Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Innovación   ·   Salud   ·   Psicología   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Psicoinmunología   ·   Psicoterapia   ·   Lectura   ·   Salud Pública



Corruptelas populares 2.0


Inicio > Política Nacional
13/03/2013

957 Visitas



Si de algo han ido llenos los medios de comunicación en los últimos tiempos, ha sido de informaciones relacionadas con los denominados ‘papeles de Bárcenas‘, la supuesta contabilidad en dinero B que se habría empleado para financiar irregularmente al Partido Popular, contribuyendo a su vez a aumentar el capital privado de sus populares cabecillas, y que ha propiciado un escándalo digno de la más rancia de las telenovelas. Y os preguntaréis: ¿y por qué un tipo de la sección de tecnología habla de escándalos políticos, es que si le han acabado los temas? Pues la respuesta es no, amigos míos todos. Lo que me llama la atención de todo el pitote organizado con las presuntas corruptelas populares es el eco mediático originado, el reflejo que ha tenido en esta sociedad interconectada en la que vivimos, y alguna que otra iniciativa destacable por lo que respecta al uso de los medios sociales.






Más allá de la abundante literatura periodística originada sobre el escándalo, las reacciones de indignación a través de las redes sociales corrieron como la pólvora: en la popular red demicroblogging Twitter, los hashtags #PapelesDeBárcenas#QueHableRajoy o #RajoyDimisión se convirtieron en los descriptores más utilizados por los usuarios, lanzando miles de tweetsmostrando su cabreo. Tanto fue así, que #lospapelesdebárcenas se llegó a colocar entre los principales trending topics a nivel mundial, y tanta fue la intensidad en la publicación de comentarios que el servidor se colapsó alrededor de las 16:00h del día 31 de enero.







Por otra parte, en Facebook las cosas no les fueron mucho mejor a los populares. A las miles de muestras de indignación publicadas por los usuarios en sus muros, hay que sumar una ingeniosa acción de boicot a la página del Partido Popular en esta plataforma: un buen número de personas indignadas se dedicaron a publicar miles de sobres, en clara alusión a la polémica sobre los sobresueldos. Una iniciativa que, con toda probabilidad, hizo disparar el consumo de anti ácidos de los community managers del partido durante las horas siguientes, incapaces de contener la avalancha de comentarios.

 

Los tiempos están cambiando, y los responsables de la vida pública deberían tomar buena nota de ello. Una vez más, la política parece estar a años luz de la evolución de una sociedad que ya no se conforma con páginas propagandísticas de colores corporativos y promesas vacías. Ya no valen canales de comunicación unidireccionales  con declaraciones oficiosas para zanjar polémicas, la gente exige diálogo y transparencia, y este no ha sido precisamente un ejemplo de entendimiento de esta nueva realidad. Porque la nefasta gestión de la comunicación de crisis por parte de los implicados es harina de otro costal, que da para todo un nuevo artículo…





Artículo original publicado en 50x7

 



Etiquetas:   Comunicación   ·   Corrupción   ·   Política   ·   Redes Sociales   ·   Twitter   ·   Facebook   ·   Crisis Económica   ·   PP

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19573 publicaciones
4891 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora