Contratos de Trabajo: Contrato a tiempo parcial

Para definir este tipo de contratos, debemos recordar que la jornada de trabajo viene regulada en el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores, y será la pactada en los convenios colectivos o contratos de trabajo. Ese mismo artículo nos dice que la duración máxima de la jornada ordinaria, es decir, a tiempo completo será de 40 horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual. ¿Qué quiere decir esto? Que no es necesario hacer 40 horas semanales, todas las semanas del año. Basta con que el resultado de las horas trabajadas al año, entre las semanas que has trabajado, sea de media 40 horas. Esto pasa en muchas empresas, que en invierno alargan su jornada laboral más de 8 horas, para tener un horario de verano con la tarde libre.

. Ese mismo artículo nos dice que la duración máxima de la jornada ordinaria, es decir, a tiempo completo será de 40 horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual. ¿Qué quiere decir esto? Que no es necesario hacer 40 horas semanales, todas las semanas del año. Basta con que el resultado de las horas trabajadas al año, entre las semanas que has trabajado, sea de media 40 horas. Esto pasa en muchas empresas, que en invierno alargan su jornada laboral más de 8 horas, para tener un horario de verano con la tarde libre.
Tras esto, y según el artículo 12 del Estatuto de los Trabajadores, “un contrato de trabajo se entenderá celebrado a tiempo parcial cuando se haya acordado la prestación de servicios durante un número de horas al día, a la semana, al mes o al año, inferior a la jornada de trabajo de un trabajador a tiempo completo comparable

Asimismo, a estos efectos, se entenderá por trabajador a tiempo completo comparable, a un trabajador a tiempo completo de la misma empresa y centro de trabajo, que realice un trabajo similar con el mismo tipo de contrato de trabajo. Si en la empresa no se diera este caso, se considerará la jornada a tiempo completo prevista en el convenio colectivo de aplicación o, en su defecto, la jornada máxima legal.

Esta jornada podrá concertarse en contratos cuya duración sea indefinida, y, también, en aquellos que tengan una duración determinada, salvo si se trata de la modalidad del contrato de formación o del contrato de sustitución por jubilación anticipada.

El contrato a tiempo parcial se entenderá indefinido cuando el objeto de su celebración sea la realización de trabajos fijos y periódicos dentro del volumen normal de actividad de la empresa (Artículo 12.3 ET). 

Si se pacta una reducción de jornada de trabajo y de salario de un mínimo de 25% y un máximo del 75%, o del 85%, en caso de cumplimiento del requisito de concertar un contrato indefinido a tiempo completo con un trabajador sustituto, cuando el trabajador reúne las condiciones generales que se exigen para obtener la pensión contributiva de jubilación, se entenderá celebrado su contrato a tiempo parcial, y con una duración determinada de los años que le falten para su jubilación total. Este contrato a tiempo parcial será compatible con el cobro de la prestación contributiva de jubilación.

Un contrato a tiempo parcial debe formalizarse siempre por escrito, y en él se deberán consignar el número de horas ordinarias de trabajo, ya sea al día, a la semana, al mes o al año, que hayan sido contratadas, y la distribución de las mismas. De no ser así, el contrato se entenderá celebrada a tiempo completo, salvo prueba que acredite el carácter parcial del mismo, y el número y distribución de las horas de trabajo contratadas.

La comunicación del contrato al Servicio Público de Empleo se hará en los 10 días siguientes a su concertación, a través de los modelos establecidos para ello.

Por otra parte, la jornada de trabajo diaria podrá ser realizada de forma continuada o partida.

A partir de principios de julio, este tipo de trabajadores podrán realizar horas extras, siempre que el número de tales horas no exceda del legalmente previsto (80 horas en jornada completa) en proporción a la jornada pactada. Estas horas computarán en la base de cotización y en las bases reguladoras de las prestaciones, pero, en todo caso, la suma de las horas ordinarias, extraordinarias y complementarias, no podrá sobrepasar el límite legal de trabajo a tiempo parcial.

¿Qué son las horas complementarias? Son aquellas que se pueden realizar como adición a las horas ordinarias pactadas en el contrato, siempre que exista acuerdo entre trabajador y empleador. Este acuerdo o pacto, será exigible en el contrato, y sólo se podrán formalizar en el caso de contratos indefinidos, sin exceder el 15% de las horas ordinarias pactadas. Asimismo, los convenios colectivos sectoriales podrán fijar porcentajes diferentes sin que se llegue a superar el 60% de las horas ordinarias que se contratan, ni, en ningún caso, la suma de las ordinarias y complementarias exceda el límite legal del contrato a tiempo parcial.

Este pacto de horas complementarias, quedará sin efecto por renuncia del trabajador, previo aviso con quince días de antelación, una vez que se haya cumplido un año desde la celebración del contrato a tiempo parcial.

El trabajador será retribuido en proporción al número de horas que trabaje al día, semana, mes o año, respecto de la jornada habitual de la actividad en la que trabaje. Y, como ya hemos dicho será compatible con la pensión de jubilación en casos de jubilación parcial.

En cuanto a la cotización a la seguridad social, seguirá el principio de asimilación de un trabajador a tiempo parcial a un trabajador a tiempo completo, dónde los periodos de cotización vendrán dados por  las cotizaciones efectuadas en función de las horas trabajadas, tanto ordinarias como complementarias, calculando su equivalencia en días teóricos de cotización.

A su vez, destacar que los trabajadores a tiempo parcial, tienen los mismos derechos que los trabajadores a tiempo completo.

Por último, mencionar que la conversión de un contrato a tiempo completo a un contrato a tiempo parcial y viceversa tendrá siempre carácter voluntario para el trabajador, sin que se pueda imponer de forma unilateral por el empleador, o por una modificación sustancial de condiciones de trabajo. Asimismo, el trabajador no podrá ser despedido ni sufrir otro tipo de sanción o efecto perjudicial por el hecho de rechazar tal conversión.

¿Interesante? Si tienes dudas, pregúntanos. Y no te pierdas la próxima entrega de contratos de trabajo, el contrato de relevo.

Visita nuestro blog:

Económicamente Incorrecto

Síguenos en Twitter:

@EconomiaNovel

@spg_sara

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales