Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   5G   ·   Tecnología   ·   Novela   ·   Libros   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación



Fueron por el al fin del mundo


Inicio > Política Internacional
14/03/2013

906 Visitas



Confesiones.


 

Fueron por el al fin del mundo.

 

El tradicional “habemus papam” mediante el cual se anuncia la elección del nuevo sumo pontífice de la iglesia católica, hoy se escucha diferente, tiene ya una traducción que es de suyo forma, “tenemos Papa” así en castellano.

La designación del Cardenal argentino Jorge Mario Bergolio, desde ahora Francisco I, naturalmente fue sorpresiva porque como siempre sucede en estos casos, los Cardenales que entran al conclave como favoritos, siempre salen del mismo como Cardenales.

Si bien es cierto que en el anterior conclave el entonces Cardenal Bergolio término en segundo lugar de la votación detrás del Cardenal Ratzinger, quien sería elegido Benedicto XVI, ahora Papa emérito, en esta ocasión no era señalado como el más fuerte aspirante.

Porque aun y que todos los pronósticos señalaban que la sucesión papal recaería en un europeo y sobre todo en un italiano, se hablo de candidatos de otros continentes, pero no de este,  el resultado naturalmente se tiene que calificar como sorpresivo.

Sin embargo en lo que bien se puede considerar una elección rápida, Francisco I es desde ahora el nuevo Papa, el pontífice latinoamericano, situación inédita y por supuesto sumamente interesante, no solo por ser un parteaguas, sino por todo lo que su designación implica.

Porque no se trata solamente de atender al viraje que implica elegir un Papa no europeo, por añadidura eso tendrá que traducirse en situaciones que por lo mismo implican la aceptación de la necesidad de un cambio de rumbo.

Claro que antes de poder hablar de lo que se puede esperar de su pontificado, con los pocos antecedentes con los que dé él se cuentan, habrá que remitirnos a su primera exposición pública y las señales que en ella se manifestaron, porque seguramente serán las características de su comportamiento y estilo personal.

De Francisco I se sabe que ha sido un religioso apegado a su vocación, sin distracciones emanadas de las tentaciones de su condición de privilegio, incluso que en su país, siempre mantuvo una relación difícil con el gobierno, al que constantemente criticaba.

Por otro lado, Francisco I no proviene de la curia romana, el epicentro del poder papal, por el contrario además de la condición de su nacionalidad, su vocación es jesuita, que si bien tiende a la búsqueda de la modernidad, tiene preceptos personales muy bien definidos.

De Francisco I se sabe que es un hombre de origen humilde, que a lo largo de su vida privilegio la sencillez de su entorno, la sencillez que por cierto hizo patente en su presentación.

De hecho la elección del nombre papal, obedece pues a una referencia a San Francisco de Asís, para establecer que sus formas serán precisamente orientadas a la humildad y el sacrificio, al absoluto alejamiento de los beneficios materiales.

Francisco I salió al balcón de la santa sede ataviado únicamente con la túnica blanca, sin los atuendos ceremoniales tradicionales propios de la investidura, seguramente para hacer que fuera su mensaje lo que quedara en la memoria.

Porque definitivamente a través de esta primera interlocución, pudimos ver que el nuevo Papa, es un extraordinario comunicador, dueño de un carisma sereno, que llego a la gente de inmediato.

Un Papa que sin ninguna rigidez se manejo a su tiempo, estableciendo canales de comunicación francamente abiertos, sin afectaciones ni solemnidades, simple y llanamente otorgándole el mayor poder a la palabra.

Porque en ese sentido no puede escapar al análisis su primera frase, en la que señalo que los cardenales fueron por el fin del mundo, con lo que se rompe la milenaria tradición de los Papas europeos.

Palabras que necesariamente conllevan mensajes profundos, la instauración de un estilo mucho más franco de expresión, pero también además de la forma que es tan atrayente, los fondos de la misma.

Ahora para Francisco I vendrá la etapa más difícil, la de escoger a su propia curia, porque siendo ajeno a esta, tendrá pues que enfrentar su enorme poder, un predominio que supone una transformación.

Más aun cuando ha trascendido que uno de los factores principales de la renuncia de Benedicto XVI, se origina precisamente desde ese entorno de poder, de la lucha por los equilibrios internos.

Sin embargo este Papa, sin compromisos con el epicentro de ese poder, con una popularidad que irrumpió desde su presentación y por su condición latinoamericana, tiene al menos en el papel, absoluta libertad para cambiar las cosas.

Porque es innegable que su arribo tendría que representar un antes y un después, una lucha intestina por transformar y redirigir los objetivos de la iglesia, independientemente de mantener su influencia mundial.

Es innegable que en el Vaticano hay una crisis, que esta tiene diversas aristas y que sobre todo enfrenta una disyuntiva extraordinaria, entre sus preceptos tradicionales y la forma de que estos se puedan seguir difundiendo acorde a la realidad social global actual.

Que hacia dentro hay muchos temas espinosos, que hay muchas cosas que corregir, de hecho lo que se infiere es pues una circunstancia para modernizar la institución mas añeja y no solo por sus años.

Aunque es muy pronto para decirlo, no puede pasar desapercibido que el talante y estilo de Francisco I, abriga justificadas esperanzas de cambio, una suerte de certeza que es producto de su propia imagen.

Si a eso le sumamos las singularidades de sus antecedentes y como decíamos su condición latinoamericana, seguramente estamos en el previo de una profunda transformación, impulsada por un Papa diferente, que por eso mismo tendrá una visión muy especial de las cosas.

Un hombre de reconocida inteligencia, que con toda humildad muestra signos de reencauzar el trabajo pastoral a la parte espiritual, mover a la iglesia a sus fundamentos básicos, donde la opulencia pasa a un segundo término para privilegiar la parte humana.

En las formas de Francisco I se pueden vislumbrar tanto la sensación de la irrupción de su figura, como su poder de contacto, lo que sugiere la presentación de un Papa que de inmediato será mas allá de su investidura una figura primordial del acontecer mundial.

 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Religión   ·   Iglesia Católica

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Eduardo Tapia, Construcción Civil Excelente comentario, bién por los latinoamericanos, bién por los jesuitas y rogemos por el éxito del nuevo Papa que por Dios que la tiene dificil.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18417 publicaciones
4670 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora