a cualquier presidenciable. Y en esto, todos son iguales y el juego es sin llorar.



Periodismo Independiente, 16 de marzo de 2013. @hnarbona en Twitter.

 

 

Una mirada libre a nuestro entorno



Etiquetas:   Ciudadanía   ·   Elecciones   ·   Política   ·   Democracia   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Eduardo Tapia, Construcción Civil Buen comentario respecto a lo que se viene para Chile. Evidentemente Bachelet es reconocida por su carísma y no por sus obras.Es cosa de recordar sus logros durante su gobierno y lo que realizó en ONU Mujeres, poco o nada. Pero atrás está ese conglomerado llamado Concertación liderado por los próceres de siempre : Escalona, Vidal,Andrade,Cornejo,Quintana, etc. y ellos llevan la batuta. Esperemos que este Chile 2013 abra los ojos a tiempo y reconozca donde están sus contrarios a su progreso y no se equivoquen al momento de sufragar.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18298 publicaciones
4646 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora