Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Chile   ·   Libros   ·   Filosofía Social   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Constitución   ·   Libre Pensamiento   ·   Revolución Francesa



27 de febrero 2010. Un terremoto que nos cambió la vida.


Inicio > Ciudadanía
23/02/2013


978 Visitas



Casi 3 años ya de esa noche y día interminables. Una pesadilla que rememoraremos en unos días más pero que, para la inmensa mayoría de los chilenos, pareciera que sigue fresca y viva. Una fecha que se vuelve invitación a la reflexión, a repensar nuestro proyecto de país y, sobre todo, nuestras propias vidas. Recordaremos a quienes fallecieron en esa trágica noche. Una oración por sus almas une y regala paz al alma.


Un terremoto remece todo, literalmente. No es solo un asunto de vigas y piso, lo que ya es bastante. Nos descompone existencialmente, como en efecto ocurrió. Muchos entre nosotros aún no logran cerrar heridas, siendo que buena parte de lo caído ese día ya se encuentra en pie.

Somos un país sísmico y volcánico. Contamos con condiciones climáticas y una naturaleza envidiables, pero a ello hay que sumar también este lado débil, imperceptible, que cual espada de Damócles cuelga sobre nuestras vidas. Es bueno asumirlo en forma realista y convivir de buen ánimo con ello. Una primera invitación es a ser responsables en las construcciones, precavidos en el trato con el entorno y vigilantes con las fuerzas de la naturaleza, sobre todo nuestro mar “que tranquilo nos baña”.

La pregunta que surge es porqué un mundo tan frágil, tan débil y, sobre todo inestable. Ahí radica justamente una de las genialidades del Creador. Con ello nos recuerda claramente nuestra esencial dependencia de Él. Pareciera ser que no podemos mirar más allá del día a día, proyectarnos a un futuro que se esconde entre tinieblas.

El creyente se aventura en este mar de incertidumbres con la certeza de la fe. Ella regala luz a un futuro que no es oscuridad. Dios quiere el bien para el hombre. De ahí que, por misterioso que sea, toda calamidad, cualquiera sea la dificultad que se nos presente, todo va para bien de quienes esperan en Él. Y, así y todo, la vida igual es un claroscuro en que caminamos a tientas. “La fe no elimina las preguntas; es más, un creyente que no se hiciera preguntas acabaría encorsetándose” dice Benedicto XVI en un discurso sobre la fe.

El terremoto nos llevó y enseñó a ser más solidarios. Comprobamos cuan dependientes somos unos de otros. Nadie camina solo. Nos necesitamos más de lo que creemos.

Una película sobre el terremoto acierta en este punto. Muestra cómo el trabajo conjunto permite abordar y superar las dificultades con mayor facilidad. Tender una mano será siempre fuente de paz, amistad, bienestar.

Somos un país construido a pulso, a fuerza de vencer dificultades. No nos ha sido fácil. Tanto más debemos quererlo, apreciarlo y cuidarlo.





Hugo Tagletwitter: @hugotagle



Etiquetas:   Terremoto   ·   Antropología   ·   Emergencias   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18857 publicaciones
4745 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora