Inmunogenética y Helicobacter pylori



El Helicobacter pylori es un bacilo Gram negativo, multiflagelado y microaerófilo que coloniza fácilmente el estómago humano. Su presencia está relacionada con enfermedades gástricas como úlcera péptica,úlceras duodenales, gastritis, y considerado como factor de riesgo para cáncer gástrico. La infección puede darse en cualquier estrato social, etnia, sexo o grupo etario; aunque se observa mayor incidencia en países en vías de desarrollo. Estudios realizados en Ecuador demuestran que, en una población de niños bajo estudio, el 42.4% son afectos a H. pylori; y su prevalencia aumentó al 71.4% en niños de condición socioeconómica baja. Una respuesta inmune adecuada del hospedero es importante para la erradicación de microorganismos patológicos. De los individuos infectados, el 10-20% desarrollan enfermedades gastroduodenales; aproximadamente el 15% desarrollan úlcera péptica y solo el 1-3% presenta neoplasia.

 

Varios receptores de membrana reconocen estructuras moleculares características de los invasores; antígenos generalmente compuestos por proteínas, polisacáridos o glucoproteínas. Las proteínas de membrana presentes en diferentes células son estructuras que ayudan en la identificación de agentes patógenos y son iniciadores de una defensa inmune. Los Toll-like receptors (TLRs) y los receptores de lectina tipo C, entre otros, son proteínas de membrana que están en la superficie celular del epitelio gástrico, y reconocen patrones moleculares asociados a patógenos (PMAPs). Los lipopolisacáridos (LPS), que conforman las paredes externas de las bacterias Gram negativas son arreglos reconocidos por estos receptores de membrana y ayudan en la respuesta inmune, mediando una comunicación intercelular para la proliferación de linfocitos T y B, o internalizando estructuras del microorganismo para luego presentarlos a linfocitos T como antígenos y desencadenar una respuesta inmune innata. Estos receptores tienen una importante función en la activación de la respuesta inmune adaptativa, y la presentación de antígenos es la iniciación de esta respuesta.

Las células dendríticas (CD) son conocidas como las células más eficientes en la presentación de antígenos. No solo inician una respuesta inmune primaria, sino que además  regulan negativamente reacciones inmunes. Las CD juegan un rol importante en la mantención de la homeostasis con relación al sistema inmune gracias a su capacidad regulatoria. CD 209 o DC-SIGN (Dendritic cell- specific ICAM 3 grabbing non-integrin) es un receptor de membrana de lectina tipo C (dependiente de Ca2+) y receptor transmembrana tipo II. DC-SIGN es un receptor que reconoce patrones moleculares específicos, juega un rol importante en la migración y adhesión de las CDs, respuesta inflamatoria, activación de células T, iniciación de respuesta inmune, escape de patógenos y tumores, y en la presentación de antígenos a las células T. También CD209 participa en la regulación de inmunidad natural e inmunidad adaptativa. CD209 actúa como receptor de patógenos para virus, parásitos y bacterias, incluyendo Helicobacter pylori. Reconoce PAMPs de manosa y/o carbohidratos LE, por lo que la pared de lipo-polisacarido presente en esta bacteria es identificada por este receptor.

La infección por Helicobacter pylori induce una respuesta inmune mediada por el aislamiento de neutrófilos, seguido de la acción de linfocitos T y B, células plasmáticas y macrófagos; aunque las células mayoritarias en este proceso son las T helper del fenotipo 1 (Th1). Las citocinas características que inducen a una respuesta de Th1 son IFN-γ, Tumor necrosis factor α (TNF-α), y las interleucinas (IL)-1β, IL-6, IL-8 e IL-18, todas reguladoras positivas durante inflamaciones crónicas inducidas por esta bacteria. IFN-γ aumenta la actividad de las células asesinas (NK) y regula funciones de linfocitos B en la producción de inmunoglobulinas (Ig). La producción de IFN-γ en células presentadoras de antígenos (CPAs), tiene un rol importante en la activación de las mismas, así como en la activación de células cercanas. La secreción de IFN-γ en NK y CPAs tiene un importante rol en el desarrollo de la respuesta inmune temprana, aunque los linfocitos T son los mayores productores de ésta citocina. De la producción de IFN-γ depende la respuesta inflamatoria hacia el Helicobacter pylori, siendo un punto clave en la respuesta inmune.

Este estudio es de gran relevancia en la caracterización inmunogenética de la población ecuatoriana, cuyos créditos son de los biólogos investigadores Alejandro Cabrera y Bernardo Castro, del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad De Las Américas. 



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Inmunogenética y Helicobacter pylori


El Helicobacter pylori es un bacilo Gram negativo, multiflagelado y microaerófilo que coloniza fácilmente el estómago humano. Su presencia está relacionada con enfermedades gástricas como úlcera péptica,úlceras duodenales, gastritis, y considerado como factor de riesgo para cáncer gástrico. La infección puede darse en cualquier estrato social, etnia, sexo o grupo etario; aunque se observa mayor incidencia en países en vías de desarrollo. Estudios realizados en Ecuador demuestran que, en una población de niños bajo estudio, el 42.4% son afectos a H. pylori; y su prevalencia aumentó al 71.4% en niños de condición socioeconómica baja. Una respuesta inmune adecuada del hospedero es importante para la erradicación de microorganismos patológicos. De los individuos infectados, el 10-20% desarrollan enfermedades gastroduodenales; aproximadamente el 15% desarrollan úlcera péptica y solo el 1-3% presenta neoplasia.

 

Varios receptores de membrana reconocen estructuras moleculares características de los invasores; antígenos generalmente compuestos por proteínas, polisacáridos o glucoproteínas. Las proteínas de membrana presentes en diferentes células son estructuras que ayudan en la identificación de agentes patógenos y son iniciadores de una defensa inmune. Los Toll-like receptors (TLRs) y los receptores de lectina tipo C, entre otros, son proteínas de membrana que están en la superficie celular del epitelio gástrico, y reconocen patrones moleculares asociados a patógenos (PMAPs). Los lipopolisacáridos (LPS), que conforman las paredes externas de las bacterias Gram negativas son arreglos reconocidos por estos receptores de membrana y ayudan en la respuesta inmune, mediando una comunicación intercelular para la proliferación de linfocitos T y B, o internalizando estructuras del microorganismo para luego presentarlos a linfocitos T como antígenos y desencadenar una respuesta inmune innata. Estos receptores tienen una importante función en la activación de la respuesta inmune adaptativa, y la presentación de antígenos es la iniciación de esta respuesta.

Las células dendríticas (CD) son conocidas como las células más eficientes en la presentación de antígenos. No solo inician una respuesta inmune primaria, sino que además  regulan negativamente reacciones inmunes. Las CD juegan un rol importante en la mantención de la homeostasis con relación al sistema inmune gracias a su capacidad regulatoria. CD 209 o DC-SIGN (Dendritic cell- specific ICAM 3 grabbing non-integrin) es un receptor de membrana de lectina tipo C (dependiente de Ca2+) y receptor transmembrana tipo II. DC-SIGN es un receptor que reconoce patrones moleculares específicos, juega un rol importante en la migración y adhesión de las CDs, respuesta inflamatoria, activación de células T, iniciación de respuesta inmune, escape de patógenos y tumores, y en la presentación de antígenos a las células T. También CD209 participa en la regulación de inmunidad natural e inmunidad adaptativa. CD209 actúa como receptor de patógenos para virus, parásitos y bacterias, incluyendo Helicobacter pylori. Reconoce PAMPs de manosa y/o carbohidratos LE, por lo que la pared de lipo-polisacarido presente en esta bacteria es identificada por este receptor.

La infección por Helicobacter pylori induce una respuesta inmune mediada por el aislamiento de neutrófilos, seguido de la acción de linfocitos T y B, células plasmáticas y macrófagos; aunque las células mayoritarias en este proceso son las T helper del fenotipo 1 (Th1). Las citocinas características que inducen a una respuesta de Th1 son IFN-γ, Tumor necrosis factor α (TNF-α), y las interleucinas (IL)-1β, IL-6, IL-8 e IL-18, todas reguladoras positivas durante inflamaciones crónicas inducidas por esta bacteria. IFN-γ aumenta la actividad de las células asesinas (NK) y regula funciones de linfocitos B en la producción de inmunoglobulinas (Ig). La producción de IFN-γ en células presentadoras de antígenos (CPAs), tiene un rol importante en la activación de las mismas, así como en la activación de células cercanas. La secreción de IFN-γ en NK y CPAs tiene un importante rol en el desarrollo de la respuesta inmune temprana, aunque los linfocitos T son los mayores productores de ésta citocina. De la producción de IFN-γ depende la respuesta inflamatoria hacia el Helicobacter pylori, siendo un punto clave en la respuesta inmune.

Este estudio es de gran relevancia en la caracterización inmunogenética de la población ecuatoriana, cuyos créditos son de los biólogos investigadores Alejandro Cabrera y Bernardo Castro, del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad De Las Américas. 




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE