Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Quintana Roo   ·   MORENA   ·   PRI   ·   PAN   ·   México   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Pobreza



Lo voto con las dos manos


Inicio > Política Nacional
03/03/2013


1475 Visitas



El "vamos por todo" que el oficialismo lanzó luego de las últimas elecciones, en las que la presidenta ganó de un modo aplastante; cambió tan solo un año y medio después, a "Democratización de la Justicia" o "Justicia Legítima" osea: vamos por la justicia. ¿Porque será?


Desde la militancia, los periodistas militantes y mercenarios, los voceros oficialistas, las mujeres y hombres de la justicia que apoyan el modelo y por último de la propia Gils Carbó que terminó de develar la movida, junto con el discurso de la presidenta en el Inicio de sesiones, se anunció finalmente que es "Democratizar la Justicia" o como dijo la procuradora general "tener una justicia legitima" 

Todos los ciudadanos alguna vez, cuestionamos por distintos motivos a la justicia. Por causas judiciales que tuvieron un tratamiento injusto, que nos perjudicaron a nosotros o a otros y  nos sentimos identificados. También pudimos comprobar como en ocasiones el poder económico y político, tiene en la justicia un trato y hasta resultados, distintos a los que tenemos los ciudadanos comunes. En todos los rubros de la justicia, hay injusticias, en familia, en contencioso administrativo, en laboral, en Penal, en Civil, muchas veces vemos como algunas mujeres enfrentan solas la crianza de sus hijos, sin apoyo alguno de padres ausentes y que no pagan alimentos. Y en cambio vemos también como otras mujeres de personajes reconocidos, no necesitan ni llegar a juicio y al separarse del rico y famoso, obtienen un ingreso de por vida. ¿Hay distintas clases de hijos para la justicia?

Otro tema que en la justicia se ha convertido casi en un deporte, es el juicio laboral, que en general se termina antes de comenzar, con las conciliaciones y mediaciones, pero en los que existen graves injusticias. 

Un pequeña PyME de menos de 5 empleados, tiene el mismo tratamiento, sin atenuantes frente a la Justicia, que una multinacional de 5000 empleados. Obviamente no tiene la misma calidad de abogados defensores, tampoco el mismo respaldo económico y mucho menos, los mismos ingresos. Un comercio o pequeña empresa, puede ir a la quiebra tan solo por un juicio laboral, con los montos que se reclaman. Los jueces, abogados de ambas partes y todos los que manejan las causas laborales, saben que una demanda laboral, tiene un alto componente de falsedad. Si el empleado trabajó dos años en blanco y registrado, va a declarar que lo hizo además varios años como no registrado y su demanda será global. "Para bajar hay tiempo dicen los abogados laboralistas". Es el negocio de estos abogados y de muchos empleados inescrupulosos, que esperan a ser efectivos para buscar su despido y reclamar lo que no trabajaron, total solo necesitan 2 testigos que lo confirmen. Pero esto es posible porque los jueces también también son "laboralistas" imposible que en un juicio laboral le den la razón a la parte patronal, aunque esa parte sea modesta y tenga sobradas razones para el despido, que por otra parte, el mismo empleado buscaba, haciendo mal su tarea, para conseguir el juicio. Para los jueces, es "políticamente incorrecto" fallar en favor del empleador.

¿Donde está la justicia entonces?

En lo Penal la situación se parece en cuanto a lo injusto, pero es más grave. En cárceles y hasta en Comisarias, hay cientos de procesados sin sentencia firme y otros ni siquiera con proceso y en cambio también hay cientos de imputados y reincidentes con antecedentes, que ante un delito comprobado quedan en libertad. Nadie sabe cual es el parámetro que toman los jueces, para liberal o detener, hay "garantistas" otros defensores de DDHH y los hay también capitalistas, que liberan o no, al mejor postor. 

Un imputado puede ser detenido y todas las pruebas y actuaciones  pueden ser buenas, si es un pobre desgraciado que tiene un defensor oficial (que no le da ni pelota) , pero también  todas las pruebas pueden ser circunstanciales y no generar una prisión preventiva, si es un narco amigo de poder, un puntero político en barrios marginados o un barra brava. Por ejemplo en 2011 cuando sucedió el homicidio,  las pruebas que tenían contra Mauro Martins el jefe de la Barra de Boca, no alcanzaban para detenerlo (el presidente del club  en ese momento, era Amor Ameal, y su hijo era parte de La Cámpora) Ahora en 2013, libraron captura sobre Martins, Mazzaro su segundo en la línea de mando y el Hermano. El escenario cambió, Ameal perdió las elecciones, el presidente es Angelici, muy cercano a Mauricio Macri y el PRO, entonces dado que el Kircnerismo no podrá colonizar la cotizada tribuna de la 12, buscan cambiar el liderazgo y poner un hombre de los suyos al frente, Dizeo  quizá,  las pruebas ahora si sirven. 

¿No importa el acto delictivo, sino, si el que lo cometió, es amigo, cercano, trabaja para o tiene poder?

Podríamos mencionar tantas injusticias, en la justicia, que ninguna columna sería bastante para reflejarlas. La justicia, que nunca encuentra suficientes pruebas para condenar a funcionarios, por actos de corrupción. Los abogados, hombres y mujeres de la ley, que luchan contra poderosos, y pese a hacer todo correctamente, nunca consiguen justicia. Como Daniela Lezcano en Tandil y tantos otros casos que se reproducen en el interior, con abusos a menores, trata de personas y otros delitos aberrantes. Los pueblos originarios, que son perseguidos si sus tierras sirven a las corporaciones y desde el gobierno, se muestran a pequeños grupos, cooptados, que son asistidos e incluidos, mientras que la mayoría, mueren por acciones en su contra y desidia gubernamental. Esos no solo no tienen justicia ante esos actos, ni siquiera saben que tienen derechos y cuando surge un líder como Felix Díaz que se planta a defenderlos, lo persiguen aún más.

La Justicia no es justa, no es igualitaria, es corporativa y no da servicio de justicia a toda la sociedad. Pero el cambio que se necesita ¿es el que piensa, proyecta y declama el Gobierno nacional? ¿o ese es un cambio que solo le va a ser útil a sus propios intereses?

La presidenta anunció que enviaría un proyecto de "democratización de la justicia y justicia legitima" Los títulos y eslogan del kirchnerismo, siempre son épicos y motivadores, pero muchas veces esconden finalidades de lo más banales y hasta desdeñables. 

Los ciudadanos saben, los periodistas, aun si ser expertos en legales y ni hablar los expertos, que la justicia debe cambiar. Pero a la vez es ineludible preguntar, porque los periodistas independientes, como dice la presidenta que ella era "un poco dura cuando preguntaba, pero era su obligación" , bueno, nosotros también y es nuestra obligación.Por eso, pregunto: ¿La justicia que quiere legitimar y democratizar la presidenta, es la misma que ejerce un juez como Oyarbide, dueño de todas las causas del gobierno nacional?'¿Es la misma en la que trabaja de Fiscal su sobrina Natalia Mercado y que desestimó, cada una de las denuncias que tuvo Néstor Kirchner en Santa Cruz, la mayoría con sobradas pruebas e indicios? ¿Es la justicia que en cuatro juzgados distintos y con distintas denuncias y pruebas duras, todavía ni siquiera citó a declarar a Amado Boudou? ¿La misma que con videos en los que aparecían agrediendo a hinchas de Chacarita, liberó a Rafael Dizeo, miembro de compromiso K de su causa por agresiones y lesiones? ¿La justicia que a Julio De Vido, el máximo responsable, por su función y exposición y además por el verticalismo, con el que gestiona el kirchnerismo, en la Causa de Once, ni lo menciona?¿La justicia que le envió a Peritos de la Corte, para analizar su declaración de Riquezas 2008-9 por la que había sido denunciado el Matrimonio presidencial, qué solo se guiaron por los datos que le dio su contador, que no cruzaron información y que desestimaron la denuncia, frente a un enriquecimiento del 168% en un año?

Si es esa, la Justicia que quiere democratizar el partido del gobierno y además dar un verdadero e igualitario servicio de justicia a la sociedad, como dice Luis Juez, el único Juez que paga impuesto a las ganancias en el país," lo voto con las dos manos".

















  







Etiquetas:   Corrupción   ·   Política   ·   Justicia   ·   Cooperación

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18024 publicaciones
4594 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora