Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Sociedad   ·   Bitcoin   ·   Criptomonedas   ·   Constitución   ·   Bienestar Social   ·   Derechos Humanos   ·   Paz Social



En la niebla


Inicio > Artes
09/03/2013

1065 Visitas



EN LA NIEBLA






Vicente Adelantado Soriano





En la niebla, película de Sergei Loznitsa, está ambientada en la II Guerra Mundial. No es la película bélica al uso, sin embargo, sin tiros, bombardeos ni héroes. Más de un espectador, por lo tanto, se ha sentido defraudado. Y molesto no sólo por eso sino por ese ritmo tan lento, tan moroso; pero tan bien llevado, al mismo tiempo, que explica por sí mismo lo que no dicen las palabras. Los personajes apenas si hablan; es el silencio, denso, espeso, quien lo dice todo. El protagonista comprende muy pronto el juego en el que lo han metido los nazis; y sabe, desde el principio, que lleva todas las de perder. Así ya advierte a su mujer, cuando van a buscarlo los partisanos, que no diga nada, pues nadie la va a creer. Es inútil hablar. Y lo que le ha sucedido no es, ni mucho menos, una aventura rocambolesca e inverosímil, sino que se ha visto cogido en una red, como un pobre animalillo indefenso, para hacer caer a los demás en la trampa. Y los demás caen.

Saber que es inútil hablar con el prójimo, por muy amigo desde la infancia que haya sido, lleva a un fuerte escepticismo; y la aceptación de todo cuanto viniere. Sabiendo que lo único que puede venir es la muerte. Cosa curiosa: al protagonista le interesa más ser enterrado en un lugar decente que seguir viviendo. Como reconoce más hacia delante se quiere vivir cuando se tiene esperanzas, propias o ajenas. La única que le queda a él es ser enterrado en un lugar decente. Y esa concesión, por parte de un partisano, será la que convierta su vida en una odisea por un bosque, cargando con el cadáver de su frustrado ejecutor. Por si no tuviera suficientes problemas ya, el pobre hombre, al que odian en su pueblo por una traición que no ha cometido, y de quien hasta su mujer duda, también va a tener que cargar con la muerte de quien lo iba a ejecutar. Y será precisamente a él, en el bosque, a quien le cuente el juego que han tramado con él los alemanes. Lo hace un poco tarde: cuando se decide a hablar, el partisano, herido por la policía, fallece apoyado en un árbol. Y vuelta a la preocupación por el espacio ocupado por los muertos. Se niega a abandonarlo en medio del bosque, donde los cuervos están aguardando a que se vaya para darse el festín, y se le echa a las espaldas en busca de un lugar adecuado, tal vez de un cementerio. Lleva el muerto sobre sí sin desfallecer.

Emprende el camino con el otro partisano, en tanto su historia se interrumpe para narrar el funcionamiento de la policía. Y aquí aparece otra vertiente de la película: los enemigos del pueblo no son los alemanes, que los han invadido, sino ellos mismos: el enemigo ha sido el catalizador que ha hecho surgir la maldad que el ser humano lleva en sí. No se lucha por ideales, sino por miedo, por no sucumbir. Y, por supuesto, en una sociedad atemorizada, y los miedos tienen también sus intereses y sus componendas, no tiene lugar la única persona que se atreve a pronunciar un no, en voz muy baja, casi susurrando, pero que es un no, una negativa a la colaboración. Soltarlo en medio de la sociedad que ha bajado la cerviz es condenarlo a muerte, meterlo en un laberinto en el que nadie va a creer nada de cuanto diga, pues parece que el patriotismo, a veces, reside en creer al enemigo, no al vecino de toda la vida. No se admite al diferente, que siempre es peligroso.

Es una película sin concesiones, sin héroes, sin moral de ningún tipo, y que representa una mirada fresca, nueva y sincera sobre un tema recargado de falsos héroes, de absurdos mitos y de deshonestas mentiras. Como diría Erasmo de Rotterdam vale más la peor de las paces que la mejor de las guerras. Película, pues, altamente recomendable por muchas cosas, entre ellas para desintoxicarse de cierto absurdo cine y de necias historias tan burdas como deshonestas. Por eso mismo el final de la película es lo más lógico del mundo. Una lógica lenta pera inexorable.







Etiquetas:   Guerra

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17272 publicaciones
4442 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora