Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Filosofía   ·   Escritores   ·   Filosofía Social   ·   Libros   ·   Biología   ·   Ciencias   ·   Género   ·   Feminismo



"El centenario de la traición: La decena trágica"


Inicio > Historia
09/02/2013


3933 Visitas



“EL PESAR NUESTRO DE CADA SEMANA”


En su edición de hoy se honra en presentarle a usted estimado lector un tema que a mí en lo personal me encanta:

“EL CENTENARIO DE LA TRAICIÓN: LA DECENA TRÁGICA”

Así es señores, la historia de México es un hobbie para mí y la Decena trágica es uno de los pasajes que más me gustan, no sólo por el hecho acontecido sino por lo que representan: uno de los periodos más significativos para la formación y consolidación del país y que sin duda alguna le darían a la Revolución mexicana un giro inesperado y por tanto traerían diversas consecuencias para todos los mexicanos. Así que sin más comencemos la breve reseña de los hechos.

A partir de la renuncia de Porfirio Díaz a la presidencia de México y su partida a bordo del “Ipiranga” rumbo a Francia, se organizaron elecciones en el país para determinar quién sería el nuevo mandatario supremo, resultando vencedor de la contienda Francisco Madero, esto a finales de 1911, a partir de allí se intentaría pacificar los levantamientos revolucionarios y porfiristas a lo largo y ancho del país.

Entre los sublevados, encontramos a una de las figuras clave de esta historia: Bernardo Reyes, antiguo porfirista y candidato para ser el nuevo presidente que tras su salida del país rumbo a Europa, le dejó el camino libre a Madero para que este fuera la figura que reemplazaría al régimen porfirista. Reyes no estaba solo, pues en las filas anti-maderistas estaba también Félix Díaz, sobrino de Don Porfirio. Después de sus intentos armados contra Madero, se logró capturar a ambos, sin embargo el Presidente decidió perdonarles la vida, enviando al primero a la prisión de Santiago Tlatelolco y al segundo  a Lecumberri.

9 DE FEBRERO.

La conspiración se empieza a fraguar desde Cuba, por Manuel Mondragón, antiguo porfirista. La madrugada del 9 de febrero da inicio el golpe de estado, pues Mondragón encabezó a tropas de la escuela militar de Tlalpan y el cuartel de Tacubaya rumbo a la prisión de Tlatelolco, liberando primero a Reyes y luego a Lecumberri, dejando salir a Díaz.

Se dirigen rumbo a Palacio Nacional, logran entrar y apoderarse de él. Paradójicamente un antiguo militar ex porfirista de nombre Lauro Villar, se entera de lo sucedido y organiza una ofensiva para expulsar y defender Palacio Nacional, logrando retomar el control de dicha propiedad. Para la mañana de ese día Villar tenía 200 hombres custodiando el frente de Palacio, del otro lado de la explanada apareció Bernardo Reyes con tropas armadas, de inmediato este se lanzó al ataque, cuyo resultado fue la muerte de Reyes a manos de las tropas de Villar, quien ordenó introdujeran su cadáver a Palacio Nacional. Villar resultó herido.

Mientras tanto, Madero quien se encontraba en Chapultepec, fue informado de lo acontecido en el centro de la ciudad, de inmediato se preparó para llegar a lugar de los hechos, amigos, militares y cadetes lo acompañaron en el trayecto, al cual se le denomina “MARHA DE LA LEALTAD”.

Antes de llegar a Palacio, rebeldes empezaron a disparar a la caravana, obligando a Madero a esconderse en el edificio Daguerre, y donde se encontraría con su hermano Gustavo y con Victoriano Huerta, a quien nombra jefe de sus fuerzas armadas puesto que Villar había resultado herido.

Madero parte hacia Cuernavaca, para pedir la ayuda de Felipe Ángeles, militar en el cual tenía confianza. Mientras tanto los sublevados toman la ciudadela y se apoderan de ella.

10  Y 11 DE FEBRERO.

Aureliano Blanquet reclama a Madero que no se le convocara para defensa de la ciudad y se pusiera en duda su lealtad, Madero rectifica su puesto en defensa de él y de la ciudad.  Huerta se reúne con Félix Díaz para refrendarle su lealtad a los golpistas.

Huerta envía cuatro columnas de soldados rumbo a la ciudadela, a pesar de los reclamos de Ángeles, entre tiroteos y otras armas hay civiles muertos, y destrucción significativa de las calles de la ciudad, la ofensiva dura 8 horas que resultan inútiles, las tropas son blanco fácil y eliminadas rápidamente. Los sublevados ganan simpatizantes y provisiones.

12 DE FEBRERO.

Huerta siguió enviando hombres a modo de blanco fácil, se lanzan granadas que destruyen varias casas y edificios. Hay centenares de víctimas entre tropas y vecinos de la ciudadela, los felicistas buscan demostrar que el gobierno Maderista es incapaz de controlar la sublevación.

13 DE FEBRERO.

El embajador de Estados Unidos, Henry Lane Wilson, amenaza con una intervención extranjera en México, se reúne con Huerta y Díaz para realizar el plan que eliminaría a Madero.

14 DE FEBRERO.

Telegrama de Madero al presidente de EUA William Taft en el que asegura que no es necesario un desembarco de tropas Americanas en México, pues sólo empeoraría la situación, Aureliano Blanquet llega a la Ciudad de México.

15 DE FEBRERO.

Pedro Lascurain ministro de Relaciones Exteriores y otros senadores opositores empiezan a exigir la renuncia de Madero. Wilson convoca reunión con embajadores de Inglaterra y España para obtener su respaldo contra el gobierno maderista.

16 DE FEBRERO.

Madero hace un pacto para que los ciudadanos salgan de la ciudadela y obtengan provisiones, los sublevados no lo respetan y siguen el bombardeo, se apoderan de las provisiones, en el transcurso de dicha ofensiva, John Keneth Turner autor de “México bárbaro” intenta tomar fotografías de los hechos pero es detenido, oculta su identidad para salvaguardar su vida.

Huerta nombra  a Blanquet para que defienda Palacio Nacional, Madero reclama a Huerta el fracaso de sus ofensivas, pero a pesar de ello sigue confiando en él.

17 DE FEBRERO.

Gustavo A. Madero acusa a Huerta de traidor frente a su hermano, pero él le da a Huert un plazo de 1 día para sacar a los golpistas de la ciudad, y concreta una cita para que “limen asperezas”.

18 DE FEBRERO.

Madero es arrestado junto con Pino Suárez mientras se encontraba en una reunión con otros mandatarios, en el tiroteo muere Marcos Hernández tras proteger con su cuerpo a Madero, quien baja las escaleras y se encuentra con Blanquet quien le apunta con su arma y lo hace prisionero.

Huerta convoca a Felipe Ángeles y le da la opción de unirse a los golpistas o irse al exilio con Madero, éste escoge la segunda opción y también es arrestado por Blanquet.

Huerta acude a la cita con Gustavo A. Madero en el restaurante “Gambrinos” y lo hace prisionero.

19 DE FEBRERO.

Gustavo Madero es golpeado, y humillado en la ciudadela, le arrancan el único ojo que tiene y le dan múltiples balazos, Madero y Pino Suárez renuncian, pues se les promete que serán exiliados a la HABANA, el gobierno de Cuba ofrece asilo político a los mandatarios, la presidencia la ocupa Pedro Lascuraín durante 45 minutos, en sesión extraordinaria, renuncia tras nombrar a Huerta secretario de gobernación, dando legalidad al golpe de estado.

20 DE FEBRERO.

Huerta se reúne con sus hombres para determinar el destino de Mdero y Pino Suárez, no llegan a ningún acuerdo, Sarita, la esposa del ahora ex presidente implora a Wilson que interceda por la vida de su marido, obteniendo repuesta negativa de este.

21 DE FEBRERO.

El embajador de Cuba visita a los prisioneros, al igual que la madre de Madero quien le informa el asesinato de Gustavo, Pino Suárez escribe a su amigo Serapio Rendón para pedirle que cuide de su esposa y sus hijos.

22 DE FEBRERO.

Se decide la suerte de los prisioneros.

Madero, Pino Suárez y Ángeles se encuentran en los calabozos, se les informa que los primeros dos serán trasladados a Lecumberri, Ángeles no irá.

Son llevados en carros, por separado, una vez en Lecumberri, Francisco Cárdenas le ordena a Madero que baje del auto, ante la negativa de éste, le dispara en la cabeza, Pino Suárez logra bajar de su auto y emprender la huida pero no lo logra, es rematado por otro sargento. Los choferes y generales disparan hacia los autos para hacerlo lucir como un acto perpetrado por “una turba enardecida” como lo llama Huerta.

Al día siguiente personas cercanas a la prisión colocan piedras en los lugares donde se encontraron los cuerpos.

En conclusión:

La decena trágica es uno de los pasajes más obscuros que esconden las calles y monumentos de la ciudad de México, no sólo por los asesinatos y víctimas mortales de este acontecimiento, sino por la importancia política que se debe darle, no estamos hablando solamente de un golpe de estado, sino de una serie de conspiraciones perpetuadas por personajes del antiguo régimen porfirista y peor aún por embajadores extranjeros, que no sólo apoyaron dicho golpe, también fueron parte de la planificación de este.

Una vez más vemos como los intereses de connacionales y extranjeros interfirieron en la política interna de México, tras la decena trágica la revolución tomaría un nuevo tinte, ya no se trataba de derrocar a un viejo régimen, ahora se debía acabar con uno ilegal, e impuro que había llegado a la cúspide mediante la traición y la mentira, sirviéndose de recursos como los conflictos de intereses provenientes de extranjeros como Lane Wilson, de antiguos  porfiristas como Bernardo Reyes o Félix Díaz, de mandatarios que prefirieron anteponer sus intereses a sus valores como Blanquet, Huerta .

En resumidas cuentas: ES EL ESTABLECIMIENTO DE UN ESTADO AUTORITARIO, CORRUPTO E IMPURO, UTILIZANDO COMO BASE Y PRETEXTO LA “LEGALIDAD”, pero la pregunta es ¿Es la primera vez que se impone a alguien en el poder por los intereses que esta persona representa para un pequeño grupo de influyentes?

Ó más bien ¿Fue la última vez que se presentó abiertamente un golpe a la democracia?

La reflexiones sobre este tema son tantas que no acabaríamos, pues el simbolismo de la decena trágica radica en que tan relativo es el poder de alguien y como de un día para otro, este nos puede derrocar y darnos la espalda, utilizando contra nosotros lo que un día nos perteneció, tal y como le pasó a Madero, quien erróneamente confío y defendió a quienes creyó sus simpatizantes, pero que al final resultaron ser los primeros en traicionarlo.

Que tengan un excelente fin de semana. Como siempre AGRADEZCO SU ATENCIÓN Y SU TIEMPO.

 

 

 



Etiquetas:   Historia de Edad Contemporánea   ·   Política   ·   Políticas Sociales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18571 publicaciones
4703 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora