Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Poesía   ·   Escritores   ·   Pandemia   ·   Literatura Latino Americana   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Reseña   ·   Lectores   ·   Salud



¿Capitalismo católico?


Inicio > Filosofía
10/02/2013


1241 Visitas



Puede que muchos opinen que la Iglesia católica acepta sin más el modelo social del Capitalismo, pero no es así. La doctrina sobre el Capitalismo se ha ido perfilando durante los últimos pontificados de modo que tenemos un visión muy distinta a la opinión común que, por lo general, no es conocida. Entrando en materia hay que decir que el mal del Capitalismo estriba en haber quedado seducido por las palabras de la serpiente: seréis como dioses. La dignidad humana queda reducida a un mero consumo y gasta más allá de sus límites sin tener presente cuál es su dignidad como ser humano: la transcendencia del orden natural y el sometimiento de lo natural a lo humano. Lo que hace en realidad es crear unas estructuras de pecado que someten a los hombres a la más dura esclavitud, la esclavitud del tener, de las posesiones, por ello “las decisiones, gracias a las cuales se constituye un ambiente humano, pueden crear estructuras concretas de pecado, impidiendo la plena realización de quienes son oprimidos de diversas maneras por las mismas”[1].


 

El Capitalismo, regido por la lógica del mercado únicamente, tiene unos límites que la doctrina de la Iglesia ha dejado muy claros y que deben ser evitados para que el Capitalismo pueda ser considerado como un sistema aceptable. Hay exigencias humanas que no pueden dejarse a la libre decisión del mercado, ello llevaría a caer en algo igual o peor que lo criticado al comunismo, en la idolatría del mercado:

“Existen necesidades colectivas y cualitativas que no pueden ser satisfechas mediante sus mecanismos; hay exigencias humanas importantes que escapan a su lógica; hay bienes que, por su naturaleza, no se pueden ni se deben vender o comprar. Ciertamente, los mecanismos de mercado ofrecen ventajas seguras; ayudan, entre otras cosas, a utilizar mejor los recursos; favorecen el intercambio de los productos y, sobre todo, dan la primacía a la voluntad y a las preferencias de la persona, que, en el contrato, se confrontan con las de otras personas. No obstante, conllevan el riesgo de una ‘idolatría’ del mercado, que ignora la existencia de bienes que, por su naturaleza, no son ni pueden ser simples mercancías”[2].

Por ello nos hacemos la pregunta que el mismo pontífice se hace:

“¿se puede decir quizá que, después del fracaso del comunismo, el sistema vencedor sea el Capitalismo, y que hacia él estén dirigidos los esfuerzos de los países que tratan de reconstruir su economía y su sociedad? ¿Es quizá éste el modelo que es necesario proponer a los países del Tercer Mundo, que buscan la vía del verdadero progreso económico y civil?”[3].

El fracaso del Socialismo real no ha traído la desaparición de los problemas de marginación y explotación, especialmente en el tercer mundo. Su caída no ha sido el triunfo del bien y la justicia, antes bien, la injusticia ha aumentado y el bien anda en retroceso. Por ello, como dice el Santo Padre, “existe el riesgo de que se difunda una ideología radical de tipo capitalista” que en lugar de afrontar los problemas para solucionarlos “confía su solución al libre desarrollo de las fuerzas del mercado”[4].

 

Como añade el actual Pontífice en Caritas in Veritate 36, sin nombrar el Capitalismo, pero con referencia directa a su lógica: "La actividad económica no puede resolver todos los problemas sociales ampliando sin más la lógica mercantil. Debe estar ordenada a la consecución del bien común, que es responsabilidad sobre todo de la comunidad política. Por tanto, se debe tener presente que separar la gestión económica, a la que correspondería únicamente producir riqueza, de la acción política, que tendría el papel de conseguir la justicia mediante la redistribución, es causa de graves desequilibrios."

 

Creo que la apreciación de la Iglesia sobre el Capitalismo es clara: tal como existe no puede ser aceptado. Solo si se limita su alcance y se ponen trabas a su lógica interna: el lucro, podemos decir que es un modelo aceptable. Pero el verdadero modelo de la Iglesia es una economía humana, dentro de la lógica del don y abierta a la gratuidad. Por eso podemos afirmar que no puede existir un modelo capitalismo católico, aceptado como tal. A lo sumo podemos llegar a transigir concierto Capitalismo, puesto que existe y no podemos eliminarlo, pero nunca aceptarlo como el modelo cristiano.





[1] Centessimus Annus 38. En el número 39 afirma el papa “la libertad económica es solamente un elemento de la libertad humana. Cuando aquella se vuelve autónoma, es decir, cuando el hombre es considerado más como un productor o un consumidor de bienes que como un sujeto que produce y consume para vivir, entonces pierde su necesaria relación con la persona humana y termina por alienarla y oprimirla”.

[2] CA 40.

[3] CA 42.

[4] Ibidem.

 

LEER EN RARA TEMPORUM



Etiquetas:   Capitalismo   ·   Iglesia Católica

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21856 publicaciones
5256 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora