Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Alimentos   ·   Alimentación   ·   Poesía   ·   Nutrición   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Lectura   ·   Escritores   ·   Muerte   ·   Libros



Oda a Hipócrates


Inicio > Política Nacional
12/02/2013

1294 Visitas



Las guerras intestinas del poder poco tienen que ver con la realidad que viven los ciudadanos.


Mientras todos los mortales se debaten entre el bolsillo y la olla, desde los andamios más altos de la dirigencia uruguaya pareciera verse la realidad un poco distorsionada. Durante más de una semana hemos visto y oído cientos de teorías y teoremas sobre la situación legal del Ministro de Salud Pública. Legal o no, el hombre es chileno y ahora la Corte Electoral se ha visto enredada en cómo explicar lo inexplicable. Por ahora le dio un respiro al hombre y le dijo que se defienda –como pueda- para luego ver donde estuvo el error.

Mientras tanto, acá, mujeres recurren a las clínicas para solicitar asesoramiento para la interrupción voluntaria del embarazo, mientras suplican el milagro de encontrar ginecólogos aptos y adeptos, asistentes sociales y hasta una pastilla que funcione. Mucho más si se piensa que en el interior profundo la realidad no tiene nada que ver con la Montevideana.

Mientras tanto, el Fondo Nacional de Salud sigue su curso, convertido en un Señor sin rostro al que deben recurrir los usuarios que deseen expresar quejas o inquietudes, convirtiendo un simple planteo de escritorio ante un Director de un centro de salud en un verdadero camino burócrata y sin respuesta.

Mientras tanto, se abre el corralito mutual y miles de personas pasan de bando en bando buscando más profesionales, menos costes, mejor atención o tal vez un bisturí más ágil y menos costoso.

Mientras tanto, nos cuidamos del dengue y matamos mosquitos a mango revoleado, compramos repelente y tiramos todos los neumáticos que andan a la vuelta (incluso de los del auto de papá).

Mientras tanto, se viene el cambio de estación, volverán los piojos y la gripe A, estudiaremos la vacuna contra el Papiloma y la bacteria resistente. La vida seguirá su curso y hasta, en una de esas, nos da por enfermarnos. Y tendremos que ir a un Centro de Salud, público o privado, al que podamos. Y allí estará el médico, la enfermera, el portero y hasta el chofer de la ambulancia: los tipos que todos los días viven como nadie la realidad.

Los que nos salvan la vida, gracias a Hipócrates, no tienen ni idea de cómo se curan las guerras intestinas.-

@anailenprensa - artículo de libre rerpoducción.





Etiquetas:   Política   ·   Salud

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22640 publicaciones
5343 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora